Es ahora a nunca para Gianluigi Buffon

Tiene 39 años y pese a mostrarse en un estado de forma fantástico, quizá nunca pueda intentar de nuevo ganar su primer título de Champions, el único que le falta para irse como el más grande
Es ahora a nunca para Gianluigi Buffon
Buffon espera alzar "La Orejona" el próximo 3 de junio.

La reflexión quedará para siempre en el muro de las anécdotas permanentes de la Champions League. Gianluigi Buffon, sin duda el último gran representante en activo del fútbol del siglo pasado, agradecía antes del partido semifinal contra el Mónaco su fortuna de poseer el don de la longevidad y ser testigo del surgimiento y éxito de hasta tres generaciones de futbolistas.

“Cuando Mbappé aún no nacía yo ya había jugado la Copa del Mundo de Francia 98”, dijo el sobrio y elegante arquero de la Juventus acerca de la nueva sensación europea, en la víspera del partido con el cual su equipo accedió a su novena final de la Liga de Campeones y tercera en la brillante carrera del portero italiano.

¡Por supuesto Buffon ha visto muchas cosas! Con 39 años de edad y una trayectoria de 22 temporadas en la élite, este guardameta ya ha asegurado un sitio en el mundo de los inmortales de su posición, incluso por encima de los inolvidables Lev Yashin (Rusia) o el inglés Gordon Banks.

Los ojos de Buffon, con cuencas de veterano marcadas como terreno arado, han recogido cientos de recuerdos, pero sin duda ningunos tan amargos como ver a los jugadores del AC Milán y del Barcelona levantar la Orejona tras vencer a su Juventus en las finales de la Champions League en 2002-03 y 2014-15.

Ahora, el gran juego del 3 de junio volverá a ubicar a Gigi Buffon ante la inmensa oportunidad de levantar el único trofeo de alto calibre aún sin conquistar en su carrera. “Estoy feliz por haber conseguido mi segunda final en tres años. Hace dos temporadas, en 2015, nadie habría jurado que la final que perdimos contra el Barça no sería mi última final. Incluso yo he valorado esta hipótesis. Pero la vida es bella y te enseña que tienes que creer en tus sueños hasta el último día”, dijo apenas el martes anterior el símbolo de la Juve.

Favorito sentimental

Nadie niega la realidad: si una figura en el fútbol de los últimos años merece un adiós de deidad en este juego del cual ha sido promotor y protagonista inmaculado durante su longeva trayectoria, es Buffon, siempre sobrio, discreto, educado, risueño y elegante.

Este ídolo ha ido por la vida sin esconder nada de su esencia, incluso reconocido por llegar a los entrenamientos en automóviles de serie sin llamar la atención con el poder de los motores de los exclusivos deportivos acostumbrados por las grandes luminarias, no sólo del balompié, sino de cualquier otra disciplina.

Buffon es el paternal rival con la estatura moral para ir a dar un beso al chico de 18 años que sufre su primera gran decepción deportiva al verse eliminado de la semifinal de la Liga de Campeones, pese a anotar un gol a una de las más grandes leyendas surgidas de este deporte.

Porque eso hizo la semana anterior con el creciente Kylian Mbappé, quien con un gol en el juego de vuelta en Turín rompió la racha de 600 minutos de imbatibilidad acumulados por el guardameta en la Liga de Campeones. El del precoz galo fue apenas el tercer tanto permitido por la Juve en el actual curso europeo.

La tercera… ¿será la vencida?

“Gigi” ha perdido dos finales de la Liga de Campeones, la primera de ellas resultó traumática, porque pese a la derrota, acumuló todos los méritos para ser considerado el jugador del partido. Era la final de la temporada 2002-03 y el cotejo frente al AC Milán culminó 0-0 después del tiempo regular y el alargue; entonces la serie de penaltis fue inevitable.

Ahí, desde los 11 pasos Buffon atajó dos disparos. Primero nada menos que a Clarence Seedorf y el segundo al georgiano Kakha Kaladze, pero fue en vano porque Trezeguet, Zayaleta y Montero erraron por los albinegros y sentenciaron la suerte de su equipo.

La decepción del joven Buffon, entonces de 25 años, fue tan grande que se vio en la necesidad de acudir a un especialista para dejar atrás la depresión por la derrota.

Años más tarde, ya en 2014-15, nuevamente se le presentó la oportunidad, pero la “Vecchia Signora” se quedó corta frente al potente Barcelona de Messi, Suárez, Neymar Jr. e Iniesta; 3-1 fue el marcador.

Ahora el italiano, ganador de prácticamente todo, incluida la Copa del Mundo de Alemania 2006, está frente a una nueva ventana, no hacia la inmortalidad futbolística, porque esa ya es suya, sino rumbo al territorio de los grandes ganadores, porque el fútbol en ocasiones ha sido cruel con muchas de sus figuras, como  Maradona, Ronaldo Nazario, Matthäus, Baggio, Bergkamp, Ibrahimovic, entre otros, que nunca lograron levantar la Orejona.

Cardiff presentará este atractivo: ver si el balompié es justo con uno de sus exponentes más comprometidos y profesionales, porque dentro del historial de este crack también está el haberse arremangado para descender a la Serie B con su Juventus luego de una sanción por comprobada ayuda arbitral tras la campaña 2005-06 y regresar un año más tarde a la Serie A.

Hace muchas finales no se presentaba un futbolista capaz de generar esta carga emocional. Es Buffon, el caballeroso, decente y  honorable, el hombre de la cita en el campo galés, quizá el futbolista por el cual la mayoría de los aficionados cuyos clubes se quedaron en el camino apoyarán a la Juventus.

Además, la Orejona propulsaría a Buffon, cuya temporada ha sido sobresaliente, a la candidatura del Balón de Oro y por qué no, ganarlo, algo inédito en un portero desde el ruso Yashin, la famosa “Araña Negra”, único guardameta en ganar el premio, en 1963.

Gane o pierda, los ojos del mundo futbolístico estarán sobre este portero de época durante la noche europea del 3 de junio, velada en el Viejo Continente que promete ser inolvidable..

 1,007 

partidos ha jugado en su carrera con el Parma FC, la Juventus y la selección de Italia

 43.4 

es el porcentaje de partidos en los cuales el italiano mantuvo su portería inmaculada

186

veces ha portado la casaca de arquero de la selección italiana; más que nadie en la historia

930

minutos se mantuvo sin recibir gol en la Serie A de Italia, es el récord de la liga 

53

millones de dólares costó su traspaso del Parma a la Juventus en 2001, es el fichaje más caro de la historia para un portero

15

títulos ha ganado en el fútbol italiano; siete de ellos (pronto podrían ser ocho) son del Scudetto (campeonato
de liga)

3

goles le han marcado en esta Champions League, solo uno (Mbappé) desde los cuartos de final