Oposición del nominado a la Corte Suprema a Roe vs. Wade es un descalificador

Oposición del nominado a la Corte Suprema a Roe vs. Wade es un descalificador
Los nominados a la corte más importante del país deben ser totalmente claros en que defenderán nuestros derechos fundamentales – incluyendo el derecho de toda mujer de controlar su propio cuerpo. /ARCHIVO

El 1 de febrero, el presidente Donald Trump anunció la nominación del juez Neil Gorsuch a la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos. Neil Gorsuch tiene un alarmante historial de interferencia con los derechos reproductivos y la salud. Los derechos reproductivos, incluyendo el derecho al aborto, son partes integrales del entramado de Estados Unidos y en Planned Parenthood of New York City sabemos que esta nominación a la Corte Suprema nunca ha sido mas importante.

A través de Roe vs. Wade, el derecho al aborto seguro y legal ha sido la ley del país por más de 40 años. Representa un precedente claramente ya establecido y no debería ser debatido. Pero durante su campaña, Trump y sus aliados hablaron de derogar Roe vs. Wade.

Seamos claros: la oposición a Roe vs. Wade es un descalificador. Los nominados a la corte más importante del país deben ser totalmente claros en que defenderán nuestros derechos fundamentales – incluyendo el derecho de toda mujer de controlar su propio cuerpo.

Llamamos a que cada senador de Estados Unidos sostenga un estándar fundamental: si el nominado se opone a Roe vs. Wade y al acceso de la mujer a cuidados de salud básicos, éste no está calificado para ocupar el cargo en la Corte Suprema de Estados Unidos.

Cualquier nominado a la Corte Suprema debe estar preparado para defender la Constitución contra acciones que demuestran poco respeto por el estado de derecho o los valores que compartimos como estadounidenses. Solo hay que repasar lo sucedido en las últimas semanas en cuanto al decreto migratorio de Trump; claramente las cortes actuarán como última línea de defensa – y a veces la única – contra los ataques peligrosos e inconstitucionales a nuestros derechos más básicos.

Neil Gorsuch todavía no ha dejado en claro que defenderá Roe vs. Wade aunque la mayoría de gente apoya el ley. El apoyo a favor del acceso al aborto seguro y legal se encuentra en su récord más alto; cerca de 70% de estadounidenses no quieren la derogación de Roe vs. Wade -la tasa más alta desde que el caso fue decidido hace más de 40 años- y esto incluye a personas que votaron al presidente Trump.

Y contrario a los estereotipos, los latinos de este país también brindan su apoyo al acceso a cuidados de salud reproductiva, incluyendo el aborto seguro y legal. Según una encuesta comisionada por el National Latina Institute of Reproductive Health, 67% de votantes latinos/as no quieren que se derogue Roe vs. Wade, y un 82% está de acuerdo con que las mujeres tomen sus propias decisiones sobre el tema sin interferencia política.

Gorsuch se ha pronunciado a favor de la idea que las corporaciones son personas y en contra del acceso de la mujer a anticonceptivos. También ha apoyado a aquellos políticos que intentan negar el acceso a mujeres y hombres a cuidados de salud básicos como los exámenes de detección de ETS y a servicios de educación sobre salud reproductiva provistos por los centros de salud de Planned Parenthood.

Ahora corren peligro los derechos de la mujer de ejercer control sobre su propio cuerpo es y el acceso a cuidados de salud. No es aceptable designar a ningún juez a la corte más importante del país si éste atacará el derecho de la mujer a la libertad reproductiva, incluso el derecho al aborto.

-Louise Marchena es la directora de los Programas para Jóvenes de  Planned Parenthood of New York City (www.ppnyc.org).