Ayer hablamos de amor, hoy de dinero

Mantener la transparencia en las cuentas de pareja es imprescindible para una relación
Sigue a El Diario NY en Facebook
Ayer hablamos de amor, hoy de dinero
El 36% de los divorciados afirma que la puntuación crediticia fue una fuente de estress en el matrimonio./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Las flores aún están frescas. El martes se celebró el día del amor y es perfecto disfrutarlo. Ahora bien, cuando este sentimiento se asienta o está asentado conviene no perder de vista una serie de conversaciones. Valores, objetivos, intereses a medio o largo plazo y, muy importante, dinero e informes de crédito.

Quizá no suene muy romántico pero aquí van dos motivos.

  1. Un estudio de la Reseva Federal encontró que la puntuación de crédito desempeña un papel crítico a la hora de tener una relación y a la de comprometerse. El valor que puede transmitir lo que se mide con la historia crediticia (minuciosidad, confianza, planificación, etc) es importante y según la evidencia que recogen los economistas de la Fed, se puede predecir con certidumbre si las parejas se mantendrán estables dependiendo de cuán pareja en calidad tengan inicialmente cada uno su puntuación.
  2. El 59% de los divorciados afirma que las finanzas fue uno de los factores que rompió su matrimonio. Una encuesta de Experian apunta a que los divorciados lamentan no saber más de la relación de su ex esposo/a con el dinero. El 71% de las mujeres y el 60% de los hombres afirman que los hábitos de gastos de sus parejas eran distintos de lo que anticiparon antes de intercambiar los anillos.

¿Cómo gestionar el dinero en pareja? la clave se resume en una palabra, transparencia. Una buena comunicación sobre la gestión del dinero es fundamental.

  • Ambas personas tienen que tomar decisiones financieras conjuntamente o al menos conocer las que toma cada una de ellas. “Es importante que las parejas hablen de finanzas antes de dar el “si, quiero” y que luego lo hagan con frecuencia”, dice Rod Griffin, director de educación de Experian explicando la encuesta de su empresa. “De forma individual cada uno debe estar involucrado en las finanzas del hogar de tal manera que puedan proteger sus activos en caso de que la relación acabe”, dice Griffin.
  • Abrir una cuenta conjunta para gastos del hogar o la pareja es importante pero hay que hacerlo con más cabeza que corazón. NerdWallet propone que se evalue antes si ambos están cómodos hablando de dinero, compartir si se tiene una historia financiera limpia o se está en camino de hacerlo y establecer algunas reglas del juego (sobre límites de gasto, el destino del dinero, cuanto contribuye cada uno …). Mantener una cuenta individual para gastos propios, aunque se tenga la conjunta, es una opción razonable pero también hay que hablarlo.
  • Planear objetivos y hablar de ellos eliminando emociones. Es un consejo de Finra (la autoridad reguladora independiente de la industria financiera) que plantea que las parejas deben evitar los conflictos hablando de dinero de forma regular y con una lista de cuestiones que tratar (tanto temas diarios como objetivos a largo plazo). Actualizar el uno al otro en materia de lo que esté en sus manos y aceptar que puede haber distintas maneras de gestionar el dinero.

Lo que hacemos por amor

  1. Co-firmanos. Si la pareja, el hijo, un familiar no puede conseguir un préstamo por sí mismo (por la razón que sea) y necesita un cosignatario este necesita saber que con ello se acepta el riesgo de tener que pagar si el titular del préstamo no lo hace. Es más, puede que tenga obligaciones sin saberlo porque simplemente el titular del préstamo no está pagando y no se lo haya dicho. Ojo con ello porque no solo se arriesga uno a pagar todo el crédito sino que además se puede comprometer la historia crediticia.
  2. Autorizamos a otros en nuestras cuentas. En las de cheques en las de ahorro y en las tarjetas de crédito. Es mejor conocer muy bien a la persona que autorizamos y ser conscientes de que quien tenga acceso al uso de nuestro crédito puede usarlo sin obligación de ser responsable de ello.