¿Macaulay Culkin gastaba 6.000 dólares al mes en heroína?

El actor dio la cara para aclarar lo que hace unos años se dio a conocer respecto a que gastaba miles dólares en drogas
¿Macaulay Culkin gastaba 6.000 dólares al mes en heroína?
Macaulay ha sufrido numerosos altibajos en su vida personal a lo largo de los últimos años.

Macaulay Culkin ha querido enterrar de una vez por todas aquellos rumores que han venido circulando sobre las implicaciones que habría tenido su supuesta adicción a la heroína, un debate que no dejó de ganar intensidad desde que el tabloide estadounidense The National Enquirer hiciera público en 2012 que el intérprete de 35 años habría estado gastando alrededor de unos 6.000 dólares al mes para hacerse con esa sustancia.

“Está bien que la gente se preocupe por mí si ven que hago estupideces, pero no, nunca me he visto en la situación de tener que pagar 6.000 dólares al mes para conseguir heroína o cualquier otra cosa. Pero lo que de verdad me ponía enfermo era ver cómo algunos periódicos terminaban envolviéndolo todo con su falsa apariencia de preocupación. No, solo estaban intentando vender periódicos a mi costa“, señaló el exniño prodigio en una entrevista al diario británico The Guardian.

Macaulay Culkin

TE PUEDE INTERESAR: ¡Aseguran que Michael Jackson abusó sexualmente de Macaulay Culkin!

El intérprete, que asegura no tener ningún problema de adicciones, ha sufrido sin embargo numerosos altibajos en su vida personal a lo largo de los últimos años, sobre todo cuando fue detenido en 2004 por posesión de drogas y grandes cantidades de medicamentos como el Xanax y el Clonazepam. Sin embargo, Macaulay no se arrepiente de las decisiones del pasado porque son las que le han llevado a convertirse en la persona que es hoy en día.

Me han llevado a convertirme en la persona que soy. Me gusto a mí mismo, así que no cambiaría nada“, añadió en la misma conversación. “La vida me ha dado muchas lecciones y sobre todo me ha enseñado a sobrevivir. Tuve que comportarme como un adulto cuando era muy niño, pero sin la madurez necesaria para comprender cómo funcionaba el mundo. Ahora soy como un ave de presa que analiza el entorno que le rodea, pero he dejado de pensar en mí mismo como un personaje público, porque es una locura vivir desde esa perspectiva en tercera persona”, reflexionó.