¡Cuidado con los fraudes de verano!

La Oficina del Fiscal General publicó una lista de los fraudes que con más frecuencia se producen en el período estival y consejos para evitarlos
¡Cuidado con los fraudes de verano!
Estafadores se aprovechan de los propietarios que durante el verano hacen reparaciones en las casas para ofrecer ofertas de trabajos que nunca acaban bien.
Foto: Marta Ramírez / El Diario

Con el verano es especialmente importante estar informado -y preparado- para los fraudes más comunes que trae esta época del año.

Algunos timadores aprovechan el período estival para poner en marcha elaborados planes que pueden suponer un gran disgusto -y mucho dinero- para los neoyorquinos que caigan en la trampa. Por ello es importante saber cuáles son estas artimañas y cómo protegerse.

La oficina del fiscal general Eric T. Schneiderman publicó un listado de los más frecuentes para que puedan ser rápidamente detectados, evitados y, en el peor de los casos, reportados a las autoridades correspondientes.

“Estafadores sin escrúpulos abusan de la confianza de las familias que se van de vacaciones, personas mayores que buscan escapar del calor o propietarios que aprovechan el verano para poner a punto sus casas con algunas reparaciones. Es vital que estos ciudadanos informen de los timos que detecten a las autoridades correspondientes para que nosotros podamos atrapar a estos criminales y prevenir que otras personas se conviertan también en sus víctimas”, declaró el fiscal en un comunicado.

Los fraudes más comunes y cómo evitarlos

Las estafas más frecuentes suelen estar relacionadas con reparaciones en edificios o timos con ofertas de viajes.

Timos relacionados con obras de mejora o revisión del hogar

Muchos vecinos o propietarios de edificios aprovechan el verano para poner a punto sus casas: arreglar desperfectos de la fachada o hacer revisiones de las instalaciones. Los timadores aprovechan esta circunstancia para ofrecer ofertas u ofrecimientos espontáneos de servicios a un precio que, aunque inicialmente parezca económico, acabará saliendo caro.

Cómo evitarlos

  • Sospeche de cualquier ofrecimiento repentino.
  • Compruebe las referencias de la persona a la que va a contratar.
  • Intente contratar compañías locales a las que pueda acudir fácilmente si tuviera algún problema.
  • Asegúrese de que la empresa tiene los permisos necesarios para operar.
  • Verifique que los materiales que se vayan a usar sean los apropiados.

Timos relacionados con la organización de viajes

Las ganas de salir de la ciudad en cuanto empieza el buen tiempo puede hacer que escojamos de forma irresponsable nuestro destino o la compañía con la que organizar la escapada. Los fraudes vacacionales están de moda, y hay que estar atentos para no caer en ellos.

Normalmente, este tipo de timos están relacionados con los alquileres de alojamiento -reservas que no existen o que son altamente decepcionantes-, en las ofertas a través de cupones, o los descuentos por afiliaciones a clubs de lujo.

Cómo evitarlos

  • Asegúrese de que la empresa o vendedor con el que contacta tiene un teléfono y dirección real.
  • Busque referencias o críticas de otros usuarios.
  • No haga nunca un pago usando transferencias electrónicas con servicios como Western Union o Money Gram. Use siempre servicios de pago verificado, como PayPal o con su tarjeta de crédito.
  • Lea los términos de contratación y la política de cancelación de sus reservas o registros.
  • Infórmese bien del precio y de si existen cargos adicionales cuando se afilia a cualquier tipo de club o asociación.

Si cree que ha sido víctima de uno de estas estafas, póngase en contacto con la oficina de consumidores del fiscal general al teléfono 1-800- 771-7755 o en la web www.ag.ny.gov.