Padres de Ayotzinapa alzan más la voz que AMLO en Nueva York

Un grupo en bursca de los 43 normalistas desaparecidos obligaron al líder morenista a concluir evento en Manhattan
Padres de Ayotzinapa alzan más la voz que AMLO en Nueva York
En medio de empujones, López Obrador aceptó tomarse fotos con algunos en camino a la salida del auditorio de Nuestra Señora de Guadalupe.
Foto: JESÚS GARCÍA

Nueva York.- No eran muchos, pero la voz de un pequeño grupo de padres de los 43 desaparecidos en Ayotzinapa se escuchó más alto que Andrés Manuel López Obrador y sus alrededor de 500 seguidores convocados por los tres comités de Morena en Nueva York.

La trifulca, que a todas luces estaba a punto de salirse de control, comenzó cuando una mujer mostró una pancarta con fotos de López Obrador con José Luis Abarca, el expresidente municipal de Iguala, Guerrero, donde desaparecieron los 43 normalistas en septiembre de 2014.

Los intentos del comité organizador por ocultar la imagen sirvieron justo para lo opuesto, pues la atención se centró en aquella escena de represión, mientras el líder político hablaba de libertad, de tolerancia.

La cita en el Auditorio de Nuestra Señora de Guadalupe, en el Village de Manhattan, fue a las 5:00 pm, pero fue hasta pasadas las 5:30 cuando el líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) arribó en medio de gritos de apoyo: “¡Es un honor, desde Nueva York, luchar con Obrador!”, arengó Jesús Gómez, integrante de uno de sus comités en esta ciudad.

Decenas de teléfonos celulares fueron alzados para grabar video o tomar fotografías, la emoción entre los asistentes era evidente. “¡Ya viene!”, se escuchaba decir a algunos.

La manta gigante con la leyenda “Unidos todos” y la imagen sonriente del político mexicano lo esperaba en el escenario, al que subió momentos después de saludar a algunas personas cercanas a ese punto, donde fue presentado por Héctor Vasconcelos, el responsable de relaciones con mexicanos en el exterior del partido: “Ustedes han venido a una sola cosa, y eso es a escuchar a Andrés Manuel López Obrador”, expresó.

“Paisanas, paisanos, me da gusto estar con ustedes aquí en Nueva York, estamos recorriendo las ciudades de la Unión Americana… el propósito de esta gira es expresar nuestro apoyo, nuestra solidaridad con ustedes, los migrantes, los que por necesidad, no por gusto, han abandonado sus pueblos, su lugar de origen, para venirse a buscar la vida con trabajo honrado en Estados Unidos”, comenzó su discurso el exalcalde de la Ciudad de México.

Habló de cómo los inmigrantes mexicanos son víctimas “del acoso y de la persecución”, al tiempo que desató los primeros aplausos, los cuales acalló para decir: “no venimos aquí a buscar votos, venimos a expresar nuestro apoyo”.

“¡Obrador, Obrador, Obrador!”, gritó en respuesta la mayoría de los asistentes, muchos de los cuales mantuvieron encendidos sus celulares grabando video.

El presidente de los Estados Unidos fue referido en la escena: “ustedes deben a de enfrentar una nueva amenaza, la persecución de migrantes anunciada por Donald Trump y éste es, como lo expresé, el principal motivo de nuestra visita… no están solos los migrantes”.

El aplauso calló al político unos segundos, quien rompió el silencio cuando habló nuevamente del nuevo mandatario norteamericano: “Es una canallada de Trump y de sus seguidores, es una canallada de que se expresen de los mexicanos como Hitler y los nazis se referían a los judíos, justo antes de emprender la infame persecución y el exterminio de los hermanos judíos”.

Algo ha de saber o intuir López Obrador, pues aseguró que lo de Trump se trata de una estrategia política “demagógica, electorera”.

Alabó la labor de los inmigrantes, pues dijo que EEUU fue formado por migrantes y que sin ellos, esta nación no podría competir con Europa o con Asia, y mandó un mensaje a los estadounidenses.

Si sienten que está padeciendo crisis económicas, no es por culpa de los migrantes, sino de las crisis, que aquí y en el resto del mundo, se deben en lo fundamental a la mala distribución del ingreso y de la riqueza”, lanzó en medio de aplausos.

“Lo primero es construir en la tierra el reino de la fraternidad, eso es lo primero”, tenía poco de haber terminado esa frase cuando el desacuerdo de la mujer con las fotografías de Abarca y AMLO molestaron a los simpatizantes del político tabasqueño.

“¡Obrador, Obrador, Obrador!”, gritaban intentando silenciar la voz de aquella persona y otras pocas que la seguían, pero que terminaron por interrumpir el discurso de su líder político.

Acto seguido se escucharon gritos:

–¡Déjenla que proteste!

–¡Obrador, Obrador, Obrador!

–¡Déjenla que pase al frente!

López Obrador invitó a la mujer al escenario en medio de las críticas de sus seguidores. Él respondió:

–No, aquí está, aquí junto a mí. Ahora ¿ya me permiten terminar de leer?

–¡Sí! –Se escuchó para luego seguir interrumpiendo. López Obrador no pudo terminar su discurso, porque varios de sus seguidores no querían a aquella mujer ni a un integrante del movimiento de los 43 en el escenario.

“No pasa nada, ellos son líderes, además están defendiendo una causa justa, quieren que se haga justicia en el caso de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa”, expresó AMLO.

“Vayan con el gobierno”, les gritaban los morenistas.

López Obrador se desesperó porque no lo dejaron terminar su mensaje sobre la denuncia que presenta ante la ONU contra Trump.

En unos segundos el escenario donde sólo estaba el tabasqueño se llenó de seguidores y representantes de los medios, quienes fuimos testigos de una trifulca que ni López Obrador ni sus organizadores pudieron controlar.

“¡Te voy a partir tu madre!”, le gritó uno de los seguidores a uno de los manifestantes. “Pendejo”, se escuchaba de ambos lados.

López Obrador se dio cuenta y separó a unos de darse de golpes. Llevó a su lado a quien era agredido y dijo: “¿Qué les parece si para no caer en más provocación, hasta aquí dejamos esta asamblea?”.

A pesar del tumulto a su alrededor, en menos de dos minutos, el morenista fue escoltado a la calle, donde respondió algunas preguntas de reporteros que no estuvieron al fondo de la trifulca.

López Obrador bajó el vidrio de la camioneta que lo transportaba y se despidió de sus seguidores.

El colofón

Antonio, padre de José Antonio Tizapa Legideño, nos contó en entrevista posterior al evento que a él no le gustan las acciones agresivas, pero tampoco que lo llamen “provocador”, como dijo que se refirió a él AMLO cuando estaba ya en su camioneta.

Este hombre es conocido en Nueva York por participar en competencias de atletismo, incluido el Maratón, a donde siempre porta una playera para recordar que hay 43 jóvenes desaparecidos, entre ellos su hijo.

En el aire quedó la promesa del morenista sobre la denuncia ante las Organización de las Naciones Unidas que podría ser cancelada por la tormenta de nieve Estella.

López Obrador, además, no dijo una sola palabra del proyecto para ayudar con orientación legal y traductores a los inmigrantes que enfrenten deportación.

En entrevista, una vez concluido el evento, Manuel Díaz López, del Comite 3 de Morena en Nueva York, aseguró que el plan sigue y será promovido entre los interesados.

Antonio, padre de José Antonio Tizapa Legideño, defendió su lucha pacífica por la búsqueda de su hijo.