El nacionalismo en México

Desde que Trump asumió el poder y amenazó con obligar a México a pagar por el muro, salirse del TLCAN y deportar a los indocumentados, millones de mexicanos han cerrado filas en torno al gobierno federal porque entienden la gravedad de la situación

Guía de Regalos

El nacionalismo en México

El nacionalismo que ha resurgido en México como resultado de los ataques de Trump contra ese país le ha dado un respiro a Peña Nieto. El riesgo es que, de no aprovechar el respaldo que ahora tiene para enfrentar al magnate, el presidente mexicano pasará a la historia como uno de los peores gobernantes de su país.

Desde que Trump asumió el poder y amenazó con obligar a México a pagar por el muro, salirse del TLCAN y deportar a los indocumentados, millones de mexicanos han cerrado filas en torno al gobierno federal porque entienden la gravedad de la situación. Peña ha respondido con discursos grandilocuentes en los que hace llamados a la unidad nacional y a la lucha por la dignidad de sus connacionales.

El problema es que las palabras no tienen correspondencia con los hechos. El presidente mexicano no ha delineado con claridad en qué consistirá su estrategia para negociar con Trump y sacar adelante al país sin doblegarse a los caprichos del ocupante de la Casa Blanca.

Hasta ahora, los resultados de los encuentros entre Trump y el gobierno mexicano han sido decepcionantes para éste último, precisamente por la falta de firmeza y transparencia. La llamada telefónica de la semana pasada no sólo fue vergonzosa sino muy preocupante. Aunque ambos mandatarios habían acordado mantener confidenciales sus conversaciones, la periodista Dolia Estevez filtró que Trump se había dirigido a Peña de forma altanera y que lo había amenazado con enviar tropas de Estados Unidos a México para enfrentar a los narcotraficantes.

Los voceros de Peña rechazaron la versión, pero en Estados Unidos la agencia AP y después CNN confirmaron que era cierta. En una reciente entrevista con Fox News, el mismo Trump dejó entrever que habló con Peña del problema del narcotráfico y de la ayuda que él está dispuesto a brindarle a México.

La filtración, obviamente, tuvo como fin golpear a Peña. La lección, por lo tanto, sería no confiar jamás en Trump y enfrentarlo con firmeza, subrayando la importancia de la cooperación entre ambas naciones. El hecho de que el presidente mexicano se muestre balbuceante ante el millonario y que después mienta a la opinión pública sólo lo debilita más. Los mexicanos necesitan saber qué es lo que está negociando tanto en materia económica como de seguridad.

Pero sin duda lo más importante que debe hacer Peña es entender que la principal debilidad que tiene es la cultura de corrupción en la que se mueve. Mientras los mexicanos y el mundo lo vean como un mandatario que sólo se preocupa por enriquecerse y no por darle a sus gobernados las oportunidades de trabajo, educación y seguridad que merecen, nadie lo respetará. Y Trump lo sabe bien.