Mujeres son firmes trabajadoras en la industria de la construcción

Mujeres de todas partes de la ciudad pueden aplicar a programas gratuitos de preaprendizaje en esta industria. El curso acepta candidatas que habitan en zonas afectadas por la tormenta Sandy
Mujeres son firmes trabajadoras en la industria de la construcción
A Stephanie Morocho le gusta la electricidad, pero también aprendió a serruchar la madera.
Foto: Carmen Molina
Stephanie Morocho se ajusta los lentes protectores y observa a su compañera de mesa quien, con pericia y determinación, serrucha un trozo de madera áspera y dura. Las instrucciones son claras: tienen que cortar varios segmentos de la tabla para elaborar una caja de ingletes (Miter Box), la cual sirve para obtener las uniones de los trozos de una moldura. Llegado su turno, sujeta la madera con la prensa y comienza la tarea.
Al terminar de serruchar, la joven de 22 años toma una garlopa (cepillo) para eliminar las imperfecciones en el corte de la madera. La escena se replica en cada una de las mesas del taller, ubicado en el tercer piso del edificio No. 9 de Industrial City, en Brooklyn, donde una vez a la semana 22 mujeres de diverso contexto social y procedencia se unen bajo la premisa del aprendizaje.

Este grupo pertenece a uno de los cursos de preaprendices que imparte la organización Nontraditional Employment for Women (NEW), la cual tiene como objetivo graduar a mujeres en diversos campos laborales, conectarlas con los sindicatos para que logren tener mejores salarios y prestaciones respecto a lo que se gana al comenzar.

Los temas de la clase impartida por el profesor Brendan Burns -quien es parte del sindicato de carpinteros de Nueva York desde 1983- incluyen el conocimiento de las herramientas básicas de carpintería, matemática, fracciones y cómo leer una cinta métrica. En el recinto hace calor, vuela el aserrín y hasta eso es parte de lo que deben conocer y aprender a lidiar.
El taller donde las alumnas de NEW trabajan en la clase de carpintería está ubicado en Brooklyn.
El taller donde las alumnas de NEW trabajan en la clase de carpintería está ubicado en Brooklyn.
Durante las 7 semanas que dura el curso, además del conocimiento técnico, las alumnas reciben subsidio de transporte, capacitación sobre derechos laborales y cómo evitar el acoso sexual. “Al finalizar tienen garantizado un trabajo por medio de las conexiones de NEW con los sindicatos de la industria”, explicó Maria Buckmire, coordinadora del programa.

Este 6 de julio finaliza el período para aplicar al siguiente curso de 7 semanas, el cual está dirigido a mujeres que vivan en los 36 zip codes afectados por la tormenta Sandy de 2012 (ver lista completa). La iniciativa es parte del programa Build it Back y Small Business Services y cuenta con el respaldo financiero de la Ciudad.

El impacto de la tormenta fue tan grave que los reportes iniciales indican que en todo el estado se perdieron más de 29,100 empleos privados.

Manzanas del mismo árbol

Stephanie duda un poco sobre el manejo de la madera porque ella ya sabe cuál es su rubro favorito: la electricidad. Su hermano menor, Christian, de 19 años, ya es electricista; su hermano mayor, Johnatan, tiene 10 años trabajando en eso; su tío William es miembro del sindicato, su hermana Lesley, de 20 años, comenzó a estudiar también y su padre -de origen ecuatoriano- trabaja en el sindicato en un almacén de materiales.

“Además de la influencia de todos ellos siempre me han gustado las luces”, cuenta. Quería ser maestra de secundaria pero no le gustó estudiar en el college, porque lo suyo es trabajar con las manos. Ahora, con una bebé de 8 meses, sabe que tiene que formalizar su educación para darle un mejor porvenir.
Quien sí está disfrutando a plenitud la clase de carpintería es Verónica López. Mexicana de 29 años, cuenta que tomó esas clases en la secundaria y le gustaron mucho. Además, su mamá, Teresa, no esperaba a su papá, Salomón, por si había que hacer alguna reparación urgente en la casa.
Verónica López, tiene 29 años y heredó de su madre la habilidad con las herramientas.
Verónica López, tiene 29 años y heredó de su madre la habilidad con las herramientas.
“Mi mamá podía hacer todas esos trabajos como arreglar el lavamanos, cuando las cosas se arruinaban, sabía usar taladros, martillos… crecí viendo eso, así comenzó a gustarme”, contó la residente de El Bronx. De su papá, quien ahora vive en Ohio, aprendió a cocinar.
Verónica explicó que una de las cosas que más le gusta de las clases, además de aprender a usar las herramientas, es conocer y convivir con otras mujeres y sus distintos contextos familiares, económicos y sociales.
“Personalmente me han ayudado mucho. Vengo saliendo de una situación de violencia doméstica… me han ayudado a superar la depresión y ansiedad”. Añade que tiene un hijo de 13 años por quien velar.

Dos grandes desafíos

Linda Young trabaja a tiempo completo como directora de Servicios Sociales en NEW; ésta fue fundada en 1978 y tiene como objetivo capacitar a mujeres para que puedan desempeñarse en la construcción, transporte, energía y mantenimiento de instalaciones industriales, gozando de buenos salarios y prestaciones.
Una vez que la aspirante es aceptada, ella y su equipo de trabajo indagan y evalúan las necesidades emocionales, personales y socioeconómicas que tiene.
“Hay dos grandes problemas, vivienda es el principal. Esta ciudad con las rentas tan altas que las estudiantes se ven obligadas a estudiar en el día y trabajar de noche; eso significa que tienen subempleos y pocos ingresos”, dijo.

El segundo gran desafío, especialmente para las madres solteras, es el cuidado de los hijos. En NEW les ayudan a ubicar los centros y recursos a su alcance para que los niños estén en buenas manos mientras ellas buscan salir adelante con estudio y trabajo, apuntó.

680 ya tienen trabajo

El alcalde Bill de Blasio anunció en mayo pasado la ampliación de la iniciativa Sandy Recovery Workforce1 y Build it Back, creada para ayudar a personas de bajos y medios ingresos residentes en zonas afectadas por el huracán Sandy.
A la fecha, 680 personas que han recibido capacitación y entrenamiento han logrado un puesto de trabajo en construcción, gerentes de compras, inspectores de la construcción residencial, auxiliares administrativos y representantes de servicio al cliente. De acuerdo con un comunicado, los vouchers para estos cursos son financiados por el programa denominado Community Development Block Grant–Disaster Recovery Program (CDBG-DR) del Department of Housing and Urban Development (HUD).