DACA y DAPA en año electoral

DACA y DAPA en año electoral
Hay tristeza e indignación por el fracaso de nuestro sistema judicial para reconocer la urgente necesidad de una reforma migratoria así como una legislación que apoye – y no castigue – a los millones de familias que trabajan para construir y mantener su lugar en este país. /ARCHIVO
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

El jueves 23 de junio, en un decepcionante empate 4-4, la Corte Suprema de los Estados Unidos ratificó una decisión del tribunal de apelaciones que le impedirá a más de cinco millones de inmigrantes indocumentados trabajar y vivir legalmente en este país. “La decisión es confirmada por un tribunal dividido en partes iguales”, en estas pocas palabras se expresa un revés doloroso para la comunidad latina y su lucha por el derecho a trabajar, vivir, y tener visibilidad en este país.

El plan de inmigración del presidente Obama que acaba de ser bloqueado, supone la puesta en marcha los dos programas conocidos como DAPA y DACA y que beneficiarían a casi la mitad de los inmigrantes indocumentados de la nación. DAPA permitiría a los inmigrantes, padres de ciudadanos o residentes legales, recibir la autorización para trabajar por períodos de tres años renovables. En el caso de DACA se pretende disminuir el límite de edad y aumentar el período de tiempo para los jóvenes inmigrantes indocumentados que llegaron siendo niños y que a través de este programa pueden estudiar y contar con un permiso de trabajo.

Para VIP la noticia de esta decisión es dolorosa y frustrante. Somos una organización comprometida a servir  a las víctimas de la violencia doméstica, latinas e indocumentadas. Nuestras propias consejeras y clientas viajaron a Washington, DC el 18 de abril para la primera audiencia junto con cientos de otros defensores, organizaciones y miembros de la comunidad para exigir justicia para nuestros hermanos y hermanas de raza.

Estamos tristes e indignados por el fracaso de nuestro sistema judicial para reconocer la urgente necesidad de una reforma migratoria así como una legislación que apoye – y no castigue – a los millones de familias que trabajan para construir y mantener su lugar en este país. Además de los efectos traumáticos de la violencia doméstica, nuestras mujeres se enfrentan a esa barrera adicional que implica un sistema de inmigración confuso y amenazante. Trabajamos sin descanso para garantizar que nuestras clientas aprendan a defender  sus derechos legales, venzan la invisibilidad y  recuperen sus vidas. Al igual que ellas, todos los inmigrantes de este país merecen el derecho a transitar el camino de la seguridad y la sostenibilidad.

Sin embargo, este no es el capítulo final de nuestra lucha. Ahora, más que nunca,  debemos centrar nuestra atención en lo que puede ser uno de los años electorales más importantes de nuestro tiempo. Como organización queremos hacer un llamado a nuestra comunidad para movilizarse en noviembre y votar para así avanzar en una reforma migratoria y llevar la voz latina al frente y al centro. Nosotros los latinos debemos instar a nuestros vecinos, amigos y familiares a registrarse para votar y concurrir a hacerlo el día de las elecciones. Los candidatos presidenciales y todos los demás funcionarios que serán electos este año deben recibir el mensaje claro de que la Voz Latina no puede ser ignorada.

Si necesita ayuda, llame a nuestra línea telefónica (24 horas) de emergencia: 1800-664-5880.

-Cecilia Gastón es la directora ejecutiva de Violence  Intervention Program, Inc. (VIP)

Alrededor de la web