Exigen más protecciones para migrantes y refugiados en EEUU

Ante el continuo flujo de migrantes de Centroamérica, los activistas aseguran que EEUU debe predicar con el ejemplo "en su propio patio"
Exigen más protecciones para migrantes y refugiados en EEUU
Los derechos civiles y legales de muchos inmigrantes son violados en los centros de detención.

DENVER.-  A una semana de una cumbre global sobre migrantes y refugiados en Nueva York, expertos legales y activistas pro-inmigrantes instaron este lunes a EEUU a que, en su propio “patio”, predique con el ejemplo y haga más para proteger a quienes huyen de la violencia en Centroamérica.

La Cumbre de Naciones Unidas sobre Grandes Movimientos de Migrantes y Refugiados reunirá a líderes de todo el mundo en Nueva York el próximo 19 de septiembre para analizar una respuesta global al incesante flujo de migrantes.

Al día siguiente, al margen de la Asamblea General de la ONU, el presidente Barack Obama será anfitrión de una cumbre sobre refugiados, que incluye entre sus metas el duplicar el  número de refugiados reasentados en terceros países; aumentar en un 30% los fondos para respuestas humanitarias, e incrementar en dos millones el número de refugiados matriculados en escuelas y que reciben permisos de trabajo, respectivamente.

Siguen llegando

Ambos encuentros se llevarán a cabo en unos momentos en que expertos y activistas pro-inmigrantes advierten de la continua migración ilegal hacia EEUU de familias y menores no acompañados desde Centroamérica.

Según un informe de UNICEF, entre enero y junio pasado, cerca de 26,000 niños no acompañados fueron detenidos en la frontera sur de EEUU, además de casi 30,000 inmigrantes que intentaron cruzar como unidades familiares, casi todos del “Triángulo del Norte” compuesto por Guatemala, El Salvador y Honduras.

“A Obama solo le quedan cuatro meses en la presidencia y, en ese período, tiene la oportunidad de ser un líder en la reforma de la política de detenciones y refugiados”, dijo Alvina Vásquez, directora estatal del grupo “Colorado´s Voice”.

Obama podría desmantelar el modelo que “incentiva la detención de inmigración y no hace distinción entre niños refugiados y amenazas a la sociedad”, precisó Vásquez.

El incesante flujo de estos migrantes y refugiados “subraya la importancia crítica de responder a la violencia y las condiciones socioeconómicas en sus países de origen”, señaló el informe de UNICEF.

A principios de agosto, 193 estados miembro de Naciones Unidas suscribieron un borrador de la declaración que será adoptada el próximo lunes.

El documento enumera una serie de compromisos –no vinculantes- para responder al fenómeno de la migración global y para combatir la xenofobia y explotación de los migrantes y refugiados pero, simultáneamente, reconoce el derecho de cada país de tomar medidas para “impedir los cruces ilegales” en sus fronteras.

Pero, según fuentes allegadas a las negociaciones del borrador, éste difiere de la versión original que contenía medidas más contundentes.

Llamó la atención, por ejemplo, que EEUU y otros países receptores de migrantes rechazaron comprometerse a poner un fin definitivo a la detención de menores, y solo mencionaron la intención de cesar la práctica.

Tampoco se comprometieron a absorber anualmente a alrededor del 10% de los refugiados en el mundo, que el año pasado totalizó 2,1 millones.

“Quizá suene un poco cínico, pero no estoy seguro de que haya resultados tangibles de ese encuentro. Pienso que la política en torno a los refugiados en EEUU se ha vuelto más bien tóxica, al grado que estamos tratando a los niños, algunos de apenas semanas o meses de nacidos, como peligrosos”, dijo César Cuauhtémoc García Hernández, profesor de leyes de la Universidad de Denver.

César Cuauhtémoc García Hernández, profesor de leyes de la Universidad de Denver, cree que cumbre sobre refugiados tendrá pocos resultados concretos. Foto: María Peña/Impremedia
César Cuauhtémoc García Hernández, profesor de leyes de la Universidad de Denver, cree que cumbre sobre refugiados tendrá pocos resultados concretos. Foto: María Peña/Impremedia

“Es difícil imaginar que veremos algún cambio drástico en la forma en que la Administración Obama ha estado tratando a estos refugiados que vienen a EEUU, principalmente de Centroamérica”, observó.

En ese sentido, García Hernández vaticinó que lo más probable es que haya una continuación de la política actual, y que EEUU siga ayudando a México a reforzar su seguridad fronteriza para impedir el paso a los migrantes centroamericanos, “y así sentirnos bien de que hay menos migración de estos niños”.

García Hernández tachó como una “farsa” que EEUU pretenda que “a diario” familias y menores tengan que representarse ante un tribunal de Inmigración, sin la ayuda de un abogado, sin tener un alto nivel de educación, sin entender el sistema legal, y sin hablar inglés.

El experto participó hoy en un foro en Denver sobre la “criminalización” de los inmigrantes y el lucrativo negocio de los centros de detención privados, organizado por el Instituto para Justicia e Inmigración (IJJ, por su sigla en inglés).

Por su parte, Corey Oser, directora de programas para “Global Hotlines” del proyecto “Polaris”, consideró que su grupo espera que EEUU “asuma sus responsabilidades de revisar apropiadamente los casos de quienes solicitan asilo, y proveer protección a los refugiados”.

La cumbre global debe delinear estrategias clave para “reducir los riesgos durante la migración, incluyendo el tráfico humano”, según Oser, cuyo grupo ofrece ayuda a víctimas de la trata de personas y colabora con el grupo Consejo Ciudadano en México.

El consenso de los expertos consultados por este diario es que, en vez de agilizar la deportación de los indocumentados –o de poner a menores a defenderse solos frente a un juez de Inmigración-, el gobierno de EEUU tiene la obligación de considerar las circunstancias individuales de cada caso.