Lavanderías limpias para la protección de consumidores en nuestra ciudad

Este verano podría aprobarse la propuesta legislativa CLEAN Act

Cada día consumidores entran en contacto con ropa de cama en hospitales, hoteles y restaurantes. Sábanas, manteles, servilletas u otras ropas que son procesadas por lavanderías industriales sin licencias en los cinco condados.

Quedé en shock cuando supe que no había requisito legal alguno para asegurar que las lavanderías industriales y sus camiones cumplan con normas de higiene al hacer negocios en la ciudad.

La falta básica de protección para los consumidores en nuestra ciudad es indignante y debe ser corregida.

A pesar de que diariamente un sinnúmero de residentes y visitantes frecuentan los hospitales, restaurantes y hoteles de la ciudad, no hay una ley o regulación que requiera que las lavanderia industriales y sus camiones de reparto provean ropa limpia a esos establecimientos.

De las 50 lavanderías industriales que sabemos operan en la ciudad, solo cinco están certificadas bajo normas de limpieza voluntarias establecidas por la misma industria, según indica un reporte que mi oficina desarrolló junto a algunos de los mejores investigadores que han estudiado el sector en nuestra área y a nivel nacional.

Es probable que haya mucho más que 50 lavanderías industriales operando en los cinco condados. Y es precisamente por carecer de una licencia o regulación, la ciudad no ha podido rastrearlas. Mientras haya más lavanderías industriales operando en las sombras, mayor el riesgo de salud pública para los consumidores. Francamente hemos sido dichosos que las sábanas sucias no han causado una crisis de salud pública como la ocasionada por el virus del legionario.

No podemos continuar confiando en la suerte.

Lo que se necesita es acción real. Es por eso que presenté el proyecto de ley conocido como CLEAN Act en el Concejo Municipal y estoy trabajando para que sea aprobado tan pronto como este verano.

El CLEAN Act es un proyecto de ley de sentido común que establecerá normas de limpieza claras para todas las lavanderías industriales y camiones que procesen ropa de cama de hoteles, hospitales u otros establecimientos en la ciudad. También requerirá tener una licencia del Departamento de Asuntos del Consumidor (DCA). Este seguirá el marco de licencias de la ley para regular a carwasheros y usará los mismos criterios usados en lavanderías y tintorerías minoristas.

Además mi proyecto de ley dependerá del mismo criterio de protección al consumidor utilizado en la ley de días de enfermedades pagados. Al igual que trabajadores enfermos, la ropa de cama sucia puede poner en riesgo a consumidores mediante la propagación de enfermedades y gérmenes.

Si lavanderías irresponsables no mejoran su práctica sucia, entonces no podrán operar en la ciudad. Es tan simple como eso.

Dueños de restaurantes, expertos en salud pública y demás han testificado a favor del CLEAN Act porque saben que esta va a proteger a millones de residentes y visitantes en la ciudad de Nueva York.

Ritchie Torres, nacido en El Bronx, representa el distrito 15 en el Concejo Municipal