Universitarios piden subsidio para la MetroCard

“Pagar por mi MetroCard no me debería de dar más estrés que mis finales”
Sigue a El Diario NY en Facebook
Universitarios piden subsidio para la MetroCard
Alejandro Brown escribe. "Soy un estudiante viviendo solo y no debo de sacrificar comida para llegar a mi clase".

Desde temprana edad, Alejandro Brown, de 27 años, ha estado consciente de la importancia del transporte público y los sacrificios que las familias de bajos ingresos tienen que hacer para ser móviles. Cuando él y su madre puertorriqueña vivían en White Plains, ella tomaba el bus en vez del tren Metro-North para ahorrar cuando visitaba su familia en Brooklyn.

Ahora, como estudiante de planificación urbana en la universidad de Hunter, Brown tiene que hacer sus propios sacrificios para comprarse una tarjeta de metro ilimitada cada mes. “Es un reto. Uno tiene que pensar en cada dólar y empezar a entender lo que es importante”, dijo Brown. Comprar un pase mensual significa sacrificar comer afuera o salir con sus amigos.

Estudiantes al frente de la Universidad de Hunter escriben porque quieren tarifas más baratas.
Estudiantes al frente de la Universidad de Hunter escriben porque quieren tarifas más baratas.

Brown es uno de los líderes de proyecto en la campaña Straphangers que el jueves comenzó una gira universitaria para solicitarle a Bill de Blasio que rebaje el costo del transporte público para los neoyorquinos de bajos ingresos. Aunque este tipo de subsidio se ofrece a estudiantes menores de 18 y ciudadanos mayores, la clase trabajadora y estudiantes universitario no tiene el mismo beneficio. En CUNY, más de 40,000 estudiantes (o un 18% del estudiantado) viven en hogares que ganan menos de $10,000 anuales.

El recorrido de las organizaciones Riders Alliance, el Grupo de Investigación para el Interés Público en Nueva York (NYPIRG por sus siglas en inglés), y la Sociedad de Servicio Comunitario (CSS) empezó al frente de Hunter College en la calle 68 y avenida Lexington. Allí recogieron cientos de firmas de estudiantes y tomaron fotos con sus razones por la cual quieren que baje el costo.

“Pagar por mi MetroCard no me debería de dar más estrés que mis finales”, leía el cartel de Kevin Park, de 23 años. El estudiante de estudios asiáticos-americanos tiene 3 trabajos para poder cubrir el costo de ir a la universidad. “El transporte público es un problema de equidad. Las personas que están más afectadas son las de bajos ingresos”, dijo.

Un reporte del CSS publicado este año concluyó que los neoyorquinos pobres necesitan más del transporte público con 58% diciendo que dependen de los autobuses y metro para navegar la ciudad mientras que solo el 15% depende de autos.

Sin embargo, uno de cada cuatro individuos de bajos ingresos en edad laboral dijeron que el costo de la MetroCard evitó que pudieran acceder reuniones importantes como citas médicas. Los latinos de bajos ingresos son los más afectados con el 35% diciendo que no pudieron acceder citas importantes, comparado con 26% de afroamericanos, y el 6% de blancos.

“Las comunidades afroamericanas y latinas son las más afectadas”, dijo Harold Stolper economista y unos de los autores del reporte de CSS. “Ellos están viviendo más desconectados económicamente, más lejos, y tienen más dificultades accesando el transporte público”, añadió.

La propuesta que están presentando pide que todos los residentes de 18 a 64 años en hogares donde el ingreso es menos que el nivel de pobreza federal puedan acceder MetroCards a mitad de precio. CSS estima que 800,000 neoyorquinos pudieran beneficiarse del descuento, ahorrándole $700 anuales a los viajeros.

“Esto es una crisis. Si los estudiantes de bajos recursos no pueden ir a las clases que los van ayudar a obtener un trabajo cuando se gradúen, pues no hay oportunidad real de movilidad ascendente,” expresó Rebecca Bailin del Riders Alliance.

La MTA está controlada por el estado, pero la campaña quiere trabajar con la alcaldía ya que la propuesta afecta a los residentes de la ciudad. La oficina de Bill de Blasio dijo que la propuesta tiene que ser analizada en el contexto del presupuesto de la ciudad. “El año pasado, la administración de De Blasio comprometió una contribución sin precedentes de $2.5 mil millones para el MTA”, dijo Austin Finan, vocero de la Alcaldía.

CIFRAS

  • 27% de las personas desempleadas dijeron que el costo del tránsito público no los dejó buscar trabajo lejos de donde viven.
  • Dentro de las personas de bajos ingresos de edad de trabajar, los latinos son 5 veces más propensos a reportar que por el costo del metro no pudieron ir a una cita importante como ir al médico.
  • Los latinos son dos veces más probable que a no poder encontrar o adquirir trabajos lejos de donde viven por el costo.
  • Para los neoyorquinos que viven debajo del nivel federal de pobreza, sólo el 30% de los que viven en la Ciudad de Nueva York tienen acceso a un vehículo en la casa, comparado con 72% en el estado y 83% en el resto de la nación.
  • 29% de los neoyorquinos de bajos ingresos de 18-62 años dicen que el problema más grande con el metro es el costo.
  • El costo anual de comprar una MetroCard ilimitada de 30 días es $1,400, o casi el 12% del ingreso anual de un individuo asalariado bajo el nivel de pobreza.