Alarma por suicidios de jóvenes latinas en Nueva York

La emigración y el proceso de aculturación es una razón para que las jóvenes piensen seriamente en suicidarse
Alarma por suicidios de jóvenes latinas en Nueva York
El 35% de las chicas que atiende La Vida es Preciosa sufrieron abuso sexual, lo que aumenta el riesgo de suicidio.
Foto: Archivo

El suicidio sigue siendo una alternativa en la vida de muchas adolescentes latinas en Nueva York, donde el 19 por ciento de las menores en escuela superior están pensado seriamente en quitarse la vida, una crisis que urge de campañas públicas de concienciación, según una experta en el tema.

Las diferencias culturales entre las jóvenes y sus padres, la autoestima y el acoso figuran entre razones principales para pensar en el suicidio, mucho más que las afroamericanas o las blancas, señaló Rosa Gil, fundadora y directora de Comunilife, que ofrece servicios a estas jóvenes y sus padres a través de su programa de prevención “La vida es preciosa“.

Este programa, al que llegan referidas a través de las salas de urgencias de hospitales, agencias de servicios sociales o la escuela, ha salvado la vida a más de 250 adolescentes, de acuerdo con la organización.

Gil destacó, al citar las más recientes estadísticas del Centro de Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), del 2013, que los números son mucho más alarmantes al mirar cada condado de la ciudad.

En Staten Island y Brooklyn el 24 %, en Queens, 20 %, Manhattan 19 % y El Bronx el 14 %.

A nivel nacional, para el 2013, el 26 % de las adolescentes latinas estaba pensando seriamente en la alternativa del suicido, mientras que en el estado de Nueva York era de un 24 % y de un 19 % para toda la ciudad.

“Nos preocupa lo que está pasando en cada uno de estos condados porque no vemos que el problema se resuelva, sino que va en aumento”, dijo a Efe Gil, previo a una conferencia de prensa en la que advirtió a las autoridades sobre la necesidad de una campaña en la ciudad para alertar sobre esta crisis y a padres y comunidad a reconocer los síntomas.

“Se necesitan más campañas para atacar este problema que tenemos en la comunidad”, afirmó Gil al recordar que este es el mes dedicado a la salud mental.

Los datos del CDC señalan que estados con más población de latinos, Arizona, Colorado, Florida, Nueva York, Texas, Illinois y Nuevo México, reflejaron en su último estudio los porcentajes más altos de intentos suicidas de las jóvenes hispanas.

Gil, exdirectora de la Corporación de Hospitales públicos de la ciudad, recordó que desde 1995 el CDC realiza cada dos años un estudio sobre el suicidio entre latinas en escuela superior “y desde esa fecha la incidencia es mucho más alta que las de raza negra, blanca o asiática”.

Señaló que la emigración y el proceso de aculturación es una razón para que las jóvenes piensen seriamente en suicidarse.

Explicó que cuando las niñas nacen en este país y su madre en otro, la menor habla inglés y comienza a imitar las costumbres normales para una adolescente de acá, con lo que no está de acuerdo su progenitora, surge un choque cultural.

“Un segundo problema es el de la pobreza, estrés que impacta la relación con los miembros de la familia, así como el mal desempeño académico y el acoso en las escuelas, donde se ríen de ellas a veces por ser tal vez gruesas. Eso va minando la autoestima de las jóvenes latinas“, afirmó.

Gil alertó a estar atentos a patrones de cambios drásticos en las jóvenes que les pueden llevar a pensar seriamente en el suicidio como el no querer salir con sus amigas, no quieren hablar con nadie, a la tristeza, encerrarse en su dormitorio o dormir por muchas horas, y cambios en sus hábitos de alimentación.

“Si la familia ve estos síntomas debe buscar ayuda”, dijo y destacó también que el intento de suicidio y quitarse la vida existe también entre los varones pero es mucho más entre las jóvenes.

“Los niños tienen otro tipo de problema debido a la aculturación. El suicido no se ve como un problema principal, aunque no quiere decir que no exista”, indicó.