Masacre de Orlando genera ola de amenazas contra bares gay en NYC

También se han recibido mensajes amenazantes contra algunas universidades de la Gran Manzana
Masacre de Orlando genera ola de amenazas contra bares gay en NYC
Policía custoria el bar Stonewall Inn de Manhattan, ícono de la comunidad gay.
Foto: Getty Images

La masacre de Orlando ha provocado una serie de amenazas telefónicas y por correo electrónico en contra de los bares gay y algunas universidades de la Gran Manzana, según informó el Departamento de Policía (NYPD)

Medios locales reportaron que el dueño del histórico bar Stonewall Inn recibió un mensaje amenazante a través de Facebook que decía: “Ellos ya están en el infierno y ahora es tu turno”. A su vez, el martes, un individuo llamó a Monster Bar en la calle Grove en el West Village,  y dijo, “quiero agredir a todos los homosexuales”.

Según informó el NYPD, también se reportaron dos llamadas similares en el bar gay Boxers NYC en el Oeste de la calle 20, en el vecindario de Chelsea. En esta ocasión el amenazante dijo: “Voy a pararme afuera del bar y usar a los gays como objetivo de práctica”.

Además, otro incidente se presentó el lunes en el bar gay Happy Fun Hideaway, en Brooklyn ,donde un sujeto fue arrestado por amenazar con ejecutar un ataque “al estilo Orlando”.

El comisionado de Policía Bill Bratton dijo a declaraciones al Daily News, que “las amenazas son el trabajo de cobardes que salen de la oscuridad cuando ocurren eventos como el de Orlando”.

 

Entre tanto, el presidente de la Universidad de Nueva York, Andrew Hamilton, también recibió una amenaza por correo electrónico que indicaba que el ataque al club gay Pulse en Orlando fue una venganza por la muerte del líder del Talibán Mullah Akhtar Mansur, quien murió en mayo en un ataque aéreo. El correo electrónico, según informaron fuentes policiales al Daily News, también decía que las universidades americanas serán el próximo objetivo de ataque.

Durante los últimos días también se encontraron unas notas con ataques verbales hacia los gays sobre los parabrisas de vehículos estacionados en Hell’s Kitchen, que se ha convertido en uno de los principales vecindarios gays de la Gran Manzana.

La Policía cuestionó a un “perturbado emocional” de quien sospechan es el responsable, pero aún no se han impuesto cargos.