Esquina Roja: Red Bulls amargan el debut de “Tata” Martino en la MLS

Los neoyorquinos remontaron el marcador en el primer partido de la temporada
Esquina Roja: Red Bulls amargan el debut de “Tata” Martino en la MLS
Los Red Bulls celebran el segundo gol contra Atlanta United.
Foto: Mike Zarrilli / Getty Images

El técnico argentino Gerardo “Tata” Martino conoció de primera mano lo impredecible y pareja que es la MLS. Su equipo, el debutante Atlanta United, cayó derrotado 2-1 ante New York Red Bulls pese a que tuvo el marcador a favor por 75 minutos.

El resultado no es una sorpresa si se tiene en cuenta que los Red Bulls han sido el mejor equipo de la Conferencia del Este en las últimas dos temporadas. Sin embargo, los neoyorquinos venían de sufrir el trago amargo de la eliminación de la Liga de Campeones de la CONCACAF. A eso hay que sumar que Atlanta armó un equipo con cara de playoffs al fichar hombres como el paraguayo Miguel Almirón, el venezolano Yosef Martínez y el argentino Héctor Villalba. Los Red Bulls, por su parte, dejaron ir al capitán Dax McCarty y su refuerzo más sonado es el lateral panameño Amir Murillo.

Los Red Bulls sufrieron el fútbol que ha caracterizado a Martino por un largo tramo del partido. Luis Robles evitó una catástrofe después que Yamil Asad marcara el primer gol del partido. El arquero estuvo providencial ante remates de Martínez y Almirón que pudieron liquidar el partido para el local.

El indulto de los hombres de Martino despertó a Jesse Marsch, un hombre de pocos cambios tácticos durante los partidos. Los ingresos de Mike Grella y Derrick Etienne por Alex Muyl y Sean Davis fueron determinantes para jugar un 4-2-2-2 de más vértigo. El armador Sacha Kljestan fue retrasado a jugar con Felipe, situación que jugó a favor de su visión de juego. Los Red Bulls comenzaron a tocar la pelota y asfixiaron a Atlanta con movilidad. El tanto Daniel Royer (75′) y el autogol de Anthony Walkes después de una gran jugada colectiva ratificaron la embestida de los taurinos.

Jesse Marsch dijo al final del partido que el equipo está lejos de lo que se espera, pero reconoció que los ajustes tácticos devolvieron la lucha y la entrega al equipo. El triunfo es la piedra angular para seguir ensayando el 4-2-2-2 que se busca implantar.