COLUMNA COMBATE: El ‘Chino’ Maidana se va conforme

Se va Maidana porque, según dijo en su nota de despedida, ya no tiene motivación, le perdió las ganas al gimnasio y a la camorra
COLUMNA COMBATE: El ‘Chino’ Maidana se va conforme
Marcos "El Chino" Maidana anunció su retiro del boxeo.
Foto: GETTY IMAGES

Una de dos. O no nos contaron toda la verdad o simplemente no entendimos nada de este asunto. Anunció esta semana Marcos “Chino” Maidana su retirada del boxeo y aunque no estamos frente a una luminaria del boxeo internacional sí estamos frente a una figura que fabricó una imagen de gran guerrero en el mercado estadounidense y se metió de manera legítima en las carteleras importantes de Los Angeles y Las Vegas. Dos veces campeón mundial con varias victorias importantes.

Después de haberlo visto, hace menos de un año, fuera de condición física y con aquella panza prominente sólo podían pasar dos cosas: o planeaba pelear en los medianos y estaba ganando peso o de plano ya era un exboxeador.

Fue lo segundo. Y solo faltaba que lo anunciara.

Se va Maidana porque, según dijo en su nota de despedida, ya no tiene motivación. Le perdió las ganas al gimnasio y el gusto a la camorra.

Todo indica que sus dos peleas ante Floyd Mayweather en las que tuvo una presentación bastante digna ante el mejor boxeador de esta época, le sirvieron para tocar el techo en lo deportivo y para llenar la mochila de millones y resolver lo económico.

Lo primero puede ser verdad . Lo segundo no.

Porque si es cierto que el noqueador santafecino sólo ganó 1,5 millones en la primera pelea y 3 millones en la segunda, entonces Maidana se está yendo del boxeo con menos de diez millones de dólares en toda su carrera. Y eso es muy poco.

Tenía 31 años el “Chino” cuando peleó la segunda vez ante Mayweather en 2014 y le quedaban como mínimo 5 años para seguir echando pleito como welter y aún como superwelter, y ahí sí llenar su cuenta bancaria de papelitos verdes.

Ser feliz con poco es un arte que no muchos de los que se han codeado con la grandeza llegan a cultivar.

Se va Maidana y aunque no deja la puerta abierta para un regreso, yo sí creo que a los 33 años y con la locura de millones que están esperando allí afuera, no hay adioses definitivos.

Por ahora suerte a todos los chicos de su “Maidana Team’ que cuentan con su apoyo en California.