Concejo da marcha atrás al proyecto de ley “Derecho a saber”

La legislación "Right to Know Act" hubiese exigido a los policías identificarse ante los sospechosos que revisan e informarles sobre su derecho a rechazar dicha revisión
Sigue a El Diario NY en Facebook
Concejo da marcha atrás al proyecto de ley “Derecho a saber”
El Comisionado de Policía Bill Bratton se oponía a la medida del Concejo
Foto: Getty Images

El Concejo Municipal dio marcha atrás el martes a un controversial proyecto de ley conocido como “Right to Know Act” (Derecho a Saber) que hubiese requerido a los oficiales del Departamento de Policía (NYPD) identificarse frente a los sospechosos que arrestan e informarles sobre su derecho a rechazar las revisiones personales.

La presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito informó que había llegado a un acuerdo con al administración de Bill de Blasio y la Uniformada, para que sea el mismo NYPD el que desarrolle las nuevas regulaciones internamente.

La propuesta de ley, que llevaba estancada desde hace un tiempo, fue detenida tras una petición del alcalde De Blasio. Sin embargo, activistas indican que había suficiente apoyo dentro del Concejo para aprobarla, según reportó el New York Post.

El “Right to Know Act” requería que los oficiales pidieran permiso a los sospechosos antes de efectuar una requisa en su cuerpo o sus pertenencias, y a entregarles tarjetas de presentación personales después de revisarlos.

También el martes, un comité del Concejo aprobó tres regulaciones para reducir los fallos del NYPD. Dos de ellos le exigen a la Policía la publicación de reportes periódicos que documenten los encuentros policiales por la fuerza con civiles.

La tercera medida obligará a la Uniformada a reportar el número de oficiales en cada precinto que han recibido dos o más quejas de la Junta de Revisión de Quejas Civiles, que han sido sujetos a investigaciones de Asuntos Internos y llevaron a suspensiones en los últimos cinco años, que han utilizado “fuerza excesiva” en los últimos tres años, o han sido arrestados en los últimos 10 años por mala conducta policial.