Apoye a las Bibliotecas Públicas de Nueva York

Apoye a las Bibliotecas Públicas de Nueva York
La Biblioteca Pública de Nueva York ofrece una amplia variedad de recursos y servicios gratuitos que pueden serles útiles. /MARIELA LOMBARD

Cuando emigré a los Estados Unidos por primera vez, me sentí como me imagino se sentirán muchos inmigrantes nuevos hoy en día: aislada, sola y añorando mi país. Inmigré de México a la Ciudad de Nueva York, hablando poco inglés y sin conocer mi nuevo barrio.

Cuando visité la sucursal de New Dorp en Staten Island de la Biblioteca Pública de Nueva York (NYPL), me sorprendió descubrir que no era tan solo un sitio para libros: era un sitio para la gente, y donde poder aprender y crecer. Se convirtió en mi refugio. Comencé a tomar clases gratuitas de inglés (ESOL)  y, mientras aprendía inglés, conocí a otras personas como yo –inmigrantes que vivían la emoción y los desafíos de comenzar una vida nueva lejos de su tierra.

Me ofrecí como voluntaria en la Biblioteca, lo que me inspiró a convertirme en bibliotecaria. Me gusta ayudar a la gente. Es gratificante hallar información y materiales que marquen una diferencia en la vida de alguien. Con la confianza, los recursos y la experiencia que adquirí en la Biblioteca, pude avanzar en mi carrera y ahora dirijo los servicios de extensión para comunidades e inmigrantes en todas las bibliotecas de la NYPL.

Es en esta capacidad que me he enterado de historias en todo nuestro sistema de bibliotecas: historias de inmigrantes que, en el mundo actual, se sienten demasiado asustados, inseguros y temerosos de visitar instituciones como la Biblioteca. Se han visto menos asistentes en algunos programas muy concurridos. Entiendo esos sentimientos. Pero también entiendo de qué manera la Biblioteca puede ayudar, y les animo e invito a todos sin excepción que nos visiten.

La Biblioteca da la bienvenida y atiende a todos, ofreciendo una amplia variedad de recursos y servicios gratuitos que pueden serles útiles. Los libros y materiales en muchos idiomas pueden aliviar la añoranza por el país natal. Las clases de ESOL y los grupos de conversación en inglés ayudan con la comunicación. Las horas de cuentos bilingües fomentan el amor por la lectura en los niños. Los programas de capacitación tecnológica en español ayudan a los visitantes a aprender computadoras, el Internet y el mundo digital. Para aquellos que desean dar el gran paso, la Biblioteca también ofrece recursos gratuitos de ciudadanía para ayudar a los residentes nuevos a convertirse en ciudadanos. De hecho, con la asistencia de la Biblioteca, yo me hice ciudadana de los Estados Unidos este año. Es posible.

Las bibliotecas son como cabos salvavidas para todos los neoyorquinos. Además, queremos hacer más. Deseamos permanecer abiertos más horas, porque sabemos que mucha gente solo puede visitar los fines de semana, y deseamos ofrecer más programas para apoyar a nuestras comunidades de inmigrantes. Visite Investinlibraries.org  para averiguar cómo puede firmar una carta para apoyar esto y a las bibliotecas en general. Y, por favor, visite nypl.org o vaya a su biblioteca local. ¡Nos dará muchísimo gusto verlo y atenderlo!

-Adriana Blancarte-Hayward es  la gerente de Alcance Comunitario de la Biblioteca Pública de Nueva York