La app para prevenir el suicidio entre los jóvenes

Es una aplicación para celulares desarrollada por investigadores argentinos
La app para prevenir el suicidio entre los jóvenes
Calma es una app desarrollada por un equipo multidisciplinario argentino.
Foto: La Nación

Calma. Así se llama la primera aplicación interactiva para celulares orientada a prevenir el suicidio en los adolescentes y los jóvenes. Durante seis meses, un equipo de psiquiatras y psicólogos argentinos trabajó en esta herramienta que se puede descargar y usar de manera gratuita.

Este “salvavidas” portátil para el manejo de una crisis que puede llevar a la muerte se presentó en Mar del Plata, durante el Congreso Argentino de Psiquiatría, que organizó la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA). Un equipo de investigadores del Instituto de Farmacología de la Facultad de Medicina de la UBA explicó cómo funciona esta aplicación que no reemplaza el tratamiento especializado, pero puede complementarlo.

“Uno de nuestro intereses centrales es el estudio de la conducta suicida”, explicó Federico Daray, investigador adjunto del Conicet. “Estuvimos trabajando en intervenciones para la prevención en los adolescentes y los jóvenes. Es un tema muy grave en nuestro país, donde las cifras se duplicaron en estos 15 años y, actualmente, es la segunda causa de muerte en esos grupos”, dijo en diálogo con LA NACION antes de la presentación de Calma.

Su uso es muy simple. Luego de descargarla en el celular de una tienda online (la versión para el iPhone estará disponible en unas semanas), la aplicación funciona en dos modos, de acuerdo con el estado en que esté el usuario: en o fuera de crisis.

Al elegir la opción “Estoy en crisis” en cualquiera de las pantallas, el usuario accede a una serie de pasos para asistirlo. Primero, aparecen cinco emoticones que describen las emociones básicas para responder la pregunta “¿Cómo te sentís?”: celos, enojo, tristeza, asco y vergüenza. En una escala del 1 al 10, tiene que indicar la intensidad de esas emociones.

Con esa información, la herramienta le propone distintas intervenciones para aliviar el sufrimiento y prevenir la conducta autodestructiva. Incluyen audios y gráficos para guiar al usuario con una de dos estrategias: regular las emociones o tolerar el malestar, de acuerdo con la terapia dialéctico comportamental (TDC), un enfoque cognitivo conductual orientado a la prevención del suicidio.

calma2

“Si la persona indica que no mejoró su estado de ánimo con la intervención recomendada, se le proporcionarán otras dentro de la misma estrategia, ya sea de regulación de las emociones o de tolerancia del malestar. El sistema está programado para seguir una u otra estrategia de la TDC, que demostró ser efectiva en este campo”, indicó Daray.

Y si el estado emocional empeoró, el sistema genera una pantalla con teléfonos de emergencia y geolocaliza los centros de salud más cercanos en ese momento.

Fuera de crisis

El modo fuera de crisis propone que el usuario describa sus razones para vivir y organice su agenda de actividades recreativas. “La idea, en este caso, es que vaya guardando en la aplicación aquello que lo hace sentirse bien y programar en la semana esas actividades saludables. La aplicación va generando recordatorios y permite medir cuánto de eso logró hacer al final de la semana. Sabemos que a mayor cantidad de esas actividades, disminuye la vulnerabilidad -afirmó Daray-. Esto evita la recurrencia de la conducta suicida”.

El equipo lo integraron también Demián Rodante, médico psiquiatra del Hospital Moyano y becario de investigación en el Instituto de Farmacología de la UBA, y Ramiro Olivera, estudiante avanzado del ITBA, que desarrolló la aplicación. Ellos intentaron traducir la TDC en el consultorio en una aplicación para el celular de manera amigable, en especial para los adolescentes y los jóvenes. Otras aplicaciones disponibles -en la Argentina hay seis en las tiendas online-, proporcionan información. Calma es interactiva y en el sitio www.appcalma.com se pueden conocer los fundamentos teóricos de la aplicación.

Esto no reemplaza al terapeuta, sino que se puede incorporar a un tratamiento como una herramienta más para prevenir las conductas suicidas; que los psiquiatras o los psicólogos puedan ofrecer bajar esta aplicación en el celular para utilizarla en una crisis.

Pero en el caso de la población más joven especialmente, en la Argentina hay barreras muy grandes para el acceso al sistema de salud -dijo Daray-. Esta podría ser, posiblemente, una buena puerta de acceso para el grupo etario actualmente más vulnerable en el país.”