Trump en la Casa Blanca: ¿Cuáles son las aspiraciones deportivas de Estados Unidos?

Para el mundo del deporte en los EE.UU también nace una era con la llegada del nuevo presidente
Sigue a El Diario NY en Facebook
Trump en la Casa Blanca: ¿Cuáles son las aspiraciones deportivas de Estados Unidos?

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca se extiende a todos los ámbitos, incluyendo el deportivo. Una decena de deportistas y ex deportistas manifestaron su apoyo -en palabra o acción- al nuevo Presidente de los Estados Unidos.

Pocos lo hicieron públicamente este viernes en el evento político que recorre el mundo. Sin embargo, se conocía que todos eran seguidores de Trump y sus formas de hacer “política”, política que también se extenderá al terreno deportivo si el magnate -ahora presidente- lleva a cabo algunas acciones en el área deportiva, como por ejemplo postular a su país como organizador de un Mundial y ganar la sede olímpica de 2024.

Las figuras

El reconocido jugador de fútbol americano, Tom Brady, es uno de los deportistas de élite que se comunicó con Trump pocas horas antes de su nombramiento, según aseguró el propio Presidente de EEUU. “Se siente genial que Tom Brady, un estupendo mariscal de campo, me haya llamado para felicitarme”, comentó el primer mandatario. Sin embargo, el jugador lleva semanas sin hacer mención a su apoyo político al multimillonario, situación que le generó toda una polémica a su alrededor. “Hablemos de fútbol americano” dijo Brady cuando fue interrogado al respecto.

El ex boxeador profesional Mike Tyson y el luchador Hulk Hogan no asistieron al acto de asunción de Trump, pero fueron reiterativos en manifestar su apoyo. “Nos conocemos y cuando nos hemos visto estrechó mi mano. Me respeta -a mí y a mi familia. Votaré por él y si puedo conseguirle 20 mil votantes lo haré“, había dicho Tyson poco antes de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos.

La verdad es que Tyson y Trump se conocen desde hace más de 30 años, cuando el magnate fue promotor en una pelea contra Michael Spinks a finales de 1980 y que terminó en KO a favor del Tyson en 91 segundos.

La prensa rosa también publicó un supuesto impasse entre el pugilista y el empresario que se debió a rumores que vinculaban a Trump con la que era esposa de Tyson por aquellos años, Rosa Givens. Se dijo que el boxeador encaró al magnate en las afueras de su empresa, pero Trump negó categóricamente la acusación y ofreció disculpas por el rumor malintencionado. Desde entonces son amigos.

El actor y ex luchador Hulk Hogan tampoco estuvo en la asunción, pero había asegurado que “Trump era la mejor opción” durante la campaña presidencial y mantuvo su apoyo irrestricto con el pasar de los meses.

El ex beisbolista estadounidense Johnny Damon tampoco figuró en la investidura de Trump, pero fue uno de los personajes públicos más activos durante la campaña. De hecho, asistió a varios meetings en el estado de la Florida durante la campaña presidencial. Otro que hizo público su apoyo fue Dennis Rodman. El siempre polémico ex basquetbolista había expresado su admiración por Trump. “No necesitamos a otro político, necesitamos a un hombre de negocios“, escribió en su cuenta en Twitter. Hoy tampoco fue capturado por las cámaras en Washington.

Por su parte, el reconocido entrenador del básquetbol colegial, Bobby Knight, dijo que ya consideraba a Trump como “uno de los mejores cuatro presidentes que tuvo Estados Unidos”. Le llovieron críticas pero nunca dejó de defender su postura. No fue invitado al acto de nombramiento en Washington.

Las acciones

Es conocido el interés de Donald Trump por los deportes. Aficionado al golf, al béisbol, al básquetbol y al fútbol americano, en la nueva gerencia de la Casa Blanca estarán contempladas las aspiraciones que el magnate tiene sobre la esfera deportiva.

Durante su gestión se espera que Estados Unidos sea la gran candidata a organizar los Juegos Olímpicos de 2024 y la Copa del Mundo 2026. De hecho, ya Trump adelantó invitaciones personales para que Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional y Eric Garcetti, alcalde de la ciudad de los Los Ángeles, se reúnan con él en la Casa Blanca.

El principal eslabón a superar en este tema es que los miembros del Comité de Los Ángeles 2024 consideran que el perfil del presidente electo puede espantar el voto femenino y de los representantes de países latinoamericanos del COI, según publicó el diario USA Today.

En cuanto al fútbol, el presidente de la Federación de Futbol de Estados Unidos, Sunil Gulati, había comentado que quería “trabajar con el nuevo presidente” para lograr albergar el torneo ecuménico (después de Qatar 2024), cuyo formato fue modificado esta semana por la FIFA. Hasta el año pasado se pretendía plantear en la FIFA un Mundial con varias sedes y México y Estados Unidos sonaron como aliadas para 2026. Sin embargo, ante la intención de Trump de construir un muro, ese hipotético proyecto sería polvo en el viento.

Donald Trump también tuvo reuniones en privado con figuras vinculadas al béisbol profesional estadounidense, un deporte que mueve millones en este país y con algunos dueños de equipo de hockey sobre hielo.