Crimen organizado no estaría detrás del asesinato de María Villar

Expertos en el tema aseguran que la española fue víctima de delincuentes que cada día, se vuelven más inhumanos con sus víctimas
Crimen organizado no estaría detrás del asesinato de María Villar
Isabel Miranda de Wallace asegura que actualmente, los secuestradores son más sanguinarios con sus víctimas.
Foto: EFE

En menos de dos días, la española María Villar Galaz, de 39 años, desapareció en un taxi, fue secuestrada, intentaron sacar dinero de sus tarjetas bancarias, sus familiares fueron extorsionados y ella asesinada en una secuencia de hechos que por la velocidad, llama la atención de los más combativos activistas contra el secuestro.

“Sorprende mucho porque fue tan rápido el desenlace”, observó Isabel Miranda de Wallace, directora de “Alto al Secuestro”, una organización que fundó tras el secuestro y muerte de su hijo Hugo Alberto, una negociación con sus captores que duró semanas hasta que ella descubrió que a los secuestradores se les pasaron los golpes, pero nunca encontró el cuerpo.

Villar Galaz, en cambio, apareció pronto tirada en un canal de aguas negras del Estado de México, atada de pies y manos, y con una bolsa en la cabeza, a pesar de que sus familiares –encabezados por el director de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar– pagaron alrededor de 3.000 dólares para su liberación.

La coordinadora Nacional Antisecuestro, Patricia Bugarín, dijo este jueves a la prensa local que por las características del caso y luego de analizar videos, audios y datos del teléfono, parece, más bien, un caso atípico y no se aprecian características del crimen organizado.

Loading the player...

“Pareciera un delito cometido al azar: pudiera ser el caso de que alguien escuchó hablar de la víctima y consideraron (lucrativo) hacerlo”.

Villar Galaz era una trabajadora ejecutiva de IBM; además de emparentar con un miembro importante en el mundo deportivo internacional.

“Los secuestradores son cada vez más crueles, lastiman de manera innecesaria a sus víctimas y de manera absurda, cobran el rescate aunque no van a liberar a la persona secuestrada”, agregó Miranda.

De acuerdo con las estadísticas de “Alto al Secuestro”, desde 2006 se contabilizan 7.776 plagios, en los cuales, alrededor del 16% de las personas fueron asesinadas. Esto es poco más de 1200.

En un análisis de la organización “México denuncia” se afirma que la impunidad ha alcanzado hasta a las clases más pobres: desde la década de 1970 hasta finales de 1990, las víctimas eran empresarios de alto perfil; en los últimos 16 años, se incrementó el número de casos de clase media-alta y actualmente, cualquier persona puede ser secuestrada, “hasta los más pobres”.

La Ciudad de México -donde raptaron a la española- ocupa el quinto lugar en todo el país con mayor número de casos de secuestro. Miranda de Wallace considera que el problema central es que los esfuerzos nacionales no empatan con los esfuerzos locales. “No existe un plan nacional”.