La verdad sobre los sitios de citas: ¿sirven o no?

Hoy en día tener una cita en la era digital es un gran negocio, pero, ¿en realidad pueden ayudarte a encontrar a alguien especial?
Sigue a El Diario NY en Facebook
La verdad sobre los sitios de citas: ¿sirven o no?
Foto: Shutterstock

Puedes hacer casi todo en línea en la actualidad: comprobar tu saldo bancario, comprar zapatos, escoger un colchón y pedir un taxi. Así que cuando Roberta Caploe estaba lista para tener citas de nuevo luego de divorciarse, no les pidió a sus amigos que le arreglaran una ni tuvo la necesidad de frecuentar bares o clubes deportivos. Se inscribió en Jdate, un sitio de citas en línea para judíos solteros. “Todas las personas lo están haciendo”, comentó Caploe, publicista de 54 años que vive en la Ciudad de New York. “No fue una experiencia tan loca, aunque no lo creas”.

Las citas en línea han perdido el estigma de ser solo para los corazones solitarios. Basta con mirar la cantidad de gente que busca citas o parejas en los sitios y aplicaciones de búsqueda de pareja. De acuerdo a un estudio realizado por el Pew Research Center en el 2015, un 15% de adultos estadounidenses ha utilizado sitios de citas en línea (plataformas basadas en la web tal como Match.com) y aplicaciones de citas (apps basadas en la ubicación para teléfonos inteligentes tales como Tinder).

La participación de los de 18 a 24 años se ha triplicado desde el 2013 y la participación de los adultos mayores (baby boomers) se ha duplicado. De hecho, la gente mayor de 50 años es uno de los segmentos con mayor crecimiento. “Es producto de la normalidad creciente de utilizar aplicaciones de las redes sociales”, dice Moira Weigel, autora de “Labor of Love: The Invention of Online Dating” (Farrar, Straus & Giroux, 2016). “Nuestras identidades reales y en línea están cada vez más entrelazadas”.

Debido a este cambio cultural, los sitios de citas en línea tienen un alcance sin precedentes en nuestras vidas. Son los guardianes de una gran población de potenciales parejas, controlan a quienes conocemos y cómo. En forma colectiva, gastamos grandes sumas de dinero en buscar pareja, sin mencionar todo el tiempo y la substancial inversión emocional que le dedicamos.

Pero, ¿estos sitios funcionan de verdad? ¿Son seguros? ¿Algunos son mejores que otros? Se ha escrito tanto sobre las citas en línea, pero, hasta donde sabemos, nadie ha puesto los sitios a prueba.

Por lo tanto, Consumer Reports decidió encuestar a cerca de 115,000 suscriptores sobre sus citas en línea y sus experiencias con ellas. Ya que por lo general calificamos los productos (como refrigeradores) y servicios (como los bancos); esto es un territorio nuevo e inusual para nosotros. Pero mientras exploramos la posibilidad de llevar a cabo esta investigación, descubrimos que el 20% de nuestros suscriptores están divorciados o nunca se casaron y se podrían beneficiar de nuestros descubrimientos.

Nuestra encuesta incluyó a mucha gente que en algún punto utilizó un sitio web o una aplicación de citas además de un subconjunto de 9,600 encuestados que las utilizaron en los últimos 2 años. El grupo activo más recientemente calificó algunos sitios específicos.

Nuestros descubrimientos cuentan una historia casi contradictoria. Por un lado, los números indican que estos sitios ayudan a las personas a encontrar pareja. Un alto 44% de encuestados que probaron las citas en línea dijeron que la experiencia derivó en una relación seria a largo plazo o en matrimonio. Ese tipo de índice de conexión sobrepasaría por mucho los récords del Salón de la fama, al menos en béisbol.

Pero las respuestas del grupo más activo sugiere que se sienten muy frustrados. Les dieron a los servicios de citas en línea los puntajes de satisfacción más bajos que Consumer Reports ha visto para los servicios prestados, incluso más bajos que aquellos de los proveedores de servicio técnico, con desempeños muy bajos en nuestras calificaciones.

¿Qué está sucediendo? Bueno, encontrar una pareja puede ser un trabajo duro y agotador. “Tuve una cita con un hombre que resultó ser delincuente convicto. Otro hombre dijo tener 38 años pero tenía al menos 60”, dice Kate, una analista del gobierno de 33 años de Washington, D.C., que utilizó OKCupid, eHarmony y Tinder. “A veces voy a una cita solo para ver qué tan mal puede salir”.

