EEUU felicita a Santos por el Premio Nobel de la Paz

El consenso entre la clase política y grupos de la sociedad civil es que el premio ayudará a fortalecer el proceso de paz, en un momento coyuntural para Colombia tras el voto de "no" al acuerdo de paz el domingo pasado.
EEUU felicita a Santos por el Premio Nobel de la Paz
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri firmaron un acuerdo de paz que no fue ratificado en el referendo.
Foto: Mario Tama / Getty Images

WASHINGTON.– El presidente Barack Obama, grupos humanitarios y líderes de la comunidad colombiana felicitaron este viernes al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, por recibir el Premio Nobel de la Paz, y expresaron su deseo de que el galardón ayude a fortalecer el proceso de pacificación en Colombia.

En un comunicado emitido esta tarde por la Casa Blanca, Obama felicitó a Santos y consideró que el Comité Nobel “tomó la decisión correcta en reconocer sus incansables esfuerzos para lograr una paz justa y duradera a Colombia”.

Obama también felicitó a los colombianos que “han demostrado una extraordinaria resistencia durante varias décadas”, y ahora tienen la oportunidad de crear un futuro “definido por el progreso que puede venir de una paz justa y duradera”.

Asimismo, Obama reiteró el continuo respaldo de EEUU a Santos y al pueblo de Colombia, a través de “Paz Colombia”,  para “reforzar los avances de seguridad, reintegrar a los ex combatientes en la sociedad y extender oportunidad y el estado de derecho”.

El mandatario reconoció que el referendo contra el acuerdo de paz el domingo pasado es señal de que “todavía queda trabajo por hacer” para construir un futuro en paz, pero de que también está en marcha el “diálogo nacional” que necesita Colombia, apoyándose en el impulso “creado por los cuatro años de difíciles negociaciones”.

El vicepresidente, Joe Biden, también secundó  los elogios a Santos y el compromiso de EEUU con la paz en el país sudamericano.

Horas antes, al concluir una reunión con el canciller francés,  Jean-Marc Ayrault, el secretario de Estado, John Kerry, felicitó a Santos por sus “valientes esfuerzos” de pacificación, y expresó el deseo de la Administración Obama de que el proceso funcione y logre “superar los obstáculos que permanecen” en pie.

Kerry dijo que hablará más tarde con el expresidente Alvaro Uribe, quien lideró el movimiento en contra del acuerdo de paz, “para ver cómo nosotros podemos alentar eso”.

El Comité Nobel de Noruega hizo el sorpresivo anuncio desde Oslo de que otorga el galardón a Santos “por sus decididos esfuerzos para poner fin a más de 50 años de guerra civil” en Colombia.

La concesión del premio se produjo cinco días después del fracaso de un referendo sobre el acuerdo de paz firmado la semana pasada entre Santos y las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tras cuatro años de delicadas negociaciones con la mediación de La Habana.

El comité dejó en claro que el voto del “no”  -que ganó con menos del o.5% de apoyo- fue al contenido del polémico acuerdo y no a la paz en sí, por lo que el premio es un “tributo” tanto para el pueblo como para las víctimas de la guerra.

El conflicto civil más prolongado de las Américas ha dejado más de 220,000 muertos y el desplazamiento de más de seis millones de personas, y su resolución fue uno de los objetivos de Santos al llegar al poder.

Desde EEUU, donde viven hasta dos millones de colombianos, grupos de la sociedad civil aplaudieron la concesión del premio, y expresaron su deseo de que éste sirva para fortalecer el proceso de paz.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de “Human Rights Watch” (HRW) dijo que su entidad humanitaria espera que este reconocimiento “fortalezca los esfuerzos en Colombia para lograr un acuerdo de paz con un sólido componente de justicia, que siente las bases de una paz duradera luego de más de medio siglo de violencia brutal”.

Cristina Espinel,  copresidenta del “Colombia Human Rights Committee” y representante de “Colombianos en EEUU por el Sí a la Paz” (COSIPAZ)  dijo a este diario que el premio a Santos “no solo ayuda a mantener el impulso de las negociaciones de paz sino que demuestra el apoyo de la comunidad internacional al proceso”.

Incertidumbre sobre el futuro del proceso

Sin embargo, Adam Isacson, analista de la Oficina en Washington para América Latina (WOLA),  un centro de estudios políticos, consideró que, tras el fracaso del referendo, Santos “ha estado negociando con Uribe desde una posición de debilidad política”, y el Premio Nobel “no necesariamente le da la ventaja sobre Uribe ahora, aunque sí empuja la correlación de fuerzas a su favor”.

Si el proceso de paz colapsa en Colombia, Uribe recibirá la mayor parte de la culpa, y lo sabe. Esto incrementa las presiones para que él colabore con Santos. (Uribe) tendrá que ceder más de lo que hubiese hecho de otra forma”, sostuvo Isacson.

El experto de WOLA puso el ejemplo del expresidente costarricense, Oscar Arias, cuando consiguió el mismo galardón en 1987:  cuando la Administración Reagan se opuso firmemente a sus esfuerzos para la negociaciones de paz en Centroamérica, el  premio le dio un “enorme empujón”, y EEUU terminó apoyando el proceso de paz tras la elección del republicano George H.W. Bush.

Esa política de apoyo estuvo liderada por Bernie Aronson,  el mismo diplomático que ahora es el enviado especial de EEUU para el proceso de paz en Colombia.

Las FARC han dicho que respetarán el cese al fuego, que vence el próximo 31 de octubre. El miércoles pasado, en una reunión de casi cuatro horas -su primer encuentro en seis años- tanto Santos como Uribe se comprometieron  a trabajar juntos para resolver la crisis política desatada tras el referendo del domingo pasado.

El embajador de Colombia ante la Casa Blanca, Juan Carlos Pinzón, afirmó a la prensa que la concesión del premio debe ayudar a consolidar la paz, unir a los colombianos y “romper la polarización.

“Tenemos una oportunidad  de continuar trabajando juntos para lo que el presidente Santos llamó el premio más importante— una Colombia en paz”, puntualizó el diplomático más adelante en un comunicado.