Los mejores medicamentos para el dolor dental

Olvídate del Vicodin, Percocet y otros opioides potencialmente peligrosos y adictivos. Los analgésicos de venta libre podrían tener mejores resultados
Sigue a El Diario NY en Facebook
Los mejores medicamentos para el dolor dental
Foto: Shutterstock

De acuerdo con un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las muertes por sobredosis asociadas a los opioides han llegado a niveles impresionantes. Aunque el estudio revela que el incremento drástico de esas muertes se debe a las drogas ilegales como la heroína, más de un tercio continúan asociadas a los opioides de venta con receta como OxyContin, Percocet y Vicodin.

¿Cuál es la fuente sorprendente de esos medicamentos? El dentista.

Según un estudio publicado en septiembre pasado en la revista científica Drug and Alcohol Dependence, las personas a quienes se les ha recetado opioides después de sacarles las muelas del juicio se quedan con medicamento sobrante. Los investigadores de la Universidad de Pennsylvania calculan que recetar más de lo necesario podría añadir anualmente 100 millones de pastillas de opioides a los botiquines de los estadounidenses.

¿Cuál es el resultado? Es muy frecuente que los pacientes o sus amigos y familiares acaben usando incorrectamente esos narcóticos sobrantes, dice el dentista Elliot Hersh, D.M.D., Ph.D., un profesor en el departamento de cirugía oral y maxilofacial y farmacología en Penn Dental Medicine y coautor del estudio.

“Nosotros, como dentistas, tenemos que reconocer que el hecho de que recetemos de más contribuye a la epidemia del abuso de los opioides de venta con receta”, dice Hersh.

Y la evidencia sugiere que los dentistas deberían recomendar analgésicos dentales más seguros. Un grupo de investigación ha demostrado que, para la mayoría de las personas, los analgésicos de venta libre tienen los mismos resultados, o incluso mejores, que los opioides, con mucho menos efectos secundarios.

Demasiados efectos secundarios; muy poco alivio

“Es un mito entre los dentistas y los pacientes de igual manera que los analgésicos de opioides son potentes y que los productos de venta libre son suaves”, dice Hersh. “En realidad, se trata más de qué medicamento funciona mejor para aliviar tu tipo específico de dolor”.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (nonsteroidal anti-inflammatory drugs, NSAID) de venta libre como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB y genéricos) y naproxeno (Aleve y genéricos) tienen un efecto particularmente bueno contra el dolor dental porque reducen la inflamación en las áreas lastimadas de la boca.

El acetaminofeno (Tylenol y genéricos) no tiene ningún efecto para tratar la inflamación, pero hace un excelente trabajo para reducir tu percepción del dolor, dice Hersh.

Combinar los NSAID con el acetaminofeno tiene buenos resultados incluso para el alivio del dolor moderado a intenso en las personas a quienes les sacaron las muelas del juicio; de hecho, mejor que un opioide para la mayoría de las personas. Eso es lo que afirma una revisión integral de la investigación, coredactada por Hersh y publicada en la revista científica Journal of the American Dental Association en 2013.

Otra ventaja de los analgésicos de venta libre es que, en general, causan una cantidad mucho menor de efectos secundarios que los medicamentos narcóticos para el dolor. Es común que los opioides de venta con receta causen náuseas, estreñimiento, somnolencia y una sensación de confusión. Además, tomar los medicamentos por más tiempo o en dosis más altas conlleva riesgos más graves, incluyendo adicción, sobredosis e incluso la muerte.

Cómo hacer un plan para aliviar el dolor dental

Las personas que se van a someter a cualquier tipo de cirugía dental deben “hacer un plan con anticipación con su dentista o cirujano oral sobre cómo tratarán el dolor”, dice Paul Moore, D.M.D., Ph.D., un profesor en la Facultad de Medicina Dental de la Universidad de Pittsburgh y coautor del análisis del 2013.

