Un rayo de esperanza en el peor equipo de la NBA

Los Nets volvieron a perder antes sus vecinos Knicks (90-95), pero un trío de jóvenes ilusiona a los de Brooklyn
Un rayo de esperanza en el peor equipo de la NBA
Isaiah Whitehead (15) fue titular ante los Knicks.
Foto: Brooklyn Nets

BROOKLYN, NY – Un brote verde germina en la tierra quemada que son los Nets, de largo el peor equipo de la NBA. Pese a su récord de 9-40 y que han perdido 19 de sus últimos 20 partidos, un trío de jóvenes –dos rookies y un jugador de segundo año– son la esperanza de que el futuro puede no ser tan oscuro para los de Brooklyn.

Sus vecinos Knicks visitaron el Barclays Center la noche del miércoles y los locales arrancaron con fuerza, dirigidos por el rookie Isaiah Whitehead, titular por sorpresa en la posición de armador, para alimentar al jugador de segundo año Rondae Hollis-Jefferson, quien salió a todo gas anotando para los Nets.

Pronto el técnico Kenny Atkinson puso en pista al también rookie Caris LeVert, un atlético ala de 6’7”, para completar el trío de la esperanza. Whitehead tiene 21 años, Hollis-Jefferson y LeVert, 22.

“Tenemos buena química”, asegura Hollis-Jefferson. “Se nota en cómo nos llamamos brothers dentro de la cancha”.

Además, son amigos fuera de la pista. Whitehead y Hollis-Jefferson se conocen desde su época de high-school, cuando eran rivales regionales. LeVert vive en el mismo edificio que Hollis-Jefferson y, según éste, se queda dormido en su sofá “todo el rato”.

Los Knicks dominaron el derby

Antes unos Knicks sin Derrick Rose liderados por Carmelo Anthony (15 puntos, pero sólo 3 rebotes y 0 asistencias, sin jugar los minutos clave finales) y Kristaps Porzingis (19 puntos y 12 rebotes), Hollis-Jefferson (16 puntos y 8 rebotes) tomó la responsabilidad anotadora en los Nets, que lideraron el partido hasta que quedaban menos de seis minutos. Por momentos, los locales llegaron a mandar hasta por 13 puntos antes del descanso.

Pero la mayor experiencia –y calidad– de los de Manhattan se impuso en los minutos finales, con un gran Willy Hernangómez (16 puntos y 15 rebotes), el centro rookie que se entiende a las mil maravillas con Porzingis, con quien coincidió en el Cajasol Sevilla. El español ya está reclamando la titularidad en detrimento de un flojo Joakim Noah (3 puntos y 7 rebotes). Además, a falta de 53 segundos, anotó después de agarrar un rebote ofensivo para ponerse 89-84 arriba y prácticamente sellar el partido.

Los tres jóvenes de Nets, con la ayuda de Trevor Booker (12 puntos y 8 rebotes) desde el banquillo, fueron capaces de mandar la mayor parte del choque, pero en el último cuarto, cuando quedaban 8 minutos, los Knicks empataron tras jugada de cuatro puntos (triple con lanzamiento extra) de Sasha Vujacic (12 puntos). Poco después, los del Garden se pusieron por delante por primera vez con un slam-dunk de Porzingi y ya no dejarían escapar la victoria para el 95-90 final.

Pese a ello, un Barclays Center lleno con 17,732 espectadores, terminó el partido cantando “Let´s Go Nets, Let´s Go Nets”, quizá pensando en que el futuro no puede ser tan malo.