Expanden ayuda para adictos a opioides en Nueva York

Primera dama, Chirlane McCray, anuncia un nuevo programa en salas de emergencia de hospitales para atender sobredosis no fatales por estas drogas
Expanden ayuda para adictos a opioides en Nueva York
La primera dama de Nueva York, Chirlane McCray, presentó el nuevo programa de ayuda a las víctimas de sobredosis de opioides.
Foto: Getty Images

Como parte del agresivo plan de la Ciudad de Nueva York conocido como “HealingNYC”, que busca hacerle frente a la grave crisis de salud pública que ha originado la epidemia por sobredosis y muertes por el abuso de opiáceos, la primer dama, Chirlane McCray, anunció este martes un nuevo programa en los hospitales públicos para atender a los neoyorquinos que son adictos a estas drogas.

El programa, conocido como “Relay”, consiste en un sistema de apoyo en las salas de emergencia de los hospitales para atender los casos de sobredosis de opioides que no son fatales. Con la nueva medida se financiará el entrenamiento de trabajadores en estos centros de salud para que estén presentes y provean ayuda 24 horas, los siete días de la semana, a pacientes con sobredosis de opioides que se presenten a las salas de emergencia.

Los trabajadores -muchos de los cuales son exdrogadictos-,  también serán entrenados para que ofrezcan consejería para la reducción los riesgos de sufrir una sobredosis, y serán capacitados para rescatar a una persona que esté presentando una sobredosis en ese momento. De igual forma se ampliará la distribución de la medicina naxolone, que es un antídoto que se usa para revertir una sobredosis por opioides y se ofrecerán tratamientos y otros servicios para reducir el uso de drogas.

“Este programa utiliza a trabajadores entrenados, que son personas que también han vivido experiencias con el uso de sustancias, que pueden traer su visión única para ayudar a otros. Sabemos que los modelos de igual a igual son eficaces y estamos orgullosos de invertir en este enfoque para salvar vidas”, dijo la comisionada del Departamento de Salud, la doctora Mary T. Bassett.

Según indicó la primera dama, el programa “Relay” se iniciará en mayo y junio en los departamentos de emergencia de tres hospitales: en el Richmond University Medical Center (RUMC) en Staten Island, el Montefiore Medical Center en El Bronx, y el New York-Presbyterian/Columbia University Medical Center en Washington Heights. Se tiene planeado ampliar el servicio a diez departamentos de emergencia en toda la ciudad para 2019.

“Sobrevivir a una sobredosis puede ser el primer paso para recuperarse de la adicción  (…) A través de Relay, vamos a conectar a las personas que han sobrevivido una sobredosis con un navegador, que puede proporcionar el apoyo que necesitan para ponerse en el camino a su recuperación. Nosotros curaremos a la ciudad de Nueva York una vida a la vez”, dijo McCray.

La primera dama también informó que se duplicará el número de estuches (kits) de naxolone de 3,000 a 6,000 para que sean distribuidos en Staten Island. De esta manera se garantizará que los antídotos, que serán repartidos por el Departamento de Salud, estén disponibles cuando los proveedores de salud comunitarios se vean en la necesidad de salvar las vidas de las personas que viven con trastornos por abuso de sustancias. Staten Island es uno de los condados más golpeados por esta epidemia.

El Naloxone es un antídoto administrado mediante una inyección o un aerosol nasal que revierte los efectos de una sobredosis de heroína u opioides.

Reportes de las autoridades de Salud de Nueva York indican que más neoyorquinos murieron el año pasado por sobredosis relacionadas con abuso de opiáceos que por accidentes automovilísticos y homicidios combinados.  Staten Island y el Bronx tuvieron las tasas más altas de muerte por sobredosis en 2016, con 29.4 y 25.4 por 100.000 personas, respectivamente.

El aumento de muertes por sobredosis se debe en gran parte al uso de la droga fentanyl,  un potente opioide sintético 50 a 100 veces más fuerte que la morfina, que puede mezclarse con heroína y otras drogas. Antes de 2015, el fentanyl estaba implicado en menos del 5% de todas las muertes por sobredosis en la Gran Manzana, pero durante el segundo semestre de 2016, fue el causante de casi la mitad de todos los fallecimientos en la ciudad.

Las muertes por sobredosis de opiáceos superaron los fallecimientos por homicidios o accidentes de tránsito en Nueva York en el 2016.

‘HealingNYC’, que fue anunciado en marzo por el alcalde Bill de Blasio junto a las autoridades sanitarias y policiales de la ciudad, es un nuevo esfuerzo integral de la ciudad que, con una inversión de $38 millones, tiene como meta reducir las muertes por sobredosis de opioides en un 35% durante los próximos cinco años. Esto incluye la distribución de 100,000 estuches de naxolone en toda la ciudad, el aumento al acceso de medicamentos para la adicción para unos 20,000 neoyorquinos para el 2022, entre otras medidas.

“A través de ‘HealingNYC’ e iniciativas como ‘Relay’, vamos a conectar a las personas con el tratamiento que más necesitan cuando estén listos para usarlo y así los ayudaremos a lo largo de la transición desde revivir y sobrevivir (una sobredosis), hasta prosperar”, dijo la vicealcalde de Salud y Servicios Humanos de Nueva York, la doctora Herminia Palacio.

Según estimaciones de la ciudad, el 31% de las muertes por sobredosis con opioides corresponden a personas de origen hispano, superados sólo por los blancos con un 43%.

Para personas que necesite más información o ayuda con sobredosis de opioides puede llamar al 1-888-NYCWell.