Unen fuerzas para exigir el cierre de la prisión de Rikers Island

Activistas y políticos realizarán una multitudinaria manifestación el sábado para pedir al Alcalde que se clausure la violenta prisión de Nueva York
Unen fuerzas para exigir el cierre de la prisión de Rikers Island
Khalil Cumberbatch y Glenn Martin, que estuvieron presos en Rikers Island, promueven la marcha por el cierre del penal, junto a la activista Melody Lee.
Foto: El Diario

En 1932 Rikers Island se convirtió en una prisión que esperaba rehabilitar a los detenidos que pasaran por allí para reintegrarlos a la sociedad, pero no solamente ha fallado en su objetivo sino que se ha convertido en un templo a la violencia, según aseguran activistas, exreclusos y líderes políticos que exigen que la cárcel se clausure inmediatamente.

Y con la intención de pedirle al alcalde Bill de Blasio que no le de más vueltas al asunto, y que asuma con responsabilidad política medidas definitivas y ordene el cierre de la prisión neoyorquina, decenas de organizaciones marcharán hoy desde Astoria, en Queens, hasta la infame cárcel en la que diariamente se registran hechos de violencia contra presos y guardias.

Rikers es una carnicería humana. Allí hay una cultura de violencia que es irreversible y no cerrarla es perpetuar la perversión”, comentó Khalil Cumberbatch, de 34 años, quien estuvo en ese penal en el 2007. “El abuso físico es enorme, pero el sicológico es peor y Rikers hace que te conviertas en algo que no quieres ser”.

Asimismo Glenn Martin, fundador de la organización JustLeadershipUSA, quien también estuvo detenido en ese penal, responsabilizó a De Blasio de no tomar una medida que le ponga freno al infierno que se vive en Rikers y aseguró que además de cerrar ese penal debe promoverse un plan de reforma y seguimiento que ayude a los reclusos y que genere más justicia.

“No hay manera de arreglarla y no tiene sentido seguir invirtiendo en un sistema que no es efectivo; luego de cerrarla la justicia tiene que ser parte de la ecuación”, comentó el activista. “La presidenta del Concejo ha manifestado su apoyo con el cierre, pero si el Alcalde realmente quiere ser un líder progresista debe hacerlo ya, pues cuando se trata de seres humanos los costos no pueden ser el freno y él está siendo un obstáculo”.

COBERTURA ESPECIAL SOBRE RIKERS ISLAND

Activistas de la organizacion " Stop Mass Incarcelation, protestan a la entrada de las prision de Rikers Island, en Queens. NYC.
Activistas de la organizacion ” Stop Mass Incarcelation, protestan a la entrada de las prision de Rikers Island, en Queens. NYC. Foto: Archivo

Discriminan a los pobres

El senador estatal Gustavo Rivera recalcó que la famosa prisión legitima la discriminación hacia las comunidades de bajos ingresos, pues gran parte de los detenidos son personas que no cuentan con recursos para esperar el juicio fuera de las rejas.

“La realidad es que el 80 por ciento de las personas detenidas en Rikers Island están a la espera de su juicio, ya que no tienen los recursos necesarios para pagar su fianza”, dijo, al tiempo que reiteró la denuncia en la que coinciden quienes se oponen a la existencia de ese penal.

“A pesar de que ningún jurado ha determinado que la mayoría de estos neoyorquinos son culpables de haber cometido un crimen, estas personas están expuestas a una ‘cultura de violencia’ que incluye desde dolorosas golpizas hasta estancias prolongadas en régimen de aislamiento”, manifestó el legislador de Nueva York, agregando que a nivel económico también es una carga que podría usarse mejor.

Cuesta más de $ 200,000 al año por cada persona detenida. Es hora de cerrar Rikers e invertir nuestros recursos en iniciativas, como la Ley de Fianzas Caritativas que logré aprobar en el año 2012, y en instalaciones que se enfoquen en la seguridad, la justicia y la rehabilitación”.

Entre tanto, Thomas Safian, director de la organización Refoundry, que promueve también el cierre de la prisión, definió a Rikers como un ejemplo de que el sistema de justicia penal está roto y enfatizó que las consecuencias de la cultura de violencia que impera en esa cárcel no afecta solo a los reclusos sino a los empleados y guardias.

“El sistema de brutalidad que ha reinado en Rikers Island durante casi un siglo ocasiona daños irreversibles en aquellos que son enviados allí, al igual que en muchos de los que trabajan ahí”, dijo.

La presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, también ha manifestado su apoyo a la idea de cerrar la prisión, en favor de un nuevo rumbo al sistema de justicia penal.

“Durante mucho tiempo, esta cárcel se ha destacado no por ser sinónimo de justicia, sino de venganza”, aseguró sobre Rikers.

