El doctor sugirió abortar a esta niña con Síndrome de Down, y la madre le respondió con una carta

Te rompera el corazón leer la increíble misiva que Courtney Baker escribió al médico que detectó la enfermedad de la bebé en una ecografía
El doctor sugirió abortar a esta niña con Síndrome de Down, y la madre le respondió con una carta
Foto: Facebook Parker Myles

Courtney Baker tuvo una bebé con Síndrome de Down a la que llamó Emersyn. La enfermedad de la niña fue diagnosticada en estudios prenatales, así que el médico que atendía a Courtney sugirió que la mejor alternativa era abortar, pues “nos dijo que la calidad de vida de la bebé y la nuestra sería horrible”.

Baker y su pareja no aceptaron. Emersyn nació, efectivamente, con Síndrome de Down, y Courtney tuvo que adaptarse y trabajar con sus emociones durante más de un año antes de poder escribir esta carta que se ha viralizado rápidamente.

“Estaba aterrorizada, ansiosa y angustiada. No sabía la verdad de mi bebé y necesitaba eso de ti. Pero en lugar de apoyarme y darme ánimo sugeriste que abortáramos a nuestro hijo”, escribe Courtney en la misiva al médico cuya identidad no ha sido revelada. “El momento más difícil en mi vida se hizo insoportable porque nunca me dijiste la verdad: mi hija era perfecta”, asegura la madre.

La carta fue publicada en Facebook por Parker Myles, una madre soltera de un niño con Síndrome de Down, dedicada a crear conciencia sobre la enfermedad.

El mensaje continúa con estas duras palabras: “Me duele que estés tan equivocado de que un bebé con Síndrome de Down reduciría nuestra calidad de vida. Me rompe el corazón pensar que puede que le hayas dicho eso a una madre hoy. Pero lo que más de duele es que nunca tendrás el privilegio de conocer a mi hija Emersyn.

“Porque, verás, Emersyn no sólo le ha agregado calidad a nuestra vida, también ha tocado miles de corazones. Nos ha dado un propósito y una alegría que es imposible de expresar. Nos ha dado sonrisas más grandes, más risas y besos más dulces de los que jamás habíamos conocido. Nos abrió los ojos a la verdadera belleza y al amor puro.

“Mi oración es para que ninguna otra madre deba pasar por lo que yo pasé. Oro para que tú también veas la verdadera belleza y amor en cada ecografía. Y oro para que cuando veas el siguiente bebé con Síndrome de Down amorosamente instalado en el útero de su madre la mires y le digas la verdad: ‘Tu hijo es perfecto'”.