El hecho es que las citas en línea son, que te diré, complicadas. Hay todo un rango de emociones humanas difíciles envueltas en esto: inseguridad, decepción, rechazo y tal vez duelo del corazón. Sin mencionar que implica mucho trabajo. “A veces nada hace clic”, dice Julien Nguyen, un diseñador de software de 30 años de Austin, Texas, que ha utilizado Bumble y Tinder. “Algunas veces, cualquier química que tuvimos al principio, simplemente se esfuma”.

Las limitaciones del mercado para “conocer pareja”

Tal vez, estar en el mercado para parejas no se puede comparar con la utilización de otros servicios. Michael Norton, Ph.D. un profesor de Harvard Business School, que estudia el comportamiento de los consumidores, piensa eso. Las citas en línea son diferentes a comprar digamos, un suéter, explica: “Una vez que decides el suéter que quieres, lo puedes tener. Pero con las citas, el suéter debe estar de acuerdo también”.

Otro motivo para los puntajes bajos de satisfacción puede ser que “la mayoría de los sitios de citas tienen cierta divergencia entre el modelo financiero de lucro y la experiencia del usuario ya que son financiados a través de tarifas de suscripción o publicidad”, dice Scott Kominers, Ph.D. un investigador adjunto en economía de Harvard University.

En otras palabras, ellos no tienen el incentivo para acelerar la experiencia. Si encuentras un compañero de vida en la primera cita, el sitio no obtiene mucho dinero de tu parte. Nuestra encuesta descubrió que entre los encuestados que dejaron de usar las citas en línea, el 20% de los hombres y el 40% de las mujeres lo hicieron porque no les gustó la calidad de la pareja que les tocaba. Tal vez es por eso, entre aquellos que dicen que han utilizado muchos sitios de citas, que el 28% haya utilizado 3 o 4 más.

Nuestra investigación también encontró que las citas en línea, sin importar lo incómodas y lo tardado que puedan ser, a menudo producen el resultado previsto si las utilizas de forma correcta, y perseveras.

¿Qué hace que un sitio sea perfecto?

Puedes encontrar a la persona indicada de forma más efectiva si eliges el sitio correcto, lo que significa determinar el grupo de personas que atiende y descubrir si un sitio grande o específico se adaptará más a tus necesidades. Nuestra encuesta demostró que OkCupid y Tinder, ambos gratuitos, eran más populares entre los jóvenes millenials que entre los de la generación X y los  adultos mayores (baby boomers), que es más probable que prefieran un sitio o un App con suscripción. Y descubrimos que los sitios gratuitos resultaban un tanto mejor que los de paga, tal vez porque ofrecen un mejor valor.

«Tal vez lo mejor sea comenzar tu búsqueda tratando primero con “los 3 grandes”:  Match.com, OkCupid y Plenty of Fish”, dice Scott Valdez, fundador de Virtual Dating Assistants, que ayuda a la gente a describir sus perfiles y luego maneja sus cuentas. “Estos 3 servicios están entre los sitios de citas más populares en el mundo, y cuando estás pescando, tiene sentido lanzar tu anzuelo en las lagunas con mayor población”.

Eso por lo general es cierto, a menos que tengas un factor de guía particular, tal como religión, raza o política, en cuyo caso puedes ir a un sitio específico tal como Jdate o BlackPeopleMeet. Kate, la analista de gobierno, ha comenzado a utilizar Tastebuds, un sitio basado en gustos musicales.

Muchos sitios de citas se basan en algoritmos buscadores de pareja de la misma forma que Netflix los utiliza para recomendar películas. Así que si vives en el área de Denver, eres un hombre soltero heterosexual que tiene alrededor de 50 años, le encanta viajar y no cree en la astrología, tus ‘encuentros’ (matches) pueden reflejar a mujeres que tengan intereses similares.

Las aplicaciones como Bumble, Grindr o Tinder utilizan elementos tales como tu ubicación y preferencia sexual. Tinder está configurado más como un juego, donde puedes empujar hacia la izquierda las fotos de las personas que no te interesan y hacia la derecha las de las personas que sí. Si el interés es mutuo, se pueden enviar mensajes entre ustedes. Debido a que estas aplicaciones están basadas en la proximidad y los usuarios no tienen que llenar perfiles extensos, muchos tienen la reputación de promover relaciones casuales en vez de duraderas.

