Recomiendan a indocumentados firmar poderes legales para proteger a sus hijos

Entérese cómo designar a un adulto de confianza si algo le llega a pasar a usted
Recomiendan a indocumentados firmar poderes legales para proteger a sus hijos
Menores y familias será trasladadas a Texas.
Foto: Archivo

En medio de la incertidumbre que han generado los anuncios migratorios del gobierno del presidente Donald Trump, el consejo número uno que activistas y abogados han dado es estar informados y preparados ante cualquier eventualidad, principalmente a quienes tienen niños.

Y los llamados poderes legales de guardia temporal son una de las herramientas más útiles y fáciles de tramitar, que los padres deben tener a la mano para evitar complicaciones y situaciones más dolorosas.

Así lo aconseja Franco Torres, abogado de Inmigración de la organización Caridades Católicas, quien recomienda que incluso si no sienten que están en situaciones de riesgo, los indocumentados deben pensar en una persona de absoluta confianza que no tenga problemas migratorios, que pueda hacerse cargo de la toma de decisiones temporales sobre sus hijos.

“Una cosa que pueden hacer es lo que se llama una designación de una persona para que tenga relaciones de padres. Es muy sencillo porque no es necesario hacerlo en una corte y se puede hacer sin abogado, ya que es un papel que incluso puede escribirse a mano, pero que solo debe registrarse ante un notario para que tenga validez”, comentó el abogado, destacando que el tiempo de duración es de seis meses y se puede renovar, si es necesario.

El experto destacó que ante una eventualidad, con ese documento, el adulto designado puede tomar decisiones sobre los menores a nivel educativo y médico, entre otras cosas, y puede incluso montar a los pequeños en un avión para que se reúnan con sus padres en sus países, si ese es su deseo.

Torres explicó que no tener ese poder firmado no quiere decir que un padre deportado pierde los derechos sobre sus hijos, pues en ese caso puede tramitar un documento similar ante las autoridades de su país, pero es más engorroso.

“Los niños que son ciudadanos no están obligados a quedarse aquí si sus padres son deportados. Ellos tienen derecho de permanecer aquí pero si no quieren estar separados, pueden irse”, acotó, explicando además que basta con que solo uno de los padres firme el documento, a menos que haya una orden de la corte que diga que los dos padres deben estar de acuerdo en las decisiones, en casos como divorcios.

El representante de Caridades Católicas recalcó que a la hora de decidir a que adulto se le confiere el poder sobre los hijos, es importante hacer un análisis profundo para estar tranquilos.

“Imagínense lo peor que le puede pasar al niño y piensen cómo creen que esa persona a la que elijan va a responder ante esa situación por el bienestar del pequeño, y así se pueden hacer una mejor idea”, concluyó Franco.