Alegan que “lista de la verguenza” sobre las ciudades santuario es incompleta y engañosa

Líderes locales indican que mucho de lo que pide el gobierno federal es "inconstitucional". Además, Trump está escondiendo datos para analizar como se utilizan las "órdenes" de detención que envia a las cárceles locales para que detengan a migrantes.

Para avergonzar a ciudades y condados y atacar su postura de limitar colaboración con las autoridades migratorias, el gobierno de Donald Trump publicó esta semana una lista de los inmigrantes que fueron liberados de cárceles locales tras cumplir una condena o salir bajo fianza, pero líderes locales dicen que el presidente les está pidiendo hacer algo ilegal e inconstitucional.

Además, alegan analistas de datos, el gobierno federal está “seleccionando” la información que publica y evitando mostrar buena parte de los datos que tiene en sus manos, lo que puede dar una imagen equivocada de la situación.

La lista se relaciona a 206 solicitudes de “detención” que la Agencia de Inmigración y Aduanas ICE envió a cárceles y policías locales y que fueron negadas. Se trata de 206 detenidos que han sido convictos -y en muchos casos solamente acusados de algún delito, sin ser culpables- y que ICE pidió fueran mantenidos en la cárcel hasta que sus efectivos los fueran a recoger para deportarlos.

La cifra se refieren al período de una semana entre el 28 de enero y el 3 de febrero y el reporte se repetirá cada semana, por orden de una orden ejecutiva dictada por Trump contra las llamadas “ciudades santuario”.

Pero ICE envió en total 3083 solicitudes o “detainers” y solo 206 fueron negadas. Lo que quiere decir que en 2877 casos, las cárceles y policías locales colaboraron con las solicitudes federales.

El alcalde de Los Angeles Eric Garcetti explicó que Los Angeles colabora con las autoridades federales, pero que estos “detainers” no son órdenes de arresto dictadas por un juez y que Los Angeles recibió numerosas de estas solicitudes que no estaban enfocadas en delitos serios.

“Tenemos que preocuparnos seguir el proceso debido en nuestro estado”, dijo Garcetti. “Muchos de los detainers que mandaron no lo estaban. Por otro lado creo que este intento de marcar o manchar nuestra reputación es destructiva para la cooperación que mantenemos con el gobierno federal”.

Los Angeles, como el resto de las ciudades de California tienen como política -y ley estatal, conocida como Trust Act- no retener a personas que están listas a ser liberadas por acusaciones o luego de servir sus condenas por delitos menores, únicamente para que ICE las recoja.

Además, varios tribunales federales han dictado que es ilegal retener a detenidos solo para que los recoja ICE, si ya han cumplido con su tiempo en la cárcel y que los condados y gobiernos locales pueden ser hallados responsables de una violación constitucional si lo hacen. Jueces en Pennsylvania, Illinois y Oregon han fallado de esta manera, provocando que muchas agencias de la ley hayan cambiado su política anterior de responder a los llamados “retainers”.

La Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos, una organización que representa a más de 1400 ciudades con poblaciones mayores de 30,000 personas, publicó un comunicado indicando que el reporte del gobierno federal “ignora requisitos constitucionales” y el proceso legal debido a los individuos acusados, mas no convictos de un delito.

Los “detainers” no son órdenes judiciales, son simples peticiones del gobierno federal a las cárceles locales para que detengan a supuestos “deportables” que de otra manera sería liberados por haber cumplido sus condenas, pagado fianzas, o liberados bajo palabra.

Para el Departamento de Seguridad Nacional, estas ciudades están amenazando la seguridad de sus comunidades.

“Cuando las ciudades no responden a estas solicitudes y liberan a delincuentes, están minando la capacidad de ICE de llevar a cabo su misión”, dijo el director interino de ICE Thomas Homan. “Nuestro objetivo es tener relaciones cooperativas y respetuosas con nuestros socios policiales y asegurarnos que los extranjeros ilegales (sic) que amenazan a nuestras comunidades no son liberados a las calles”.

El gobierno de Barack Obama había cambiado su política de “detainers” hasta aplicarla únicamente a delincuentes convictos de delitos serios, aunque por años también los usó contra personas que cometían delitos menores como multas de tráfico y delitos migratorios y a acusados de delitos sin ser convictos.

 Esconden información sobre “detainers”

Pero mientras el gobierno de Trump señala a las ciudades y condados con el dedo, al mismo tiempo esconde parte de la información que podría explicar cómo está funcionando el tema de los “detainers”, dijo en una entrevista Sue Long, directora de TRAC, el proyecto de datos de la Universidad de Syracuse que ha analizado las cifras relativas a estos programas desde hace años.

“¿Dónde comenzar?, es tanto lo que no están revelando que es difícil de resumir”, dijo Long. “Por ejemplo, dan detalles de los 206 detainers que fueron negados pero no sobre los miles que si se cumplieron. La información que falta es tan importante como la que dieron a conocer”.

La lista publicada por DHS incluye los datos de nacionalidad, el condado , la fecha del “detainer” o solicitud y el delito imputado a la persona (convicto o solo en forma de cargos). Pero no publicaron la misma información para el resto de los “detainers” que las cárceles locales si cumplieron, dijo Long.

He aquí un ejemplo de la información publicada para cada uno de los 206 casos.

EJemplo del tipo de información que cada semana publicará el gobierno de Trump sobre inmigrantes que han cometido delitos (Foto captura de Reporte de DHS)

“Esto es importante porque no sabemos si están mandando detainers para personas que no tienen antecedentes, por ejemplo”, dijo Long. “El gobierno de Obama estaba dándonos todos estos detalles, aunque nos costó presionarlos para que lo hicieran, pero esta información es necesaria para que el público pueda juzgar si este proceso funciona como ellos dicen”.

El gobierno tampoco está publicando qué pasa con los individuos una vez que se hace la solicitud. En años anteriores, el análisis de datos encontró que muchas veces ICE pedía retener a alguien y luego no los recogían o los deportaban.

“SI la deportación es el objetivo, entonces creemos que es importante saber toda esta información”, apuntó la analista.

TRAC está considerando seriamente presentar una demanda federal para obtener la información completa sobre los “detainers”, dijo.