Chris Christie implora a latinos republicanos que voten en noviembre por Trump

Argumentó que votar por Trump es necesario "considerando la totalidad de los intereses del país" y les "urgió" a no abstenerse en la presidencial de noviembre. Director de grupo conservador dice que "Trump aún tiene oportunidad de ganar voto latino".
Chris Christie implora a latinos republicanos que voten en noviembre por Trump
Chris Christie pide a latinos conservadores "no dejar de votar en noviembre".

Cleveland, Ohio- El gobernador de Nueva Jersey Chris Christie urgió hoy aquí a un grupo de latinos conservadores que “no dejen en blanco el voto presidencial” el próximo mes de noviembre y que consideren seriamente votar por Donald Trump.

Christie ofreció un largo y emotivo discurso durante un almuerzo de la organización “The Latino Coalition”, formada principalmente por conservadores y gente de negocios y encabezada por Hector Barreto, quien sirvió en el gobierno de George W. Bush.

El gobernador Christie, que se jacta de haber recibido 51% del voto latino en su estado, explicó sus razones para esperar que los latinos republicanos apoyen a Trump, a pesar de que muchos de los allí presentes no parecían muy contentos con el candidato.

“Seré honesto”, dijo Christie. “Donald Trump no era mi favorito. Pero ha sido mi amigo por los últimos 14 años y yo sabía que iba a ganar la nominación. Ahora tenemos dos opciones: él y Hillary Clinton, yo creo que votar por ella no es una solución para nuestro país”.

COBERTURA ESPECIAL DE LAS ELECCIONES

Christie se enfocó en el tema de seguridad nacional, que según una encuesta dada a conocer esta misma mañana por The Latino Coalition, es el tema de mayor importancia para los latinos moderados y conservadores, por encima de la economía y de inmigración.

“Hay mucha más violencia en el mundo debido al mal juicio y desempeño de Clinton como secretaria de estado”, dijo Christie, quien también instó a los presentes a “considerar la seguridad y la totalidad de los intereses de nuestro país”.

Christie argumentó además que Hillary “no apoya la libertad educativa” y dijo que el apoyo de sindicatos de maestros a la candidata demócrata “es una muestra de que no quiere que sus familias puedan elegir escuelas de su preferencia”.

Entre los presentes, había latinos republicanos que considerando la opción “Hillary-Trump”, están dispuestos a “taparse la nariz” y votar por el magnate, pero otros manifestaron que jamás lo harían.

El legislador estatal de New Hampshire Eric Estevez, quien es candidato al Congreso, dijo a La Opinión que, “el partido republicano ya no es el partido de Lincoln”.

“Este partido ha sido secuestrado por personas que no creen en la diversidad y que generan división”, dijo Estevez. “La única forma de salir de esto es que el partido decida impulsar y apoyar a más candidatos latinos”.

Por otra parte, algunos expresaron haber tomado la decisión de votar por Trump, porque es “menos peor” que Hillary.

Alfonso Aguilar, un cubanoamericano que fue director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) durante el gobierno de Bush y ahora es presidente del Latino Parnership para Principios Conservadores, dijo que se trata de una decisión “pragmática”.

Aguilar, quien ha mantenido por años la necesidad del partido republicano de trabajar por una reforma migratoria adaptada a sus prioridades, dijo que “con todo lo que está ocurriendo, no podemos aceptar un nuevo presidente demócrata”.

Agregó que los demócratas “nunca han estado realmente comprometidos con la reforma migratoria” y que “en realidad no creo que Trump tenga intención de deportar a 11 millones”.

Un republicano latino de larga trayectoria y oriundo de California que prefirió hablar en “background” (sin poner su nombre), dijo que Trump “es un desastre, no puedo ni siquiera creer que ese hombre es nuestro abanderado”.

El republicano dijo que lo que pasará con el partido republicano “será peor que lo que pasó en California con la 187”.

Un número de latinos republicanos que usualmente acuden como delegados a las convenciones republicanas no estaban presentes en esta ocasión, entre ellos Rosario Marín, ex tesorera de Estados Unidos, quien recientemente declaró que no haría campaña por Trump ni asistiría a la convención porque el magnate “insultó a mi comunidad”.

El legislador Estevez indicó que en esta ocasión, la presencia minoritaria entre los delegados a la convención “era menor que nunca”.

“Un porcentaje muy bajo”, dijo.

Una encuesta de latinos republicanos y crítica de otros grupos

Entretanto Pablo Manriquez, vice presidente de comunicaciones de la Cámara Hispana de Comercio de Estados Unidos -que hoy día apoyó a Hillary Clinton para la presidencia-, dijo que era una verguenza “que ese grupo -refiriéndose a The Latino Coalition- estuviera aquí tratando de congraciarse con Trump.

“Son unos sirvenguenzas oportunistas”, dijo Manriquez. “Están aquí viendo como se hacen amigos de Trump cuando este hombre es lo peor que le ha pasado a la comunidad latina”.

Agregó Manríquez que “esos Trumpistas latinos deberían estar ayudando a la comunidad en forma constructiva”.

Una encuesta de The Latino Coalition encontró que muchos republicanos latinos, particularmente los más moderados políticamente, tienen una imagen muy negativa de Donald Trump y que están dispuestos a votar por Hillary Clinton.

Según la encuesta, el 37 dijo que tiene una imagen politica de Trump y el 45% que la imagen es negativa.  Entre los latinos moderados, el 67% dijo que la imagen es muy negativa y entre estos, el 62% dijo que está considerando votar por Clinton.

Además, los latinos republicanos, tanto los moderados como los conservadores e independientes, favorecen que se trabaje en una solución migratoria, aunque el tema no está necesariamente entre sus primeras prioridades.

Pero Hector Barreto, director de The Latino Coalition, dijo que los resultados de la encuesta también significan que Trump tiene una oportunidad de atraer al menos parte de ese voto latino. 

Barreto publicó un editorial titulado “Querido Donald” en el que dice que los temas de seguridad y negocios son muy importantes para este grupo, pero que el candidato debe empezar “hablando a los latinos como lo haría con cualquier otro grupo, con respeto”.