Pero eso puede suceder en cualquier sitio, dice Laurie Davis Edwards, una coach profesional de citas y fundadora de eFlirt en Los Angeles, que ayuda a los clientes a navegar el mundo de las citas. “Es un mito que algunos sitios son mejores para conseguir una relación mientras otros son más para encuentros casuales”, dice. “Hay personas con diferentes intenciones en cada plataforma. Lo más importante es tu intención y utilizar la tecnología con esa mentalidad”.

Y ni las mejores uniones pueden justificar la más inefable de las cosas: la química. Joseph Lynn de 50 años, fue emparejado con una mujer que parecía perfecta. “Nos reunimos para a cenar y no hubo chispa entre nosotros”, recuerda él. “Ella me dijo: ‘Eres un hombre genial. No te lo tomes a mal, pero parece que estoy cenando con mi hermano’.  Yo estaba a punto de decirle lo mismo”.

Es claro, que no se pueden evitar las desilusiones. Nuestra encuesta descubrió que de aquellos que están renuentes a probar las citas en línea, el 21% de las mujeres y el 9% de los hombres dijeron que se debió a que conocían a alguien que tuvo una mala experiencia. Los veteranos de las citas en línea se vuelven expertos para darse cuenta cuándo un emparejamiento no saldrá bien. Cuando Marc Riolo, un jubilado de 67 años en Washington State, comenzó a tener citas en línea en sus 50 tardíos, “parecía que muchas de las mujeres estaban comprando un marido, solo me medían”, dijo. “Sentí que me estaban entrevistando para el puesto de esposo”.

No es sorprendente que oigas que las personas que pasan varios meses con las citas en línea, se frustran y luego se toman un descanso de varios meses. Pero la perseverancia resultó para Riolo: ha estado saliendo durante los últimos 9 años con una mujer que conoció en Yahoo Personals.

«Ella no tenía una agenda preconcebida; ambos queríamos solo a alguien con quien hacer cosas”, dijo. Ellos viven por separado pero pasan cerca de la mitad de la semana juntos. “Nuestros amigos dicen que tenemos una relación perfecta”.

Vince Manfredi, 61, que está divorciado y trabaja en publicidad en San Diego, descubrió que el engaño es muy común. “Tuve un par de citas con alguien que decía ser profesora universitaria”, recuerda. Lo que esa persona decía sobre dónde y que materias enseñaba cambiaba cada vez. “Al final, presioné y descubrí que no era de fiar y eso me desanimó”.

Edwards ha experimentado un patrón de mentiras. “La generación de los baby boomers tienden a mentir sobre su edad”, dice ella, “mientras que los más jóvenes de la generación X es más probable que mientan sobre sus ingresos”.

A Manfredi le gustaría que los sitios ofrecieran información verificada acerca de los usuarios. Pero eso va en contra de otra preocupación del usuario: la privacidad. Entre quienes estaban solteros en nuestra encuesta y que no probaron las citas en línea, uno de cada 10 dijo que les hubiera gustado probar pero tenían dudas, describiéndose como personas privadas (50%) y preocupados por la seguridad de los datos y la información (48%) y estafas (46%).

Cómo proteger tu privacidad

Ellos no están solos: Muchos de nosotros somos precavidos respecto al matrimonio de la tecnología y nuestra vida amorosa. Weigel apunta a las preocupaciones en la vida real, como la brecha de datos en 2015 del sitio de amoríos extramatrimoniales Ashley Madison, la que reveló detalles de los usuarios, incluidas sus direcciones de correo electrónico.

“O pienso en los amigos profesores en Tinder que tienen miedo de ver a sus estudiantes”, ella dice. Muchos sitios ofrecen consejos de sentido común sobre cómo protegerse, lo que incluye no compartir información de contacto personal de inmediato y tener las primeras citas en lugares públicos. Y si alguien te pide dinero, no lo envíes. El FBI declara que los estadounidenses perdieron más de $82 millones en fraude de citas en línea en los últimos 6 meses del 2014. (Ver “Evitar la Estafa del amor”, a continuación).

Para tener éxito en las citas en línea se requiere tener una idea realista sobre lo que los sitios pueden ofrecer y la paciencia para ir a muchas citas de café. “Estos sitio están hechos para conocer gente”, dice Christian Rudder, un cofundador de OkCupid.  Realmente “deberían llamarse presentaciones en línea, no citas en línea”.

