Gobierno de Trump quiere ocultar todos los datos sobre deportados

Proyecto de análisis de datos de la Universidad de Syracuse demanda a ICE por negarse a entregar datos, teóricamente públicos, de cómo funcionan los llamados "detainers" u órdenes de arresto que la agencia envía a ciudades y condados. Estas órdenes son el punto central de la disputa con "ciudades santuario".

El gobierno de Donald Trump ha dicho que enfocará sus deportaciones en criminales y “bad hombres”y que castigará a las ciudades que no responden a órdenes de detener y entregar a migrantes para ser deportados por ICE, pero al mismo tiempo está escondiendo la información que permitirá saber a quién y cuando están deportando.

Aunque se trata de información pública, el gobierno de Trump ahora alega que no es obligatorio dar a conocer los detalles sobre los inmigrantes que ordena arrestar por medio de los llamados “detainers”, también conocidos como “immigration holds” .

Los “detainers” o “holds” son documentos  que ICE envía a las ciudades y condados para que esas autoridades locales ayuden a detener a ciertos inmigrantes y su uso ha sido objeto de controversia y son pieza clave en la disputa entre la Casa Blanca y las llamadas “ciudades santuario”.

Sue Long, directora del proyecto de análisis de datos de la Universidad de Syracuse (Llamado TRAC, por sus siglas), dijo en una entrevista con La Opinión que su entidad presentó esta semana una demanda contra el gobierno bajo la ley FOIA, el Acta Federal de Libertad de la Información. Long también es profesora de estadística aplicada de la misma Universidad de Syracuse, ubicada en Nueva York.

“Nosotros llevamos años recabando los datos sobre cómo el gobierno de Estados Unidos usa estas órdenes de detención y todos los detalles de cada caso”, dijo Long. “Pero ahora están negándose a dar la mayoría de esa información, por ejemplo, cuales son los antecedentes penales de las personas que son objeto de estas órdenes y si realmente son arrestadas y deportadas”.

Long indicó que aunque el gobierno puede alegar que cierta información en su poder es una “excepción” a la Ley de FOIA, que obliga al gobierno hacer públicos muchos datos de sus actividades, no es lo que han hecho en este caso. No alegan que dichos datos son una excepción, simplemente dicen que “tienen discreción” para dar o no dar esos detalles.

Pero, según Long, estos datos son esenciales para determinar si el programa de deportaciones y el uso de “detainers” son tan efectivos como supuestamente alega el gobierno y también es un punto central en la lucha de la Casa Blanca con las llamadas “ciudades santuario”.

Los documentos de arresto o “detainers” de ICE son precisamente los utilizados por el gobierno de Trump para acusar a ciertos gobiernos locales de no colaborar con el gobierno federal. De hecho el gobierno dejó de publicar una lista de “ciudades santuario” que supuestamente no ayudan a deportar a delincuentes, luego que se demostró que mucha de la información que estaban publicando era errónea.

“Están negándose a publicar información sobre los inmigrantes que ordenan detener y también si al final los arrestan y los deportan o no”, dijo Long. “Es indispensable que el público tenga acceso a esta información para ver si se están cumpliendo los objetivos que prometió el Presidente, lo que al final supuestamente es el objetivo de estas políticas ¿no es así?”.

TRAC se dedica única y exclusivamente a analizar datos objetivos y cifras y la institución ha enfocado buena parte de su trabajo en temas migratorios, analizando diversas acciones del gobierno al respecto durante el gobierno de Geoge W. Bush y Barack Obama.

Un ejemplo de esta herramienta se ve aquí:

El trabajo que realizan los expertos en datos es transformado por los expertos de TRAC en herramientas en línea que pueden ser usadas por cualquier persona del público para analizar cómo el gobierno está aplicando las políticas que anuncia, incluyendo deportaciones.

Irónicamente, el estudio de años que TRAC realizó sobre el uso de “detainers” en los gobiernos de Bush y Obama reveló que solo una mínima parte de los inmigrantes que son objeto de estas órdenes de arresto realmente son deportados.

De hecho, durante los años del gobierno de Obama en que hubo mayor auge de deportaciones y uso de los controversiales documentos, sólo entre un 12 y un 28% de las deportaciones estaban ligadas a ellos.

Long indicó que es normal que el gobierno de Trump no quiera dar a conocer la información que podría desprestigiar su uso de esta táctica. La única información que están dando libremente al respecto es la fecha en la que emiten los “detainers” y si reciben una negativa del gobierno local, pero nada más.

“Está claro que no quieren que el público tenga información detallada sobre lo que hacen tras bambalinas. Dan la fecha en que ordenan detener al migrante y si la ciudad o condado se niega, pero sabemos que hasta el momento se han equivocado mucho y proporcionado información errada“, dijo Long.

Por otra parte, el gobierno se niega a publicar el resto de la información sobre a quién están pidiendo arrestar, cuales son los antecedentes penales de la persona y si el programa resulta efectivo en lograr más deportaciones.

Long indicó que han pedido a la corte que acelere la solicitud de información para proporcionar estos datos al público “lo antes que sea posible”.

Con los datos obtenidos hasta enero de este año -cuando Trump tomó posesión- TRAC ha creado herramientas que permiten al público analizar el uso de las órdenes de detención de ICE en las deportaciones. Esta herramienta se puede ver aquí.