Testigo dijo que supervisor de Harco sabía de violaciones de seguridad

Testificaron dos compañeros de trabajo de Carlos Moncayo presentes momentos antes de su muerte

Dos compañeros de trabajo de Carlos Moncayo, que estuvieron presente cuando el joven ecuatoriano murió aplastado el año pasado en una obra construcción, testificaron el martes en la corte sobre los acontecimientos antes del derrumbe.

Los dos testigos trabajan con Sky Materials Corp. la subcontratista que Harco Construction LLC contrató para la excavación en la Novena avenida entre las calles 12 y 13.

Ambas compañías y sus supervisores están enfrentando cargos de homicidio, homicidio por negligencia, e imprudencia. Esta es la primera vez que se lleva a corte criminal a los supervisores de una constructora por la muerte de un trabajador.

Antes que el primer testigo, Carlos Vargas, fuera cuestionado, la Fiscalía de Manhattan le pidió al juez que pasara una moción que no dejaría a la defensa preguntar sobre el estatus migratorio del obrero indocumentado. El juez Hon. A. Kirke Bartley, Jr. aceptó y Vargas pudo testificar.

Hablando en español Vargas contó que el capataz Wilmer Cueva fue el que mandó a él y Moncayo a trabajar en la excavación. Vargas sobrevivió porque estaba encima de una estructura reforzada en el momento del derrumbe. Luego del accidente, Vargas dijo solo ver la cabeza de Moncayo y ayudó a sacar el cuerpo de la tierra con otros obreros.

Cueva el capataz de Sky Materials y Alfonso Prestia, el supervisor de Harco son los supervisores que están siendo acusados.

Sin embargo, el testimonio que más incriminó a Harco fue el de Denval Parke. El obrero jamaiquino dijo que Prestia cuestionó porque estaban creando una estructura de madera en el centro de la excavación poco a poco en vez de construir toda la estructura afuera del hoyo y luego ponerla adentro. Según Parke, Prestia dijo que cualquier persona en los edificios de al lado pudiera tomar una foto, reportarlos a la Ciudad, y parar la construcción.

“El supervisor general sabía que no estaban siguiendo las reglas de la Ciudad y sabía que sus trabajadores estaban en riesgo, pero se rehusó a actuar”, dijo Arturo Archila entrenador de salud y seguridad para el Labor Institute. “Sabían que si se enteraba la Ciudad, iban a parar el proyecto”, añadió.

Parke también dijo que Priesta y Cueva se fueron corriendo después del derrumbe, en vez, de ayudar a sacar el cuerpo de Moncayo.

El abogado de la defensa, Ronald P. Fiscehttii, no hizo preguntas a ninguno de los dos testigos. Fiscehttii quien representa a Harco, ha estado tratando de defender a la compañía diciendo que Sky Materials y Cuevas son los culpables ya que Prestia no tenía autoridad para mandar a los obreros.

La familia de Moncayo y  trabajadores de construcción estuvieron presente en la corte.