Crece el interés latino

El bloqueo de los alivios migratorios anima a votantes hispanos
Crece el interés latino
El voto latino es crucial en las próximas elecciones.
Foto: La Opinión

Ante los enfrentamientos entre afroamericanos indignados y policías locales, surge la pregunta de ¿en dónde están los latinos? Si también sufren discriminación, ¿por qué no se los escucha?

Una nueva encuesta de Latino Decisions, analizada aquí por Pilar Marrero, da una respuesta parcial.

Desde el 23 de junio, cuando la Suprema Corte dejó sin efecto DACA y DAPA -en virtud de un empate que mantuvo la vigencia de una decisión contraria anterior- la disposición de los votantes hispanos de participar en el proceso político subió a un histórico 54%, más que el 48% de los hispanos que votaron en 2012 (el 30% de los latinos no pueden votar por ser indocumentados o residentes legales sin ciudadanía).

Es una reacción positiva, correcta, con la mejor solución posible en nuestro sistema político: votar. Participar de la vida cívica de la nación.

Las acciones ejecutivas migratorias de Obama podrían restablecerse por la vía de las urnas, abriendo la senda para la reforma migratoria general.

Si bien solo el 25% de los encuestados fueron afectados personalmente por la decisión judicial, el 80% se solidariza con los damnificados: los Dreamers y sus padres.

Sí, hay un despertar latino, motivado por esas resoluciones antiinmigrantes, las amenazas de Donald Trump de deportar a todos los indocumentados y sus insultos contra los mexicoamericanos.

Esa vocación de participar son bienvenidos.

Muchos republicanos moderados y de buena voluntad tienen esperanzas de que los latinos, aunque repudien a Trump para la presidencia, voten por ellos en el Congreso y contiendas locales.

La encuesta indica que ésto quizás no sucederá.

Solo un 13% de los encuestados piensa que al GOP le interesa positivamente la comunidad latina.

Estamos hablando de  votantes conscientes, que reconocen la importancia de la composición de la Corte Suprema en un impresionante 82%, para su voto.

Son votantes decididos: el voto indeciso es, bajísimo, aunque todavía faltan 118 días para las elecciones.

No les gusta Donald Trump: en noviembre, 71% tenían una imagen negativa de él.

En 2012, Obama recibió el 71% de los votos latinos frente a 27% de Mitt Romney. Hoy, solo 16% de los latinos piensa votar por Donald Trump, menos que cualquier republicano en la historia.

Saben cuál es su interés: durante años, se discutía si el tema migratorio es el más importante para los latinos o no. En la encuesta, ocupa el primer lugar con 50% de las preferencias, seguido por la economía a gran distancia (30%).

Otras encuestas recientes arrojan resultados similares. Hay esperanzas de una participación electoral masiva de los latinos y de su consolidación como el grupo emergente más importante de la nación.