Alerta en Brooklyn: sube a 33 la cifra de afectados por sobredosis de K2

Hispanos residentes en el sector de Bedford-Stuyvesant expresaron preocupación por las nuevas emergencias causadas por la marihuana sintética

Guía de Regalos

Alerta en Brooklyn: sube a 33 la cifra de afectados por sobredosis de K2
Policías recorren Myrtle Ave y Broadway, en el vecindario de Bedford-Stuyvesant, Brooklyn, donde han habido casos de sobredosis por marihuana sintetica.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Como la mexicana Antonia Castelan, quien tiene 14 años viviendo en el sector, son muchos los hispanos residentes en Bedford-Stuyvesant que se mostraron alarmados y preocupados este miércoles por las sobredosis de 33 personas por el uso de marihuana sintética (K2), ocurridas el martes en ese vecindario de Brooklyn.

“Por estas calles siempre veo mucha gente drogada y borracha y eso me preocupa mucho porque tengo niños y me da miedo que algún día les vaya a pasar algo”, comentó Castelan, quien junto a su hijo de 12 años y una bebé de cinco meses, cruzaba la intersección de la Avenida Myrtle con Broadway.

Precisamente, esta encrucijada es conocida como el “epicentro” del K2 en Nueva York, debido a que a diario se ven a decenas de personas –la mayoría hombres afroamericanos y latinos jóvenes- deambulando como zombies debido a los efectos causados por la peligrosa droga.

“Aquí en cualquier esquina usted la encuentra (la K2) y hasta los niños la pueden comprar y se envenenan con esto. Hasta de día se ve a todas estas personas drogadas y me preocupa porque tengo sobrinos y nietos”, dijo Adán Márquez, un puertorriqueño que tiene 12 años viviendo en este vecindario.

Para Guadalupe Tlatelpa, un mexicana que tiene 35 años viviendo en el sector, su mayor preocupación también son los menores de edad. “Muchas personas vienen para acá a drogarse y aunque no molestan y no son agresivos, sí son un mal ejemplo para los niños”, indicó. “Es una lástima ver tanta gente que se está dañando con estos productos que deberían estar más limitados”.

Según los reportes policiales y del Departamento de Salud de Nueva York, el martes en la mañana más de 33 personas fueron llevadas a salas de emergencia de varios hospitales en Brooklyn por los efectos adversos que les causó el haber consumido esa droga. Al parecer, todos ingirieron de un mismo lote que estaba contaminado y que ocasionó que colapsaran inconscientes en plena vía pública.

“Estamos investigando y monitoreando las salas de emergencia en toda la ciudad. Le recordamos a los neoyorquinos que el K2 es extremadamente peligroso“, dijo el Departamento de Salud en un comunicado.

El miércoles aún se podía observar a varias personas deambulando las calles claramente bajo los efectos de la droga, mientras eran vigilados muy de cerca por decenas de policías.
El miércoles aún se podía observar a varias personas deambulando las calles claramente bajo los efectos de la droga, mientras eran vigilados muy de cerca por decenas de policías.

¿Un paso atrás?

La subida repentina en las emergencias causadas por el K2 en Brooklyn ocurre a poco más de dos meses después que las autoridades neoyorquinas anunciaron una drástica caída del 85% en el consumo de la peligrosa droga en toda la ciudad.

La epidemia había alcanzado su punto más alto en julio de 2015 cuando se incautaron más de 10,000 paquetes de la peligrosa sustancia en bodegas, comercios y calles de East Harlem.

 LEA TAMBIÉN: El K2 sigue su avance mortal en NYC

Esa reducción se le atribuyó, en aquel entonces, a leyes más estrictas contra los fabricantes y distribuidores de la droga, que fueron aprobadas por Concejo Municipal de Nueva York en 2015 y a las campañas de educación y concientización pública sobre los riesgos que esto tiene para la salud.

Sin embargo, lo ocurrido en Brooklyn demuestra que el uso y abuso del K2 sigue siendo un gran problema social en la Gran Manzana, especialmente en barrios pobres y de las minorías.

“Esto está pasando aquí porque es un área muy pobre y cuando tienes a mucha gente sin hacer nada, que no tienen trabajo, que no tienen educación y que están deprimidas, se refugian en las drogas”, dijo Wilfredo Roldos, especialista en divulgación del Programa de Reducción de Daños de la organización After Hours Project, que ayuda a personas que sufren de adicción.

Muchos de los que tienen esta adicción son latinos y esta es una enfermedad que está afectando a nuestra comunidad completa”, agregó Roldos mientras entregaba panfletos educativos cerca de la estación del subway en Myrtle Avenue.

Wilfredo Roldos, de la organización After Hours Project, entregaba panfletos educativos cerca de la estación del subway en Myrtle Avenue.
Wilfredo Roldos, de la organización After Hours Project, entregaba panfletos educativos cerca de la estación del subway en Myrtle Avenue.

También el presidente del condado de Brooklyn, Eric Adams, realizó una jornada de entrega de folletos con información sobre los peligros para la salud que acarrea el uso de la marihuana sintética, la cual puede causar ansiedad extrema, paranoia, alucinaciones, vómitos, convulsiones, desmayos, insuficiencia renal y hasta la muerte.

