Eliminación del Obamacare dejaría a millones de neoyorquinos sin seguro

Los principales afectados serían las personas de la tercera edad, los que sufren enfermedades preexistentes y las mujeres en edad reproductiva
Eliminación del Obamacare dejaría a millones de neoyorquinos sin seguro
Desde que Trump asumió el poder, cientos de neoyorquinos se han lanzado a las calles para protestar en defensa del Obamacare, incluyendo a médicos y enfermeras.
Foto: Pedro F. Frisneda / El Diario

La aprobación este jueves del American Health Care Act (AHCA) por parte de la Cámara Baja del Congreso, para reemplazar o eliminar el Obamacare, es considerada por muchos en Nueva York como un “hecho desastroso” para todos los residentes del estado, especialmente para los mayores y para aquellos que sufren de condiciones de salud preexistentes.

El mismo gobernador del estado, Andrew Cuomo, se refirió a la aprobación de la polémica ley  como una “agresión para todos los neoyorquinos”. Según estimaciones de las autoridades estatales, 2.7 millones personas en el estado podrían perder su cobertura médica.

“Ultraconservadores en Washington han empujado a través de la Cámara una propuesta de ley desmedida que amenaza con desgarrar nuestro sistema de salud”, dijo Cuomo.

“Lejos de mejorar nuestra atención de salud, el plan republicano despojará a millones de estadounidenses de su cobertura, aumentará los costos para los enfermos, ancianos y aquellos con condiciones preexistentes, y penalizará a los estados progresistas que protegen los derechos de las mujeres”, agregó el gobernador.

Sufrirán los que están enfermos

Precisamente, una de las enmiendas más temidas y preocupantes dentro de la ACHA, es la que permitirá a las compañías aseguradoras elevar los precios y cobrar primas más altas a las personas que ya están enfermas con condiciones preexistentes en algunos estados. Esto, según los expertos, revertiría uno de los principales logros de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), mejor conocida como Obamacare.

De acuerdo a cifras ofrecidas a EL DIARIO por el Departamento de Salud del estado de Nueva York (NYSDOH), en todo el estado unas 8.4 millones de personas menores de 65 años tienen condiciones preexistentes y la eliminación de las protecciones para estos pacientes los dejaría sin cobertura, porque no podrían darse el lujo de pagar facturas más altas por los tratamientos y servicios médicos que necesitan.

Según las mismas estimaciones del NYSDOH, el plan de salud republicano también permitiría a los estados cobrar más a las personas mayores, lo que también obligaría a los neoyorquinos de la tercera edad perder su cobertura al no poder costearla.

Gran Manzana sin protección

La mayoría de los neoyorquinos que podrían perder su seguro o ver aumentar el precio de sus primas residen en la Gran Manzana (unas 1.6 millones de personas). Por ello, la primera dama de la Ciudad de Nueva York, Chirlane McCray –quien han promovido innovadores y amplios programas de salud mental en la urbe— tampoco escondió su malestar por lo ocurrido en Washington.

“Nuestra lucha continúa: uno de cada cinco neoyorquinos sufre de una enfermedad mental o un trastorno por uso de sustancias y dependen de la cobertura de la ACA para los servicios de recuperación. Intensificaremos nuestros esfuerzos para asegurar que el Congreso y la Casa Blanca pongan la salud y el bienestar de las familias trabajadoras primero”, dijo McCray.

Golpe a derechos de la mujer

Otro sector que sería fuertemente perjudicado, según el gobernador Cuomo, es el de los derechos de salud reproductiva de la mujer.  “Lo más molesto es que este proyecto de ley penaliza a los neoyorquinos porque creemos en los derechos reproductivos y aseguramos por ley que los abortos médicamente necesarios están cubiertos por las compañías de seguros”.

En enero, Cuomo tomó nuevas medidas para asegurar que los medicamentos, dispositivos anticonceptivos y servicios de aborto estén cubiertos por pólizas de seguro de salud comercial sin copagos, coseguro o deducibles. La ley republicana de salud prohibiría el uso de créditos tributarios para apoyar la compra de planes de seguro que cubran esos servicios. Según cifras del NYSDOH esto obligaría a 685,000 personas de bajos ingresos, la mitad de los cuales son mujeres, a perder su seguro y se le negarían $1,500 millones en créditos fiscales.

Muchos perderán Medicaid

En una declaración hecha pública este miércoles, Cuomo ya había dicho que el proyecto de ley de salud republicano era “un asalto a las mujeres y un asalto a Nueva York”, y que obligaría a millones de neoyorquinos a perder cobertura porque recortaría los fondos para Medicaid  en cientos de miles de millones de dólares.

En su comunicado, el gobernador asegura que una consecuencia directa de la aprobación de “este terrible proyecto de ley”, que reemplazaría al Obamacare, sería la reducción de los fondos que recibe el estado de Nueva York para financiar el programa de salud gubernamental de bajo costo Medicaid.

Los recortes en fondos de Medicaid podrían alcanzar los $2,300 millones lo que, aunado a gastos por $4,700 millones que el ACHA implicaría para el presupuesto estatal, elevaría el costo total para Nueva York a $6,900 millones en los próximos cuatro años. Esto, en las propias palabras de Cuomo “paralizaría los hospitales, hogares de ancianos y centros de vida asistida en todo el estado”.

Desde que la ACA fue firmada por el presidente Barack Obama en marzo de 2010, Nueva York ha sido uno de los estados más favorecidos en el país. Gracias a esta ley más de 3.5 millones de neoyorquinos se han inscrito en un seguro de salud a través del Mercado de la Salud del Estado de Nueva York (nystateofhealth.ny.gov). Esto ha permitido reducir las cifras de personas sin cobertura a un nivel histórico de sólo 5%.

Efectos del AHCA en el estado de Nueva York (cifras):

  •  2.7 millones quedarían sin cobertura médica en el estado, incluyendo 1.6 millones en la Gran Manzana.
  • 8.4 millones de personas menores de 65 años con condiciones preexistentes podría sufrir aumentos en sus primas y peder su cobertura.

  • $4,700 millones menos en el presupuesto del estado para Medicaid.

  • $2,300 millones menos en fondos federales de Medicaid para el estado.

  •  7 millones que dependen del Medicaid y otros programas creados bajo la ACA quedarían desprotegidos.

  • 19.5 millones serían afectados al quedar amenazado todo el sistema de salud del estado que los sirve.

 Los fuertes recortes obligarían al estado de Nueva York a aumentar los impuestos, recortar la cobertura a millones de neoyorquinos o cortar fondos a proveedores de salud, como por ejemplo:

  •  $401 millones en reducción de pagos para los Hogares de ancianos.
  • $360 millones en reducción de pagos para el cuidado domiciliario.

  • $355 millones en reducción de pagos hospitalarios.