Alcaldía analiza la petición

Y aunque los líderes y activistas que abogan por el cierre de Rikers Island insisten en que el alcalde De Blasio no ha mostrado su voluntad para acabar con el infierno que significa esa prisión, pues está empecinado en promover cambios que no son suficientes, la Alcaldía asegura que actualmente está comprometida en el tema y que siguen analizando si es posible clausurar el centro de detención.

“La creación de una cultura de seguridad en nuestras cárceles es nuestra prioridad – hoy, no dentro de un año”, aseguró Natalie Grybauskas, vocera de la administración De Blasio. “Mientras que la Ciudad continúa examinando si el cierre de Rikers Island es factible y continua trabajando con la Comisión de Lippman, nuestro actual objetivo sigue siendo la reforma del sistema penitenciario que hará que nuestras cárceles sean más seguras ahora”.

Melody Lee, cofundadora de la asociación Katal, urgió al mandatario para que garantice la protección de los derechos de los reclusos, cerrando un penal que a todas luces solo crea círculos violentos en los que la única manera de sobrevivir es volverse violento también.

“Rikers es emblema de corrupción, represión y una violencia brutal que no hace ningún bien”, concluyó.

Marcha y vigilia hoy por el cierre:

  • Unos 100 grupos defensores de derechos humanos se unirán hoy desde la 1:00 p.m. hasta las 5:30 p.m. junto a varios oficiales electos como los concejales Antonio Reynoso y Daniel Dromm, para pedir el cierre de la prisión. El senador estatal Gustavo Rivera también estará allí.
  • La marcha empezará en Astoria, Queens, en la 30 Avenida con la calle Steinway, a la 1:00 p.m. y caminarán hasta el puente de Rikers.
  • A las 4:00 p.m. habrá una vigilia en la esquina de la Avenida 19 y calle Hazen, al pie del puente de Rikers.
  • Aquí puedes ver el recorrido que tendrá la marcha : http://www.closerikers.org/event/closerikers-march-rally-vigil/

Cambios realizados en Rikers por De Blasio:

  • El pasado 1 de septiembre el Alcalde anunció el uso de pistolas eléctricas en casos de violencia extrema como parte de las nuevas medidas que adoptará la Ciudad de Nueva York para velar por la seguridad en Rikers.
  • En julio pasado, en un programa de $300 millones, el Alcalde anunció que no habrá menores privados de la libertad en Rikers Island y que los detenidos entre 16 y 17 años serán enviados a un centro de detención en El Bronx.
  • En febrero pasado manifestó que cerrar Rikers Island costaría miles de millones de dólares por lo que vio la opción como algo muy complicado.
  • En septiembre del 2015 el Concejo Municipal aprobó 8 proyectos para que se conociera públicamente información sobre Rikers Island como la clasificación demográfica de los reclusos, los cargos y las fianzas que enfrentan, sus derechos y los reglamentos referidos al uso de fuerza de los guardias.
  • En junio del 2015 la Ciudad anunció cambios en Rikers Island sobre el uso de fuerza y la implementación de cámaras corporales para los agentes de correccionales.
  • La ciudad de Nueva York pagó $13.1 millones en el 2015 para hacer frente a indemnizaciones, judiciales y extrajudiciales, planteadas en demandas y quejas de víctimas de violencia en las correccionales de la ciudad, particularmente en Rikers Island.
  • El año pasado se interpusieron 2,846 quejas ante el Departamento de Correccionales, un 27% más que en 2014 y un 172% más que hace siete años. La mayor parte de los problemas llegan de la prisión de Rikers Island.
  • La Ciudad asegura que en 2015 se redujo un 23% el uso serio de fuerza y los ataques de presos a personal de prisiones han disminuido un 11%.
  • El número de peleas y agresiones en el año fiscal 2015 fue de 9,424, mientras que el el 2014 fue de 8,827.
  • Los incidentes de apuñalamientos y cortaduras se elevaron de 88 a 108 en el año 2015
  • En el 2014 un grupo de 11 reclusos de Rikers Island presentó una demanda contra la Ciudad por los atropellos que se registran en el penal y el fiscal Preet Bharara entregó un informe donde determinó que existe un patrón de uso excesivo de fuerza y violencia en esa prisión.

Rikers en cifras:

  • Defensores de los reclusos de Rikers Island afirman que actualmente el 85% de los 8,000 prisioneros están allí sin haber sido acusados todavía.
  • La mayoría de ellos tiene que esperar el proceso encerrados porque no tienen ingresos para pagar sus fianzas, que principalmente no superan los $2,000.
  • Casi el 90% de los detenidos en Rikers Island son latinos y negros y provienen de vecindarios muy pobres.
  • Mantener a un recluso allí le cuesta a la Ciudad $208,000 anuales.