Cuidado: lo que escribes en internet puede traerte consecuencias legales

Una nueva ley les otorga a los consumidores más libertad para ser críticos, pero hasta cierto punto. Estos son algunos consejos y advertencias
Sigue a El Diario NY en Facebook
Cuidado: lo que escribes en internet puede traerte consecuencias legales
Foto: Shutterstock

Tal vez te sorprenda saber que ser honesto en una reseña en Internet sobre una experiencia decepcionante con un producto o servicio podría ocasionarte problemas financieros.

Pero la libertad de expresión se restablecerá de manera completa para los críticos en línea a partir de este mes, cuando la Ley de Equidad de Revisión del Consumidor de 2016 entre en vigencia.

Algunas empresas que dependen del boca a boca, en su mayoría pequeñas, incluidos los constructores de viviendas, hoteles e incluso consultorios médicos, colaban “secretos de sumario” entre los términos y condiciones en letra chica que le hacen firmar cuando compra un producto o un servicio.

Algunos incluso procedieron con esas amenazas. En un caso, el sitio web minorista KlearGear.com envió a una pareja de Utah una factura por $3,500 dólares después de que publicaran una reseña negativa en RipoffReport.com, donde se quejaban de que la empresa no había entregado un juguete de escritorio y un llavero que costaban menos de $20 dólares. Un tribunal federal dictaminó que la pareja no tenía que pagar luego de que la empresa no apareciera para responder a una demanda que la pareja había presentado en su contra. Sin embargo, para ese momento, ya se había perjudicado el historial crediticio de la pareja.

Ahora, la empresa está bajo nueva administración y ya no tiene esa cláusula en la letra chica. No se pudo contactar a los antiguos propietarios para obtener comentarios.

La nueva ley, que contaba con el respaldo de ambos partidos, y que el presidente Obama firmó a fines del año pasado, prohíbe la aplicación de las llamadas cláusulas de no descrédito que intentan penalizar a los clientes por publicar críticas negativas.

Comsumers Union, la división de políticas y movilización de Consumer Reports, fue uno de los primeros promotores de la ley. “Si una empresa no puede cumplir o no cumplirá con sus promesas, debería tener que responder en el mercado”, expresa George Slover, consejero principal de políticas de CU (Consumers Union).

La ley se aplica a la letra chica que se presenta con un criterio de “lo tomas o lo dejas”, cuando el consumidor no tiene ninguna oportunidad de negociar los términos. Estos son los tipos de términos y condiciones que se pueden encontrar al comprar en un sitio web donde tienes que hacer clic en una casilla de “Estoy de acuerdo” antes de que puedas completar la transacción.

Pero solo porque se eliminará la restricción no significa que puedes decir lo que quieras al escribir sobre las empresas en sitios como Yelp, Amazon, o en las redes sociales, según Eric Goldman, profesor en el High Tech Law Institute de la facultad de derecho de la Universidad de Santa Clara en California. “Todavía eres responsable de tus palabras“, explica. Si haces declaraciones falsas que dañan la reputación de una empresa, comenta Goldman, podrías perder un juicio por difamación.

Y aunque la verdad, en general, es una defensa absoluta contra las demandas por difamación, defenderse ante un tribunal, incluso contra una demanda temeraria, puede ser un gran inconveniente.  “Averiguar la verdad cuesta dinero”, comenta Goldman. Por lo tanto, si bien no deberías dejar que el miedo a las demandas te calle, debes tener cuidado con lo que dices, recomienda.

Reseñas de los usuarios: consejos y advertencias

Esto es lo que debes saber cuando escribes comentarios en línea para que no tengas problemas y puedas defenderte si lo haces.

No asumas que te encuentras en el anonimato. Solo porque un sitio web permite reseñas en línea anónimas, no significa que una empresa no pueda rastrearte utilizando tu dirección de IP u otros métodos, advierte Goldman. Incluso si la política de un sitio web es proteger las identidades de los participantes, probablemente prevalecerá una orden judicial que requiera la divulgación de la información.

Incluye hechos con evidencias. No declares hechos que no puedas probar, por ejemplo: “La empresa realiza cargos en la tarjeta de crédito del cliente sin su permiso”. Y ten cuidado con el uso de palabras como “robo”, “engaño” o “estafador”. Goldman aconseja limitar los comentarios a tus experiencias personales con la empresa y evitar las generalizaciones.

No confundas hechos con opiniones.  Las opiniones, por lo general, son expresiones protegidas. Por lo tanto, puedes ir y decir que el sitio web de la empresa es difícil de usar o que no te gustan las opciones de los colores de los productos. Pero no digas: “En mi opinión, la empresa estafa a sus clientes”.

Goldman advierte: «Escribir “en mi opinión” delante de una declaración de hechos no lo convierte en una opinión».

Responde de manera inmediata los reclamos de una empresa sobre un comentario negativo que hiciste en línea. Si una empresa se comunica contigo, vuelve a examinar lo que has expresado. Si consideras que has dicho algo incorrecto o sin fundamentos, cambia o elimina tu comentario de inmediato e informa a la empresa que lo has hecho, sin reconocer una infracción. No hay garantía de que eso evitará una demanda, pero podría ser suficiente para satisfacer a una empresa enojada, explica Goldman. “Al igual que las cuestiones éticas, debes enmendar tus errores”, comenta.

Comunícate con un abogado si te amenazan con una acción legal. Es posible que necesites un abogado con experiencia en leyes de difamación. Si una empresa se dirige a ti con una demanda temeraria, es posible que puedas recuperar los honorarios de tu abogado y, en algunos casos, los perjuicios bajo las leyes estatales y federales. Si te demandan con éxito, puedes estar cubierto por tu seguro de propietario o inquilino, sujeto a los límites de la póliza, explica el Instituto Nacional de Seguros. Tu aseguradora también puede ayudarte a contratar un abogado, comenta Goldman.

– Anthony Giorgianni