Brooklyn Navy Yard se prepara para crear 10,000 empleos

El antiguo astillero de Brooklyn está dando el paso más grande en su transformación como centro industrial y de servicios
Brooklyn Navy Yard se prepara para crear 10,000 empleos
Una de las entradas de Brooklyn Navy Yard a las orillas del East River./Mariela Lombard
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

El objetivo es 2020. En tres años esta zona industrial a la orilla del East River tiene planeado crecer y ser hogar de empresas que añadirán 10,000 nuevos diversos empleos a los 7,000 ya existentes. Muchas de las empresas ya se han comprometido con llegar a esta zona por lo que la cifra de puestos de trabajo son proyecciones muy ajustadas a la realidad.

Uno de los pasos fundamentales para esta expansión se dará este mismo trimestre cuando se inaugure el  edificio 77, un almacén de 16 plantas construido poco antes de la II Guerra Mundial en el que solo las dos últimas plantas tenían ventanas.

Una inversión de $185 millones permitirá crear en esta localización un centro para empresas de alta tecnología, manufactura y diseño con capacidad para 3,000 empleos. Entre ellos los de un centro de comidas y tiendas en la planta baja que seguirá abriendo esta zona a los residentes del área. Según Clare Newman, vicepresidenta de la Brooklyn Navy Yard Development Corporation (BNYDC), la modernización de este edificio “es una versión en pequeño de lo que ocurrirá en todo el área”.

Building 77 - Brooklyn Navy Yard.
Building 77 – Brooklyn Navy Yard, están siendo reconstruido y terminado para ser inaugurado y ocupado este mismo año./Mariela Lombard

Hay otros proyectos de expansión en desarrollo actualmente y está previsto que Wegmans abra un supermercado en otra de las construcciones (Admirals Row), haya un centro de manufacturas y se amplíen los estudios Steiner que ya están en la zona. Un edificio, el Dock 72 proyectado con Boston Properties y Rudin Management va a ser uno de los más grandes del área para albergar 4,000 trabajadores.

“Hace tiempo que no estamos construyendo barcos de guerra”, explicaba en una reciente presentación con un guiño a la historia del antiguo astillero David Ehrenberg, presidente de BNYDC.

La organización que dirige es una corporación sin ánimo de ganancias que desarrolla y gestiona los bienes raíces de este complejo empresarial, indutrial y de servicios que pertenece a la ciudad de Nueva York. De este lugar salieron en el pasado buques de guerra hasta que fue cerrado como astillero en 1966 cuando empleaba a 9,000 trabajadores.

Los alquileres que se pagan son competitivos para permitir el establecimiento de empresas “que ofrezcan un sentido estratégico al área”, según explica Ehrenberg. La revitalización del área busca con ese sentido estratégico integrar industrias de alta tecnología con la manufactura.

Building 92 - Brooklyn Navy Yard.
Building 92 – Brooklyn Navy Yard, un centro de muestra de la zona, con un café abierto para todos los residentes. En la segunda planta Construction Kids, da formación de carpintería a los niños como actividad extraescolar y de campamentos./Mariela Lombard

“Este es el lugar para fabricantes innovadores”, describía Ehrenberg, quien explicaba que la diversidad de la mano de obra de Nueva York permite que empresas de alta tecnología puedan tener su base industrial en BNY. Así se crean trabajos que de base a la clase media y a personas que tengan capacidades específicas como sastres, carpinteros, ensambladores, soldadores, etc.

La idea es que la tecnología, el proceso fabril y las industrias que son netamente neoyorquinas se den la mano, según explicaba Ehrenberg. Este ejecutivo explicaba que en este sentido Nueva York es único frente a otros centros de alta tecnología porque la ciudad atrae a profesiones diversas de distintas capacidades cuya calidad no se encuentra en otros lugares que hayan apostado por la tecnología. “Aquí lo tenemos todo”, decía.

“Tenemos empresas como Crye Precision que diseña y fabrica ropa y elementos de alta tecnología para zonas de combate”, explicaba. Necesitan diseñadores y expertos en alta tecnología, pero también a sastres. Ehrenberg, contaba que los decorados de Saturday Night Live se hacen en BNY. “Unimos el talento mayor y la innovación”.

Esto va a permitir que los trabajos que se creen en esta zona de Brooklyn sean de alta calidad. Las ocupaciones en la industria tienen sueldos cuya media ronda los $70,000 al año mientras que los generados por el comercio, los restaurantes o los del sector de la salud entre personas que no tienen título universitario ronda los $30,000 a $50,000.

Esa diversidad de la que hablaba Ehrenberg se hace evidente también en el número de empresas de minoría y mujeres que hay en BNY. “Casi el 40% de las empresas son M/WBE (Minority/Women Business Enterprise) y el 32,6% están certificadas como tal, al resto no les cambia mucho estarlo aunque nosotros aimamos a que lo hagan”, explicaba Ehrenberg.

Para solucionar el problema de falta directa de una completa red de transporte público BNYDC va a abrir rutas de shuttle a las entradas de los metros más cercanos con la idea de que menos personas usen el carro dentro y fuera de una zona en la que el tráfico residencial va a serguir aumentando.

Brooklyn Navy Yard, al igual que Army Terminal o Industry City, está llamado a ser uno de los mayores centros de actividad de un condado que no deja de crecer y que ha visto como las nuevas construcciones residenciales están llegando a las mismas puertas de uno de los lugares de trabajo más activos de la ciudad.

Centro de trabajo

BNYDC tiene un centro de trabajo en el que no solo se ayuda a colocar a trabajadores en las empresas de la zona sino que también se dan cursos de orientación a la búsqueda de empleo por ejemplo. El salario medio que se abona a es de $17.5 la hora y el 40% de los trabajadores son de la zona. el 93% tiene empleo a tiempo completo y el 65% con beneficios de salud. El 25% son residentes de NYCHA.