Cuestionan las juntas comunitarias por los cambios demográficos

Quienes exigen reformas dicen que se debe limitar el periodo de los miembros  
Cuestionan las juntas comunitarias por los cambios demográficos
Victoria Pannell, una joven de 17 años de edad, quien forma parte de su junta comunitaria de Harlem, dice que ha sido bien acogida por sus colegas mayores.

El 22 de junio en el Hall of Science de Queens, un grupo de ciudadanos levantaron su mano derecha para ser juramentados por la presidenta del condado de Melinda Katz, con la promesa de ejecutar fielmente sus deberes como miembros de juntas comunales en sus respectivos distritos. Algunos, como Shary Rolnick, de 29 años de edad, graduado de la escuela de derecho y creció en Forest Hills, fue uno de los que tomó el juramento por primera vez con ganas de involucrarse en su comunidad.

Otros en cambio recibieron placas de reconocimiento en las que se les reconoció sus décadas de servicio  como es el caso de Vicente Arcuri Jr., presidente de la Junta de Comunitaria 5 de Queens, que se desempeñó en posición durante 40 años, esto es, “muchos antes de que sean conocidas como juntas comunitarias”, recordó como Katz desde el estrado.

Dirigiéndose a la multitud, Katz subrayó el crecimiento que ha experimentado Queens a lo largo de los años y destacó su robusta población inmigrante.

“Pienso en las personas de todo el mundo, que trabajando en dos empleos, luchan para poder traer a  sus familias y educarlos aquí, en el condado de Queens”, dijo Katz. “Esa es su responsabilidad y ustedes lo están haciendo bien”.

Sin embargo, algunos críticos creen que las juntas de comunitarias, cuyos miembros sirven indefinidamente, ya no representan adecuadamente a sus distritos. La demografía de Queens ha cambiado rápidamente en las últimas décadas. En 1970, antes de que se introdujeran las juntas comunitarias, la población de Queens era el 85 por ciento blanca, según los datos del censo. Para el año 2014, la población blanca había disminuido al 41 por ciento. Pero la falta de limitar los mandatos de los miembros de las juntas ha dado lugar a que la rotación sea lenta y no representen en proporciones adecuadas a las nuevas poblaciones de inmigrantes asiáticos y latinos.

“Creo que cada vez es mejor. Creo que todavía hay mucho camino por recorrer”, dijo Evie Hantzopolous, de 51 años, miembro de la Junta Comunitaria 1 de Queens, que incluye Astoria. Hantzopolous expresó que la demografía de Astoria han cambiado significativamente y los presidentes de los condados deben esforzarse en nombrar miembros que representen los barrios, tal como son hoy en día, no como eran hace treinta años.

Reformas en espera

A pesar de que los presidentes de los condados han estado incrementando cambios, como el nombramiento de varios adolescentes como miembros de la junta en Manhattan, Brooklyn y el Bronx, varios proyectos de reforma a  la ley sobre los límites del mandato y los informes demográficos de los miembros de  las juntas están estancados en  el Concejo, dejando a algunas juntas comunitarias postergadas.

En 2015, el Concejo hizo pasar una resolución instando que los límites de edad de los miembros de las juntas sea reducido a 16 años, aunque los adolescentes hayan participado en las juntas comunitarias antes, cuando los requisitos de edad eran menos estrictos.

Pero el concejal Ritchie Torres, de 28 años, presentó un proyecto de ley el pasado enero para exigir la presentación de informes demográficos más estrictos para los miembros de las juntas comunitarias.

El proyecto de ley requeriría un único sitio web con todos los datos de juntas comunales organizados por la ciudad, actualizado al menos cada dos meses. Se requeriría la información agregada de las juntas comunitarias, incluyendo el número de vacantes en la actualidad en la junta y las fechas de nombramiento de todos sus miembros.

También requeriría informaciones demográficas individuales de los miembros de la junta, incluyendo “raza, sexo, religión, orientación sexual, ingresos, edad, situación laboral, estado de discapacidad, nivel de educación, el idioma que se habla en el hogar, estado civil, condición de veterano, y su estatus como propietario de automóvil”.

Otro proyecto de ley, patrocinado por el concejal Daniel Dromm, establece que los términos de los miembros de las juntas sean de 12 años, o seis períodos de dos años. El proyecto que fue presentado en diciembre de 2014, no ha recibido hasta ahora un voto, a pesar de haber tenido dos audiencias hace más de un año.

El debate sobre los carriles de bicicletas

Entre los argumentos más polémicos en las reuniones de las juntas comunitarias están los relacionados con los carriles para bicicletas, donde la brecha entre los neoyorquinos dueños de automóviles y aquellos que se desplazan en bicicleta o en transporte público se ha tornado polémica. Los carriles para bicicletas fueron promovidos por la administración Bloomberg y el empuje para su construcción ha continuado bajo el alcalde De Blasio, estimulando fuertes discusiones sobre el estacionamiento y seguridad.

Macartney Morris, un residente de Astoria, tiene la esperanza de unirse próximamente a la junta comunitaria 1 para levantar su voz contra los carriles para bicicletas. Morris ha vivido en Astoria durante tres años y ha asistido regularmente a las reuniones de la junta comunitaria local durante ese período, teniendo un interés particular en cuestiones relacionadas con los carriles para bicicletas. Morris dijo que la mayoría de los antiguos propietarios de casas y los dueños de vehículos que integran la junta no reflejan a la comunidad de  Astoria en su conjunto y cuando se discuten temas como el de los carriles para bicicletas, ellos tratan el tema con escepticismo.

“Creo que la junta está integrada en su mayoría por dueños de vehículos y en consecuencia sólo piensan en sus carros”, dijo Morris. “Cuando todo el mundo está tratando de promover los carriles de bicicletas, ellos se saltan el punto de que los causantes de muerte en las calles son en la mayoría los carros. Así que quería asegurarme de que yo como ciudadano voy a la junta a defender el punto de vista a favor de las bicicletas, o como un peatón, al menos para decir que tenemos una voz que pueda defendernos.

Se pregunta si las personas no están aplicando lo suficiente para integrar las  juntas o si las personas que están solicitando, no son aceptadas.

Morris aplicó en el invierno pasado para ser miembro de la junta comunitaria y dijo que tuvo una reunión positiva con Costa Constantinides, quien representa a su distrito en el Concejo, pero no fue elegido para ser miembro de la junta.