Asegúrate de darle tu historial médico completo al médico para que te recomiende los analgésicos que sean más seguros para ti. Por ejemplo, la mayoría de las personas que toman anticoagulantes o que tienen una enfermedad renal avanzada deben evitar tomar antiinflamatorios NSAID.

Es importante saber que no es seguro tomar demasiado de cualquier tipo de medicamento, incluso los productos de venta libre. Así que obtén instrucciones por escrito de cuánto de cada tipo de medicamento tienes que tomar y con qué frecuencia tienes que hacerlo.

Empieza por tomar medidas para reducir tu dolor dental inmediatamente después de tu procedimiento, que es cuando hay más probabilidades de que sea más intenso, dice Moore.

Por ejemplo, tu dentista puede usar anestesia de acción prolongada para que la sensación de adormecimiento dure más tiempo y puede inyectarte esteroides en las encías para reducir la hinchazón. Puedes ponerte compresas frías cuando llegues a casa y también puedes tomar un NSAID antes de que pase el efecto de la anestesia y para empezar a controlar la inflamación tan pronto como sea posible.

Después de eso, nuestros expertos aconsejan personalizar tu tratamiento según la intensidad del dolor, ajustando la dosis de tu medicamento a medida que el dolor disminuye. Usa la tabla que se muestra a continuación como una guía.

Un plan personalizado para el alivio del dolor

Intensidad del dolor

 

Analgésico recomendado Precauciones importantes
Leve Un antiinflamatorio NSAID de venta libre como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB y genéricos) o naproxeno (Aleve y genéricos).
Leve a moderada Los NSAID en concentraciones de venta con receta o una dosis más alta de un producto de venta libre (como te lo aconseje el dentista). Al tomar un analgésico nunca excedas la dosis recomendada en la etiqueta del producto sin que tu proveedor de salud lo autorice.
Moderada a intensa Tanto los NSAID como el acetaminofeno (Tylenol y genéricos).
Intensa Para las primeras 24 a 48 horas: un NSAID y un opioide de venta con receta. Luego continúa tomando solamente el NSAID o con un NSAID combinado con acetaminofeno. Nunca combines los opioides de venta con receta que contengan acetaminofeno, como Percocet, Tylenol #3 y Vicodin con un producto de venta libre que contenga acetaminofeno, incluyendo los analgésicos como Tylenol, así como muchos medicamentos para la tos y el resfriado. Duplicar la dosis de acetaminofeno puede dañar el hígado y puede ser mortal.

 

 

Moore, P. y Hersh, E., “Combinar ibuprofeno y acetaminofeno para controlar el dolor intenso después de la extracción del tercer molar” Journal of the American Dental Association, agosto de 2013.

No aceptes más opioides de los necesarios

Si no tienes opción y necesitas opioides de venta con receta, tu dentista solo debe recetarte lo suficiente para los primeros 2 o 3 días después del procedimiento. Después de eso, debes poder cambiar cómodamente a otras formas de alivio del dolor.

Los analgésicos que contienen codeína, como Tylenol #3, son una buena opción, dice Moore, porque tu dentista puede pedirlos por teléfono a la farmacia. Otros tipos de opioides de venta con receta están en la Lista II de sustancias controladas, lo que significa que tu dentista tendrá que entregarte una receta médica o enviarla electrónicamente a la farmacia a través de un sistema seguro.

Si aún así te quedan sobrantes

No los guardes. Muchas farmacias, hospitales, clínicas, programas de tratamiento con narcóticos y centros de atención de largo plazo recibirán los medicamentos sobrantes y vencidos. Por ejemplo, Walgreens tiene quioscos de autoservicio en 500 tiendas en las que puedes desechar medicamentos de forma segura, incluyendo los opioides.

Para encontrar un programa autorizado de recepción de medicamentos sobrantes cerca de ti, ingresa a DisposeMyMeds.org o DEAdiversion.usdoj.gov y busca “drug disposal” (disposición de medicamentos). O bien, llama al Centro de llamadas de registro de la DEA al 800-882-9539.

– Teresa Carr