La ciudad de San José a todos sus inmigrantes: “los vamos a respaldar”

La ciudad enclavada en la sede tecnológica del país (Silicón Valley) depende de los inmigrantes y ha prometido una agresiva campaña de protección y ayuda para la era Trump, inclusive ayudando a las iglesias a facilitar santuario físico.
Sigue a El Diario NY en Facebook
La ciudad de San José a todos sus inmigrantes: “los vamos a respaldar”

La ciudad de San José, la tercera más populosa de California y metrópolis del tecnológico “Valle del Silicio” (Silicon Valley) , aprobó esta semana un ambicioso plan de protección de los inmigrantes que pretende desplegar la mayor cantidad de recursos posibles en defensa de esa comunidad y convertirla en un “santuario”.

El voto del concilio municipal fue abrumador: 9-1 a favor de la medida.

El plan, articulado en un memo titulado “Respuesta coordinada a las necesidades inmigrantes”, es ambicioso e incluye iniciativas que no han sido discutidas abiertamente en otras ciudades, como por ejemplo, cambiar códigos citadinos para permitir residencia temporal en las iglesias que decidan ofrecer santuario a indocumentados con temor inminente de deportación.

Como otras ciudades del país con una población inmigrante de buen tamaño, San José propone además invertir en ayudar a la defensa legal de inmigrantes y la creación de “espacios seguros” en locales públicos como bibliotecas y centros comunitarios, para realizar clínicas legales  y ofrecer información a los inmigrantes.

Aunque hace ya dos años que la ciudad creó una Oficina de Asuntos de los Inmigrantes (principalmente para ayudar con DACA y DAPA, cuando este programa se anunció), la elección de Trump le ha dado nuevo impulso al asunto, explicó su alcalde Sam Liccardo.

De hecho, poco después de la elección de Trump, el alcalde Liccardo publicó una carta abierta a los inmigrantes de su ciudad, en inglés y español, en la página de la ciudad y otras plataformas. La carta se tituló: “Los vamos a respaldar”.

La carta puede leerse aquí.

“Algunos de nuestros vecinos, amigos y familiares temen los cambios en las reglas de inmigración que podrían separar a sus familias”, reza la carta. “Busco transmitir un mensaje sencillo a nuestra maravillosamente diversa comunidad: los vamos a respaldar”.

Reacción tras las elecciones

Pocos días después, a principios de diciembre, el alcalde apareció en una rueda de prensa con el jefe de policía de San José, el cónsul de México, concejales y líderes religiosos, para asegurar que las autoridades no tolerarían los delitos de odio ni se prestaría para aplicar las leyes de inmigración.

El jefe de policía Eddie García, habló primero en español antes de hacerlo en inglés a la prensa reunida ese día de principios de diciembre.

“Estoy aquí para tranquilizar a nuestra comunidad de que nuestra postura de inmigración no cambiará. No ha hecho y no hará cumplir las leyes federales de inmigración. Simplemente no es nuestra misión”, dijo el jefe de policía Eddie García. “Tenemos que respetar a todos nuestros residentes los documentados e indocumentados igualmente. Hemos disfrutado una fuerte relación con la comunidad, no haremos nada para destruir ese tipo de cooperación”.

García dijo que esa relación ha permitido mejorar su efectividad en combatir el crimen y asistir a las víctimas.

San José está en el Norte de California, unas 50 millas al sur de San Francisco y tiene poco más de 1 millón de habitantes, de los cuales casi el 40% -de los adultos- es un inmigrante.

En una entrevista con La Opinión, el alcalde de San José Sam Liccardo dijo que el secreto de la prosperidad de San José estriba precisamente en su reputación de ofrecer la bienvenida a talentos y trabajadores de todo el mundo.

“Dependemos de ellos para mantener nuestro liderazgo en innovación y cultura”, dijo Liccardo, agregando que al menos la mitad de las emprendimientos (start-ups) en el Silicon Valley los inició un empresario extranjero”.

Resistencia contra Obama

San José, y el condado de Santa Clara en el que está enclavada la ciudad, se ha convertido en uno de los centros más importantes de resistencia a la colaboración de policías y autoridades locales con las federales y de inmigración.