Cuando Caploe volvió al juego de las citas, ella intentó mantener el proyecto en un plano divertido. “No lo fue, ‘Ahora necesito un hombre para completar mi vida’. Algunas personas ven las citas en línea como si fueran un segundo trabajo. Esa no soy yo”. Su estrategia para la primera cita fue pretender que era solo una reunión de negocios, “lo que hizo que fuera más fácil ir y ver qué pasaría”.

Hubo la vez en la que un hombre le mandó un mensaje en JDate y ella le contestó que no podían verse porque ella tenía dolor en la zona lumbar, “que es un problema muy común de los baby boomers”, ella cuenta ahora riéndose. Cuando se conocieron en persona, ella pensó que él era 10 veces más atractivo que en sus fotos. “Fuimos a una galería. Dimos una vuelta por Central Park y me compró un helado”, dijo. “Y eso fue todo. Hoy, 15 meses después, todavía permanecen juntos.

Guía de campo para los sitios de citas populares

SENIORPEOPLEMEET

Formato: Aplicación y Sitio web

Costo: $15 por mes durante 6 meses.

Público: Para solteros  mayores de 55 años.

Metodología: Respondes un cuestionario estándar de personalidad que hace énfasis en las actividades e intereses. Puedes especificar quién puede ver tu perfil.

Pros: Es simple de usar, incluso para los fóbicos a la tecnología. Establecer quien puede ver tu perfil es bueno si buscas salir con un rango de edad específico.

Cons: No hay opción para buscar uniones dentro de una cierta distancia o código postal, aunque puedes buscar dentro de un estado.

EHARMONY

Formato: Aplicación y sitio web

Costo: $20 por mes durante 12 meses.

Público: Personas que quieran ir con calma y conocerse mejor.

Metodología: el fundador de eHarmony, Neil Clark Warren, patentó la propiedad del sistema de búsqueda de parejas del sitio, el cual tiene una encuesta de 155 preguntas como núcleo.

Pros: El proceso guiado de comunicación alienta a los usuarios a conocerse entre ellos de forma gradual a través de avisos en vez de mensajes de formato libre.

Cons: Los usuarios no pueden buscar por su cuenta; el sitio envía uniones basadas en la información en los perfiles.

MATCH.COM

Formato: Aplicación y Sitio web

Costo: $21 por mes durante 6 meses.

Público: Solteros de más de 30 años que están listos para establecerse.

Metodología: Los usuarios llenan un cuestionario sobre ellos mismos (color de cabello, por ejemplo, o si tienen hijos) y qué es lo buscan (digamos, alguien de una religión particular).

Pros: Se lanzó en 1995 y tiene muchos servicios añadidos, incluida la capacidad de hablar o escribir por teléfono sin revelar el número telefónico.

Cons: El cuestionario es muy largo, por lo tanto, registrarse puede parecer arduo.

JDATE

Formato: Aplicación y sitio web

Costo: $19 por mes durante 6 meses.

Público: Judíos solteros (y aquellos que desean conocerlos).

Metodología: Los usuarios llenan un cuestionario que incluye preguntas sobre su identidad judía como, por ejemplo, si mantienen las costumbres kosher.

Pros: El servicio se presta para todos los judíos de todos los niveles de práctica religiosa. Los miembros que no son judíos son bienvenidos pero se les pregunta si desean convertirse.

Cons: La política de brazos abiertos del sitio puede acabar con el propósito de un sitio organizado alrededor de la religión.

OKCUPID

Formato: Aplicación y sitio web

Costo: Gratuito.

Público: El sitio tiene la reputación de atraer a usuarios jóvenes expertos en tecnología.

Metodología: Su lema es “Utilizamos las matemáticas para ayudarte a encontrar pareja”. El sitio fue fundado en 2004 por por 4 especialistas en matemáticas de Harvard.

Pros: Los miembros generan preguntas inusuales, tales como “¿Qué tan seguido cumples tus promesas?” Puedes calificar qué tan importantes son las respuestas para ti.

Cons: Las preguntas del perfil pueden ser un ensayo de formato libre, como responder preguntas como “Paso mucho tiempo pensando sobre…”.  Pero ese registro puede parecer abrumador. Y también hay anuncios.

TINDER

Formato: Aplicación

Costo: Gratuito.

