El plan de Twitter para quedarse con el deporte en vivo

NFL y la conocida red social dieron juntas un paso firme hacia una nueva era en las transmisiones deportivas
El plan de Twitter para quedarse con el deporte en vivo
La estrategia de Twitter empieza por la NFL
Foto: LA NACION / Sebastián Domenech

“No te metas en líos, cuidado con las mujeres que no conocés y nada de Twitter”, es el consejo de un asesor financiero a la estrella del fútbol americano que arrasa en los VIPs de las discotecas y no mide consecuencias en las redes sociales, justo cuando es contratado por una nueva franquicia. La escena es de la serie Ballers ( HBO) que describe la trastienda de grandezas y miserias del deporte más popular de los Estados Unidos. Twitter es visto como un peligro latente para los jugadores rápidos para embarrarla y lentos para reflexionar.

En la vida real la NFL tiene otra postura con respecto a Twitter. Las dos organizaciones dieron juntas un paso firme hacia una nueva era en las transmisiones deportivas. Este jueves por la noche se pudo ver el segundo de diez partidos que se ofrecen gratis en dispositivos móviles, computadoras y plataformas como Apple TV, Amazon Fire y Xbox. Con calidad HD y la posibilidad de mantener una conversación mientras se observan las acciones, el entusiasmo se vio reflejado en las mediciones que tuvo el primer partido: 2.3 millones de usuarios vieron el streaming con un promedio de 243 mil espectadores durante toda la transmisión. Twitter consigue posicionarse como referencia de todo aquello que sucede “En Vivo”, mientras que la NFL consigue un contacto directo con fanáticos que están al otro lado del mundo mientras en sus televisores tal vez miran otros deportes.

Los números televisivos, de todos modos, son abrumadores con respecto a la audiencia de la NFL en Twitter: el mismo partido entre New York Jets y Buffalo Bills fue visto por 48 millones de televidentes. Pero el dato llamativo estuvo en la fidelidad comparada entre unos y otros seguidores: el espectador televisivo estuvo en promedio 25 minutos frente a la pantalla, mientras que la permanencia en Twitter fue de 22 minutos. Es muy poca la diferencia. Twitter pagó 10 millones de dólares por los derechos de los diez partidos de los jueves y el gran desafío que se le presenta es cómo introducirá publicidad en las numerosas pausas que tiene el fútbol americano. Algunos analistas de medios y publicidad aseguran que con 3 segundos de visualización en Twitter alcanza para retener una marca comercial.

Debajo de esta experiencia se analizan nuevos comportamientos y escenarios futuros. Los aficionados deportivos encontraron en Twitter un canal ideal para comentar y debatir las acciones del juego mientras lo miran. Esa posibilidad está integrada en la misma acción en este tipo de transmisiones. El tipo de streaming ya habla de toda una novedad para la industria: vincular un dispositivo como Apple TV a una pantalla y seguir un partido desde una aplicación, significa crear un nuevo ecosistema de transmisión que en un mismo paso se saltea al canal de deportes y al operador de cable ¿Será tan así el futuro de las transmisiones deportivas? Las nuevas generaciones, en épocas en las que cualquier usuario puede transmitir en vivo lo que se le ocurra, toman con mayor naturalidad aquello que los “viejos” fanáticos del deporte ven como un violento cambio de formatos. La discusión con “hashtags” versus los gritos al televisor es el nuevo enfrentamiento.

La tecnología permite implementar novedades que luego se adaptarán a los usuarios y encontrarán sus carriles comerciales y legales. Twitter en su alianza con la NFL da un paso seguro hacia lo que podría ser uno de los tantos futuros de las transmisiones deportivas. Nada que no se haya intentado antes en las canchas del ascenso, con el esfuerzo de las emisiones partidarias, para que los hinchas ausentes del estadio pudieran seguir las actuaciones de sus equipos con una webcam. Lo artesanal también tiene su encanto.

Esto tiene otra dimensión de inversión y calidad. No falta tanto para que veamos qué otros deportes seguirán este camino. Lo que ya sabemos es que los espectadores se volvieron móviles y la NFL fue la primera organización deportiva en salir a cazarlos. Como Pokemones.