Da la cara hombre con primer trasplante de rostro completo

Habla paciente al cumplirse un año de la delicada e histórica cirugía realizada en Nueva York
Sigue a El Diario NY en Facebook
Da la cara hombre con primer trasplante de rostro completo
Patrick Hardison, quien recibió el primer trasplante de rostro completo, habla durante una conferencia de prensa en el Hospital NYU Langone en Manhattan, al cumplirse un año de la histórica cirugía.

El bombero Patrick Hardison, quien el año pasado conmovió al mundo entero al convertirse en el primer paciente en recibir un trasplante completo de rostro, dio la cara este miércoles para contar su historia al cumplirse el primer aniversario de la delicada operación realizada en la ciudad de Nueva York.

Acompañado de cuatro de sus cinco hijos y del doctor Eduardo Rodríguez –el cirujano de origen cubano quien realizó el procedimiento quirúrgico, Hardison aseguró que gracias al trasplante de cara ahora puede llevar una vida completamente normal y disfrutar de cosas simples como manejar un auto o nadar.

“La cirugía verdaderamente me ha devuelto la vida. Esto me ha permitido hacer cosas con mi familia que yo no había sido capaz de hacer”, expresó el paciente durante una rueda de prensa en el NYU Langone Medical Center en Manhattan, donde se realizó el histórico procedimiento.

Según explicó el doctor Rodríguez, quien lideró a un grupo de más de 100 cirujanos, enfermeras y personal médico, uno de los grandes logros alcanzados tras un año de haberse realizado la cirugía, es el hecho de que el cuerpo de paciente nunca ha rechazado su nuevo rostro.

“Hemos podido reducir sus medicinas porque no ha habido ningún rechazo por parte de su cuerpo”, dijo Rodríguez, quien aseguró que en los últimos doce meses Hardison ha sido objeto de otras cuatro operaciones en el rostro para ajustar sus nuevas pestañas y los labios.

“Lo más importante este año también ha sido su habilidad de poder ver por primera vez”, agregó el cirujano hispano.

El doctor Eduardo Rodríguez (izq.), fue el cirujano de origen cubano quien lideró el trasplante de rostro de Patrick Hardison.  Mariela Lombard / El Diario NY

También, gracias a que se le removió un tubo en el abdomen que le permitía alimentarse y otro en la tráquea por el cual podía respirar, el bombero originario de Mississippi asegura que ahora se siente como un “tipo normal” y hasta puede realizar ejercicios en un gimnasio de dos a tres veces por semana.

“No puedo explicar la sensación de libertad que me ha dado (el trasplante) incluso conducir a mis hijos a la escuela”, comentó el paciente, quien tiene planeado conocer a la familia del joven que le donó el rostro este otoño, y quien espera que su caso sirva de inspiración y esperanza para otros bomberos y veteranos de guerra heridos durante el cumplimiento de su deber. 

Hardison, un bombero voluntario de Senatobia, Mississippi, de 42 años y padre de cinco hijos, resultó con quemaduras de tercer grado que le desfiguraron el rostro, la cabeza y parte del torso, cuando en 2001, al tratar de rescatar a una mujer de una casa en llamas, quedó atrapado al caerle el techo encima.

Aunque en aquel entonces los médicos utilizaron injertos de piel de sus piernas para cubrir las heridas de su cabeza, el hombre había perdido sus orejas, los labios, la mayor parte de la nariz y prácticamente la totalidad del tejido de los párpados. Hardison fue sometido a 71 cirugías en el transcurso de doce años antes del trasplante realizado en agosto pasado en Nueva York.

La foto muestra el proceso de mejoría de Hardison desde que recibió el trasplante de cara hace un año.
La foto muestra el proceso de mejoría de Hardison desde que recibió el trasplante de cara hace un año.

La cirugía, que duró más de 26 horas y que fue valorada en un millón de dólares, se considera la más extensa en la historia de la medicina porque por primera vez se realiza un trasplante de rostro que incluye las pestañas, orejas, todo el cuero cabelludo y gran cantidad de tejidos de la cabeza (incluyendo parte del cuello).

Su donante fue David Rodebaugh, un artista de 26 años, quien resultó con muerte cerebral tras un trágico accidente en una bicicleta en el condado de Brooklyn, donde vivía.

El trasplante se logró gracias a la intervención de LiveOnNY, una organización sin fines de lucro que busca donantes de órganos y tejidos en el área de la ciudad de Nueva York.

Loading the player...