Público: Esta aplicación basada en la ubicación, que tiene reputación de encontrar romance casual, atrae a los adultos jóvenes.

Metodología: Tinder utiliza la ubicación del teléfono inteligente del miembro para encontrar otros usuarios dentro del radio establecido. Desliza hacia la izquierda las fotos de los usuarios que no te interesan y hacia la derecha las de los que sí. Si ambos deslizan las fotos hacia la derecha, están emparejados y pueden enviarse mensajes.

Pros: La interfaz de deslizamiento es muy simple de usar y es casi como un juego. Y el sistema de doble opción sirve para que no recibas mensajes de cualquier persona en la que no estés interesada.

Cons: Hay muy poca información sobre los usuarios más allá de las fotos, por lo que la unión puede ser un poco superficial para los usuarios inclinados hacia establecer una relación.

Cómo crear un perfil con elegancia

No alt yet

Lo primero que ve un compañero potencial sobre ti es unas pocas líneas de texto y algunas fotos, así que hay mucho que depende de esas palabras y fotos. Esta realidad ha generado una industria artesanal de consultores profesionales de citas en línea que te cobran por ayudarte a crear la persona más interesante en línea. Le preguntamos a Jodi Manfredi de Dynamic Dating Profiles, con base en San Diego, para que compartiera algunos consejos por los que regularmente cobra $119.

La finalidad de tu perfil es captar la atención del lector. Quieres hacerlos reír o al menos sonreír. Al mismo tiempo, quieres ser breve. Mantén las respuestas en tu perfil debajo de las 400 palabras en total.

Para causar una buena primera impresión, usa algo más que una cadena de adjetivos para describirte, tal como “Soy gracioso, soy generoso, soy leal”. En su lugar, describe tus mejores cualidades a través de anécdotas. ¿Fuiste a un país en desarrollo para construir un sistema hidráulico? Yo escribiría algo como “Debes preguntarme sobre mi viaje a Haití”. Eso indica que hay una historia interesante e invita al lector a saber el resto.

Ten en cuenta el tono. No quieres que tu perfil suene como un currícuum vitae que se lea como si estuvieras presumiendo sobre lo maravilloso que eres. Muestra que eres humano y humilde con una broma, una historia sobre tu sencillez o una anécdota graciosa.

No recomiendo mentir sobre la edad nunca. Una mujer con la que trabajaba solía hablarme sobre cuánta integridad tenía y cómo una vez devolvió $20 extra que consiguió en un cajero automático. Luego en la conversación, ella dijo que tenía 56 años. Le dije que había dicho que tenía 52. “Oh, mentí”, respondió. Le dije que debíamos dejar la parte sobre integridad fuera de su perfil.

Doy muchos consejos sobre la elección de las fotos. Utiliza fotos actuales, alguna que tomaste en los 12 meses últimos, no más antigua que eso. Todos necesitan al menos un buen primer plano, de cerca. Puedes conseguir a un fotógrafo profesional, pero en mi opinión, las mejores fotos las toman los seres queridos: hijos, padres, un amigo. Asegúrate de incluir una foto en la que estés realizando una actividad que disfrutes, tal vez en el exterior con amigos, tal vez sosteniendo una copa de vino.

Hay ciertas cosas que debes evitar en las fotos. Por ejemplo, a la gente le gusta ver tus ojos. Así que intenta evitar las fotos con lentes de sol. Y asegúrate de subir una de cuerpo completo que muestre tu tipo de cuerpo, para que no haya sorpresas una vez que se conozcan en persona.

new dating game

¿Suerte en el amor? Son las matemáticas lo que importa

Los sitios de citas son buenos dependiendo de su habilidad para realizar uniones. Y la forma en la que realizan esas uniones pueden ser muy distintas. Mike Norton, Ph.D. es un profesor en la Harvard Business School que formó parte de la junta consultora científica de OkCupid.

“Todos los sitios están emparejando basándose en cosas obvias, como el rango de edad”, dice él. “Pero difieren mucho en la forma en la que consideran otros factores que pueden afectar la compatibilidad”.

¿Te suena vago? Esa es la intención. Las compañías de citas en línea mantienen sus algoritmos propios muy protegidos. Así que es difícil que los estudiosos descubran cuál es el mejor.