Y, aunque en la mañana de ayer ya todo parecía haber regresado a la normalidad, aún se podía observar a varias personas deambulando las calles claramente bajo los efectos de la droga, mientras eran vigilados muy de cerca por decenas de policías.

“A mí me parece muy bien que la policía esté limpiando esta zona, porque esto daba miedo. Todos los días yo tenía que caminar por otras cuadras y no pasar por aquí para poder llegar a mi trabajo”, comentó la ecuatoriana Zoila Yungaycela, quien trabaja como asistente de hogar en la zona.

Félix Maldonado, un puertorriqueño quien tiene 15 años viviendo en el sector, también aplaudió la presencia policial. “Esto viene pasando por mucho tiempo. Estas personas no hacen nada constructivo todo el día y solo fuman el K2, y cuando se les acaba roban a la gente para poder comprar más”.

Hasta el miércoles no se habían dado detalles sobre los nombres o nacionalidades de los afectados por la sobredosis. Sin embargo, se informó que todos los hospitalizados se encontraban estables y fuera de peligro. La mayoría fueron trasladados al Hospital Woodhull y al Centro de Salud de Wyckoff.

Fuentes policiales informaron a los medios locales que las investigaciones se estaban centrando en los negocios Big Boy Deli y Dream Burner Tobacco Shop, ambos en la calle Broadway cerca de Myrtle Avenue, como los posibles centros de distribución de la K2 en el sector Bedford-Stuyvesant.

Las autoridades policiales y de salud advierten que durante los meses de verano aumenta el uso y abuso de drogas en la ciudad, por lo que urgen a los neoyorquinos comunicarse con el número 311 para denunciar la venta de K2.

Nombres con los que se expende

La droga K2 también se conoce en las calles con estos nombres: Spice, Green Giant, Scooby Snax, Black Mamba, Crazy Monkey, Crazy Clown, Dead Man Walking, Funky Monkey, Sexy Monkey, SinX, TenX, Twilight, 3X, Bliss, Bombay Blue, Fake Weed, Genie, Zohai, Mr. Nice Guy, entre otros.

La marihuana sintética es vendida en pequeños paquetes y se conoce bajo distintos nombres en la calle, como K2, Spice, Green Giant, Geeked Up, Caution, Smacked, Wicked y AK-47.
La marihuana sintética es vendida en pequeños paquetes y se conoce bajo distintos nombres en la calle, como K2, Spice, Green Giant, Geeked Up, Caution, Smacked, Wicked y AK-47.

Ayuda para consumidores

Las personas que deseen recibir ayuda, al igual que las familias pueden llamar a la línea Ayúdese del Departamento de Salud de la ciudad, 1-(877) 2983378.

También pueden solicitar información y ayuda en la línea (212-POISONS) (212-764-7667).

Para información y referidos, 24 horas al día 7 días a la semana, llame al 1-800-LIFENET.

Puede encontrar el programa correcto para tratamiento de abuso de sustancia en https://findtreatment.samhsa.gov/

Si quiere educarse más sobre esta droga, el Departamento de Salud tiene disponible un cuadernillo en la página http://www1.nyc.gov/assets/doh/downloads/pdf/ah/synthetic-marijuana-handout-sp.pdf

No se deje engañar

Las autoridades de Salud de la Gran Manzana le piden a los neoyorquinos que no se dejen engañar creyendo que la marihuana sintética es inofensiva. El contenido y composición química de la K2 cambian de un paquete a otro, sin importar que sean de la misma marca o que se hayan comprado en el mismo lugar.

Además, se cree que sus efectos pueden ser 10 veces más potentes y peligrosos que los de la marihuana natural, lo que aumenta la posibilidad de una intoxicación grave, con reacciones físicas y psicológicas altamente letales como convulsiones y una peligrosa subida de la presión arterial.

Psicológicamente hablando se trata de una droga muy potente que altera los niveles de conciencia y afecta las experiencias sensoriales de los consumidores quienes, muchas veces, reportan haber visto cosas que no existen, piensan que tienen poderes súper naturales o se sienten fuera de contacto con la realidad. Algunos se ponen paranoicos y piensan que la gente los está tratando de atacarte, lo que los pone muy agitados y violentos.

 Cifras de K2 en NYC

  • 6,000 visitas a salas de emergencias por consumo de K2 se registraron en 2015.
  • 2 muertes confirmadas en año pasado.
  • 90% de las visitas a salas de emergencia fueron hombres.
  • 37 años es la edad promedio de los consumidores, mayormente desampardos o individuos con enfermedades psiquiátricas.
  • $5 es el promedio que cuesta un paquete de K2.
  • 3 leyes fueron firmadas en octubre de 2015 por el alcalde Bill de Blasio, para combatir la venta de la droga.
  •  $5,000 es la multa contemplada en esta leyes que también incluyen penas de 1 año de cárcel.
  • 10,000 paquetes de K2 han sido incautados desde julio pasado, en diversos operativos.
  • 30 fueron los negocios inspeccionado por las autoridades.
  • 7,000 tiendas recibieron correos de los Departamentos de Salud y de Asuntos al Consumidor, recordándoles que la venta de K2 es ilegal e insegura.