Eliminan requisito de examen de inglés para taxistas

La creación de una licencia universal permitirá a los choferes conducir cualquier tipo de vehículos
Eliminan requisito de examen de inglés para taxistas
Para la conductora Carla Pérez es necesario que los choferes aprendan inglés.

NUEVA YORK – Cuando se comenzó a discutir dentro de la Comisión de Taxis y Limusinas (TLC) que la Gran Manzana iba a crear una licencia universal para todos los tipos de taxis, las bases de vehículos ‘livery car’ y ‘black car’ se preocuparon de que ellos también fueran obligados a tomar la prueba de conocimiento de inglés que era requisito para los conductores de taxistas amarillos.

Aunque estos choferes puedan hablar inglés, consideran que un examen en ese idioma sería un gran reto. “La mayoría de los choferes somos gente que no tiene estudios avanzados y a veces se les hace muy difícil”, explicó Eduardo Meléndez de 54 años, quien ha trabajado como chofer por 13 años. Tan solo los dominicanos, como Meléndez, conforman el 12% de los conductores de taxis de la ciudad y son propietarios del 50% de los vehículos de alquiler.

Al escuchar los temores sobre la prueba de inglés, el concejal Ydanis Rodríguez, que preside la Comisión de Transporte del Concejo Municipal, introdujo una ley que entró en vigor el pasado viernes y que cambió la sección 19-505 en el código administrativo de la Ciudad, eliminando el requisito de un examen escrito para aprobar el conocimiento de inglés de los que desean adquirir licencias del TLC.

“Nunca ha habido quejas de consumidores que no han podido tener servicio de taxi porque no pueden comunicarse”, dijo el concejal que representa a Inwood y Washington Heights, sobre los servicios de vehículos de alquiler que han estado por más de 40 años trabajando en el Alto Manhattan, Brooklyn y El Bronx, donde no frecuentan los  taxis amarillos.

La falta de reclamos contra los livery y los conductores para compañías como Uber y Lyft que tampoco tienen que cumplir con el requisito del examen llevó a Rodríguez a concluir que la prueba escrita no era necesaria.

“Existe la tecnología para comunicarse”, dijo el concejal quien el miércoles por la tarde habló con choferes en Inwood sobre los nuevos cambios. “Vamos a seguir mirando los recursos invertidos para que los choferes continúen mejorando el dominio del inglés, pero que esto no sea una barrera para lo que muchas veces se convierte en el primer trabajo de los inmigrantes recién llegados”, añadió.

Eduardo Meléndez de 54 años, quien ha trabajado como chofer por 13 años.
Eduardo Meléndez de 54 años, quien ha trabajado como chofer por 13 años.

Una mayoría inmigrante

Según datos del TLC, el 91% de los conductores con licencias son inmigrantes. Los choferes representan a 167 países a través del mundo, incluyendo a 20 naciones donde el idioma principal es el español.

“Tenemos la suerte de estar trabajando con la Oficina de Asuntos Migratorios de la Alcaldía para identificar las opciones de un módulo de educación vial, que se concentre en el vocabulario y frases en inglés que son más importantes para proveer servicios al cliente”, dijo un vocero del TLC.

La agencia implementó la prueba de conocimiento de inglés a principios de la década de los 90 para los taxistas de carros amarillos.

El requisito causaba confusión sobre la ley. El presidente de Washington Radio Dispatch Service, Manuel Luna, recordó que una vez le dieron una multa a uno de sus choferes por no saber inglés, y él tuvo que ir a la corte para defender al conductor. “El juez vivía en Washington Heights y dijo que en esa área no era necesario hablar inglés”.

Víctor Salazar, un chofer que funge como organizador del sindicato New York Taxi Workers Alliance, está de acuerdo con la nueva ley. “Para ser taxista es más importante entender los dialectos”, indicó, agregando que los cursos verbales hacen más sentido que un examen escrito.

El ecuatoriano ha estado conduciendo desde 1993 y cree que “uno aprende inglés más en la calle”.

Pero los mismos taxistas expresaron la importancia de hablar el idioma oficial de esta ciudad. “Aquí se habla inglés mayormente”, dijo Carla Pérez, de 25 años, quien recibió su licencia universal hace un mes y medio. “Es algo que tienes que saberlo”, dijo la dominicana cuando conducía por la avenida Audubon.

La ley aprobada por el Concejo Municipal y firmada por el alcalde Bill de Blasio, creó además una licencia universal para los conductores, lo que significa que si se aprueba un permiso para conducir un taxi, también se puede manejar un carro negro o autos comunitarios.

Taxis en cifras:

  • Los conductores del TLC representan 167 países alrededor del mundo, 20 son naciones donde se habla español.
  • En NYC hay 13,587 conductores de taxis amarillos y sólo el 4% de ellos nació en Estados Unidos.
  • 12% de los conductores licenciados por el TLC son de la República Dominicana, y de hecho el 50% de los conductores de los vehículos de alquiler son dominicanos.
  • Hay unas 500 bases establecidas de ‘Livery’ (Car Services/Community Cars) en los cinco condados.
  • Diariamente se atienden unos 500,000 pasajeros que usan los taxis.
  • Alrededor de 18% de los conductores con licencias del TLC son hispanos, más de 25,300 choferes.
  • El examen para las licencias de TLC se ofrecen en inglés, español, bengalí, y urdu.

Qué hace la ley:

  • Crea licencias universales del TLC para conducir carros negros, vehículos comunitarios, taxis amarillos y ciertas limosinas de lujo.
  • Prohíbe que el TLC exija un examen escrito en inglés para candidatos a las licencias.
  • Los conductores del TLC todavía tendrán que tomar un examen en temas como geografía, Visión Cero y leyes de tráfico.
  • Dentro de esos cursos, se darán clases de las frasesde  inglés más comunes para un taxista.