Pero he aquí lo que sabemos: Las compañías como eHarmony y Match.com utilizan algoritmos basados en la información que suministras (eHarmony tiene una patente estadounidense) similar a la forma en la que Amazon y Spotify utilizan algoritmos para recomendar productos a los consumidores. En un artículo del 2013 en el New York Times, el investigador científico senior de eHarmony en ese entonces, Gian C. Gonzaga, dijo que la compañía se enfocó en factores tales como el nivel de pasión sexual y romántica, el nivel de extroversión y la importancia de la espiritualidad para realizar uniones.

OkCupid, la que fue fundada por 4 expertos matemáticos de Harvard, utiliza sus propias preguntas y aquellas generadas por los miembros para realizar uniones compatibles basándose en la cantidad de cosas que los usuarios tienen en común. Por lo general, las preguntas son poco convencionales y pueden ser extrañamente reveladoras, como “¿algunas veces quieres dejar todo e ir a vivir en un velero?”

Las aplicaciones basadas en la ubicación como Bumble, Grindr y Tinder utilizan el GPS del teléfono inteligente para encontrar parejas potenciales en un radio específico.

En resumen: No intentes engañar al sistema. En su lugar, escoge un sitio o una aplicación que se base en el enfoque que tenga más sentido para ti. Y siempre responde a las preguntas de forma honesta.

[1] Basado en respuestas de 9,600 suscriptores que calificaron los servicios de citas en línea.

online dating
 No alt yet
 No alt yet

Evitando la estafa del amor

Es una estafa tan vieja como el tiempo. Un impostor posa como el pretendiente perfecto, atrae a la víctima a un romance, luego procede a saquear sus finanzas. Y ahora, con el giro de la tecnología moderna, los artistas de la estafa encuentran víctimas a través de sitios y aplicaciones de citas en línea.

«Conozco a alguien que se encontró con un estafador mientras tenía citas en línea”, dice Marc Riolo, un veterano de las citas en línea que vive en el Estado de Washington. “Mi amiga se estaba enviando mensajes con este hombre, que le dijo que era un ejecutivo del petróleo que siempre viajaba dentro y fuera del país, poniendo siempre excusas para no encontrarse con ella”.

Cuando el pretendiente le escribió un correo para decirle que estaba en la cárcel y que necesitaba la fianza, los amigos de la mujer se sintieron obligados a intervenir.

«Tuvimos que convencerla de que la situación era sospechosa. A ella realmente le gustaba el hombre, pero no le envió el dinero”, Riolo recuerda. “Y luego él simplemente desapareció”.

Pero no todos pueden escapar ilesos de una estafa romántica. Según el FBI, en los últimos 6 meses del 2014, muchos estadounidenses perdieron más de $82 millones en fraude de citas en línea en situaciones similares a la que Riolo relató.

¿Cuáles son algunas señales de advertencia? Cuando alguien a quien no has conocido en persona quiere dejar rápido la aplicación de mensajes del sitio de citas, y la privacidad que ofrece, para hablar por teléfono o mandar mensajes a tu correo electrónico. O una vez que han establecido una relación en línea, el pretendiente inventa muchas excusas para evitar conocerse en persona. O cuando cancela una cita, para al fin conocerse, justo al último minuto por motivos extravagantes. Una petición subsecuente de dinero que involucra gastos para miembros de su familia, problemas médicos o un negocios en el que le fue mal.

En nuestra encuesta, más mujeres que hombres (56% contra 41%) informaron que tenían dudas de probar las citas en línea por miedo a las estafas. Monica Whitty, psicóloga y autora de “Verdad, mentiras y confianza en Internet” (Routledge, 2008), está trabajando para desarrollar nuevas formas de detectar y evitar el fraude en línea, como un programa con el potencial de identificar estafadores a través del lenguaje que utilizan. Y AARP les está pidiendo a los sitios líderes de citas en línea tales como Match.com y OkCupid que les expliquen a sus miembros lo comunes y devastadoras, financiera y emocionalmente, que estas estafas pueden ser.

Mientras tanto, existen un par de cosas fáciles que puedes hacer para evitar ser víctima de una estafa romántica. No dudes en hacer una búsqueda en línea, utilizando el nombre completo del pretendiente, para ver si sus fotos y afirmaciones coinciden con lo que pone en los medios sociales. Y mira bien las fotos. Por lo general, los estafadores utilizarán fotos glamorosas que roban de alguien más con apariencia de modelos.

Al final del día, recuerda el viejo refrán: Si alguien parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo es.