El marido de Marion Cotillard bromea sobre su supuesta infidelidad con Brad Pitt

La francesa compartió rodaje con el actor justo antes de darse a conocer su divorcio de Angelina Jolie

El marido de Marion Cotillard bromea sobre su supuesta infidelidad con Brad Pitt
Los dos actores recorrieron el mundo juntos promocionando la cinta "Allied".
Foto: Frazer Harrison / Getty Images
Guia de Regalos

La tranquila y discreta vida en común de la oscarizada Marion Cotillard y su pareja, el cineasta y actor Guillaume Canet, se vio perturbada en septiembre del año pasado debido a los rumores de que la intérprete francesa habría mantenido un romance con Brad Pitt, su compañero de reparto en la cinta ‘Allied’, que habría precipitado el final del matrimonio de este último con Angelina Jolie.

Aunque en su momento reaccionara enfadándose con la prensa ante las insinuaciones de que la madre de su hijo había mantenido una aventura extramatrimonial, arremetiendo a través de las redes sociales contra los medios que realizaba “acusaciones infundadas”, el tiempo parece haber conseguido calmar los ánimos hasta el punto de que Canet no duda en bromear ya sobre el tema, restando importancia a los líos amorosos que se le atribuyen a la actriz.

Marion Cotillard Guillaume Canet

“La gente cree que Marion vive en el extranjero, pero está constantemente en París con nosotros, aunque se le atribuyan relaciones con actores americanos muy famosos”, afirma el cineasta en una entrevista a la revista francesa Télérama, en la que recurre al sentido del humor para aclarar que la apretada agenda de su famosa mujer no afecta a su vida familiar.

Ella es como un águila, lo ve todo desde las alturas, con total libertad. Pero siempre regresa al nido“.

La pareja, padres ya de Marcel (5), está esperando su segundo hijo juntos de cara a la primavera. Tal es la estabilidad de la que disfrutan en el plano personal los dos enamorados, que el próximo mes de febrero estrenarán además la comedia ‘Rock n Roll’, dirigida por Canet, en la que ambos se interpretan a sí mismos para ridiculizar una crisis de la mediana edad ficticia y mostrar cómo es realmente la vida privada de dos estrellas de cine.