Denuncian que estudiantes negros y latinos son criminalizados

Un informe sobre seguridad escolar en NYC revela que jóvenes de las minorías constituyen más del 90% de los que son multados y arrestados

Denuncian que estudiantes negros y latinos son criminalizados
Proporcionalmente, los estudiantes negros e hispanos son arrestados y esposados con mayor regularidad.
Foto: / (Archivo)

NUEVA YORK.- Los jóvenes negros y latinos, que representan el 69% de los estudiantes, constituyen más del 90% de los que son multados y arrestados, lo que pone en evidencia que son abrumadoramente criminalizados, según se desprende del reporte sobre la seguridad en las escuelas de la Ciudad de Nueva York en el periodo 2015-2016.

En respuesta a ese informe, la Urban Youth Collaborative (UYC) hizo públicas las declaraciones de varios de sus organizaciones y miembros en las que  denuncia además que, los estudiantes negros y latinos están desproporcionadamente representados en los informes juveniles y además son esposados sin ser acusados de ningún delito.

“En 2017, una reducción de la política racialmente discriminatoria en las escuelas no debería ser una medida aceptable de éxito. El hecho de que casi todos los estudiantes que son acusados de delitos son negros y latinos, muestra que todavía somos vistos intrínsecamente como criminales. Necesitamos que todos los jóvenes negros y de otras minorías seamos valorados con respuestas que nos lleven a ver a consejeros de orientación, no a policías”, declaró Amagwu, un estudiante egipcio de secundaria de Brooklyn de 17 años de edad.

Kesi Foster, coordinadora de la UYC, subrayó los datos del reporte sobre la seguridad escolar confirman que la ciudad de Nueva York continúa criminalizando injustamente a los jóvenes negros y latinos en sus escuelas.

“Ser empujado al sistema de justicia penal a una edad temprana inflige a los jóvenes traumas, tiene impactos negativos duraderos y con frecuencia termina con que sean arrancados de sus familias y comunidades”, dijo Foster.

Para la activista, la disminución en los arrestos y multas contra los estudiantes es una indicación de que la administración está intentando ir en la dirección correcta, pero recordó que, la razón más común por la que se los castiga con una sanción penal es por conducta desordenada, mientras que las infracciones y delitos menores no penales continúan constituyendo la mayoría de las interacciones entre los estudiantes y la policía, pero que en la práctica conllevan consecuencias penales contra los estudiantes.

“Tenemos que poner fin a los arrestos y sanciones por delitos menores para dejar de poner a los jóvenes negros y latinos frente a la policía, los fiscales y los jueces cuando lo que necesitan es estar frente a consejeros, trabajadores sociales, personal de salud mental y coordinadores de justicia restaurativa”, agregó Foster.

La  Urban Youth Collaborative junto a Make The Road New York insistieron finalmente que el Concejo puede y debe hacer más para mantener a los jóvenes en las aulas y fuera de las cortes de justicia.

Ambas organizaciones coincidieron que la Administración Trump está ampliando políticas para, “criminalizar y deshumanizar a nuestras comunidades, haciendo que los indocumentados y los estudiantes no permanentes sean vulnerables a la deportación. La Ciudad de Nueva York puede y debe responder a estas Órdenes Ejecutivas con fuertes acciones locales que protejan a los jóvenes negros y latinos de no verse perdidos en el sistema de justicia penal”.