De hecho, fue uno de los primeros en oponerse a participar en el programa Comunidades Seguras, que comenzó a ser instituido en 2008 y del que Santa Clara se salió en 2011, cuando el gobierno de Obama aún aseguraba que su aplicación era obligatoria. No fue hasta 2014 que el gobierno de Obama suspendió el programa, que implicaba una colaboración muy estrecha entre policías locales y ICE.

La oposición a Trump ha sido una constante en el Valley, sede de las empresas de innovación tecnológica del país, desde que este lanzó su campaña y propuso tomar medidas para deportar a millones y criticó las visas de entrada de extranjeros al país.

Dos semanas antes de la elección, 140 líderes de negocios de la región –incluyendo Apple, Twitter, eBay y Wikipedia- escribieron una carta abierta argumentando que la llegada de Trump a la presidencia sería “un desastre para la innovación”.

Silicon Valley depende de inmigrantes

Pero aparte de los ingenieros o empresarios extranjeros, también son decenas de miles los inmigrantes de clase trabajadora que asisten en diversos empleos en todo San José y que son importantes para el funcionamiento del Silicon Valley.

“Hay una gran comunidad inmigrante en el área”, dijo Marisela Gutiérrez, directora ejecutiva de SIREN, Services Immigrant Rights and Education Network. “En las empresas tecnológicas pero también en otros negocios alrededor de la misma, los restaurantes y los janitors que trabajan en esas compañías”. 

Las llamadas a las organizaciones como SIREN, grupos no lucrativos que asisten a los inmigrantes, “se han triplicado” en los últimos dos meses, dijo Gutiérrez quien dijo que su organización ha manejado al menos 1500 llamadas y 700 consultas en ese tiempo. 

“Las necesidades son mucho mayores de lo que nosotros podemos hacer”, dijo el alcalde Liccardo, quien dijo no querer dar la impresión de que la ciudad puede impedir que agentes de ICE arresten a alguien si esa persona es deportable.

“No podemos detener el trabajo del gobierno federal, pero si podemos utilizar recursos para asegurarnos que la comunidad está informada, es referida a recursos legales que pueden protegerla y que definitivamente no es el trabajo de nuestra policía el preguntar quien es o no es documentado”, apuntó.

El alcalde dijo que la ciudad aún debe identificar recursos en su presupuesto para implementar el plan pero que lo hará en las próximas semanas y dijo no estar demasiado preocupado por las amenazas del presidente electo Donald Trump y de congresistas, de que castigarán quitando fondos federales a las ciudades santuario.

“Si bien es cierto que casi todo lo que  hará Trump nos preocupa, no sabemos exactamente qué hará, ya que todo cambia cada vez que tuitea”, dijo el edil. “No creo que la ciudad de San José esté en peligro de perder fondos porque según lo que sabemos de la ley, el Congreso no puede retirar fondos federales, por ejemplo, para transporte, solo porque no hacemos lo que ellos quieren en materia de inmigración”.

“La Corte Suprema puede cambiar la ley, pero por ahora esa no es la realidad legal”, agregó.

Gutierrez indicó que están satisfechos con la actitud de la ciudad y el condado, pero que esperan ver más inversión en las organizaciones que pueden dar la asistencia directa a los inmigrantes.

“Es una capacidad que nos hace falta ampliar”, dijo, comparando a lo que viene con un desastre meteorológico. “Tenemos que ser más fuertes y prepararnos, ya va a llegar la tormenta y tenemos que preparar las bolsas de arena los materiales necesarios para educar a la comunidad y  poner los sistemas para proteger y ayudar a la gente inmigrante”.

La activista dijo que el único problema que observó en recientes discusiones sobre asistencia a inmigrantes se dio en conversaciones de los supervisores del condado de Santa Clara para determinar quien recibirá ayuda legal y algunos se inclinaban por excluir a inmigrantes con un delito en su haber.

“Eso es muy limitante, ya que todo depende de cómo los clasifiquen, cualquier indocumentado puede ser un delincuente a los ojos de Trump”, apuntó.