Dos jueces del Noveno Circuito de Apelaciones llegaron a EEUU como refugiados

No sólo comparten tareas como jueces del Noveno Circuito de Apelaciones, sino que vivieron en carne propia la experiencia de llegar a EEUU como refugiados

Guía de Regalos

Dos jueces del Noveno Circuito de Apelaciones llegaron a EEUU como refugiados

WASHINGTON.- Alex Kozinski y Jacqueline Nguyen no sólo comparten tareas como jueces del Noveno Circuito de Apelaciones, que determinará si mantiene o no la veda a inmigrantes y refugiados de siete países musulmanes, sino que vivieron en carne propia la experiencia de llegar a EEUU como refugiados.

Kozinski y Nguyen no forman parte del trío de jueces que ayer realizó una audiencia oral en San Francisco (California), para determinar, tan pronto como esta misma semana, si mantienen bloqueada la orden ejecutiva del presidente Donald Trump contra inmigrantes y refugiados principalmente musulmanes.

La orden ejecutiva del pasado 27 de enero suspende temporalmente el ingreso de millones de inmigrantes de Irán, Irak, Libia, Siria, Somalia, Sudán, y el Yemen, y ha generado airadas protestas de una vasta coalición de grupos cívicos en EEUU.

Kozinski y Nguyen podrían participar en el proceso legal contra el gobierno, dependiendo de la evolución del caso y si éste pasa a revisión al tribunal entero, con todos sus once magistrados.

Según su biografía, Kozinski huyó con sus padres del comunismo en su natal Rumania, en 1962, a la edad de 12 años. Kozinski y sus padres, Moises y Sabine, tuvieron una breve estancia en Viena, y llegaron a EEUU en calidad de refugiados en octubre de ese año.

Los Kozinski vivieron cinco años en Baltimore (Maryland) pero, en busca de un clima más cálido, se trasladaron a California.

Curiosamente, la prominente agencia de reasentamiento de refugiados que ayudó a la familia Kozinski, conocida como “HIAS”, presentó ayer una demanda en un tribunal de Maryland para mantener la suspensión de la orden ejecutiva de Trump contra los musulmanes.

En su página web, HIAS, que ha prestado servicio a refugiados judíos y miles de solicitantes de asilo durante más de 135 años, ha instado a la opinión pública a que no permita que Trump frene con un portazo el ingreso de inmigrantes y refugiados.

El lunes pasado, HIAS también presentó por separado un documento de apoyo al bloqueo de la orden ejecutiva de Trump.

En declaraciones al diario “The Huffington Post”, Kozinski, nombrado por el entonces presidente Ronald Reagan, al Noveno Circuito en 1985, dijo que HIAS “fue muy generosa y amable con nosotros en todo respecto”.

Kozinski explicó al diario que nada le impide participar en el caso ante el tribunal porque, en esa situación, HIAS no figura entre los demandantes y su documento del lunes pasado –llamado legalmente “amigo de la corte”- solo sirve apoyo.

Además, su relación con HIAS terminó hace medio siglo, precisó Kozinski, quien en el pasado ha advertido contra los excesos de los poderes ejecutivos.

Por su parte, al igual que Kozinski, Nguyen también vivió en carne propia el riesgo de la persecución, y tuvo que huir con sus padres y cinco hermanos de Vietnam en 1975, a los 10 años de edad.

Nguyen pasó sus primeros días en un campamento de refugiados en la base militar de Camp Pendleton, en California, y en un artículo de opinión en 2006, recordó con detalle los horrendos acontecimientos que obligaron a su familia a huir de Vietnam.

En 2012, el entonces presidente Barack Obama la nombró como la primera jueza de origen asiático en el Noveno Circuito, y logró la confirmación por abrumadora mayoría en el Senado ese año.

Ya antes de llegar a ese tribunal, Nguyen se dio a conocer como una jueza de tendencias progresistas, y de hecho presidió miles de casos en tribunales estatales y federales.

Su nombre figuró entre los posibles nominados del entonces presidente Barack Obama para un puesto vitalicio en el Tribunal Supremo, tras la muerte del juez conservador, Antonin Scalia.