La tasa de desempleo cae al 4.3% pero se ralentiza la creación de trabajos

Los salarios siguen sin crecer al ritmo que se espera cuando se llega a lo que técnicamente se considera el pleno empleo

Guía de Regalos

La tasa de desempleo cae al 4.3% pero se ralentiza la creación de trabajos
La tasa de desempleo en mayo es la más baja desde marzo de 2001./Shutterstock

Si las cifras más llamativas hablaran por si solas, podría considerarse que EEUU está muy cerca de lo que se considera el pleno empleo. El pasado mes de mayo se crearon 138,000 puestos de trabajo nuevos y la tasa de desempleo pasó del 4.4% al 4.3%, la más baja de los últimos 16 años, es decir un periodo en el que el país pasó una crisis y una Gran Recesión.

En el caso de los latinos, la tasa se queda en el mismo 5.2% que en abril aunque empezó el año en 5.9%.

El pleno empleo no es que haya una tasa de desempleo del 0% sino que los recursos laborales están siendo usados de la forma más eficiente posible y la mano de obra puede encontrar trabajo porque hay suficiente demanda para ello.

El hecho es que las cifras no dan un retrato completamente preciso de esta situación óptima del pleno empleo y aunque el mercado laboral ha mejorado en los últimos años de una forma radical, el informe del departamento de Trabajo,  conocido a primera hora del viernes, revela que hay algunos puntos que no permiten descorchar las botellas de champagne para celebrar.

Para empezar la tasa de creación de empleo es menor de lo que se esperaba. El consenso de los analistas era que hubiera 185,000 nuevos puestos de trabajo el mes pasado, es decir, eran más optimistas que la realidad. Además, la población activa (las personas que trabajan o buscan activamente empleo) se mantiene en mínimos en el 62.7% (en abril era de 62.9%). Antes de la Recesión se estaba en el 66%.

Al haber menos personas en la población activa, es más fácil que caiga el porcentaje de la tasa de desempleo. Como dice Nariman Behravesh, economista jefe de IHS Markit, la tasa de desempleo bajó del 4.4% en abril al 4.3% en mayo “por una mala razón: 429,000 personas se retiraron del mercado de trabajo”. Los economistas siguen debatiendo si este es un efecto de la jubilación de los baby boomers y las menores oportunidades a los jóvenes o hay otras causas más complejas detrás de este problema.

El otro punto que no termina de convencer a los analistas es que cuando el mercado está tenso, es decir, se llega al pleno empleo y hay menos demandas de empleo por cada oferta de trabajo, normalmente los salarios suben para atraer a trabajadores. No se ha llegado a eso.

El informe de Trabajo revela que el salario por hora creció un 0.2% lo que deja el incremento promedio anual en el 2.5%, muy cerca de la inflación. Es decir, como promedio, no se nota una mejora en los bolsillos o los cheques de los trabajadores.

Otro de los aspectos que tampoco deja demasiadas satisfacciones es que el ritmo de creación de empleo se está rebajando y no es algo que se haya reflejado en solo en mayo. El informe de Trabajo revisa a la baja los trabajos nuevos de abril y marzo (174,000 en vez de 211,00 y 50,000 en vez de los 79,000 previamente reportados, respectivamente). Los empleadores están encontrando dificultades para encontrar a candidatos a sus puestos de trabajo y por eso se están rebajando las contrataciones, algo esperado cuando se llega a una tasa de desempleo tan baja y los trabajos están evolucionando con más rapidez que la formación que se recibe para ocuparlos.

Por el contrario, lo que si es de celebrar es que una de las medidas de desempleo que narra la historia de muchos trabajadores latinos (los que trabajan a tiempo parcial porque no pueden encontrar otro empleo a tiempo completo o aceptarían uno si se lo ofrecieran) se ha rebajado considerablemente. Actualmente es del 8.4% (era del 8.6% el mes pasado), la tasa más baja desde la Recesión.

Behravesh dice que aunque el informe de empleo es decepcionante las cifras no avecinan que se llegue a un “bache”. Este analista cree que las empresas están teniendo dificultades para encontrar trabajadores y de hecho el tiempo que se necesita para cerrar un contrato de trabajo es “el más extenso desde 2000”. Adicionalmente, “las empresas pueden estar teniendo una cierta cautela a la hora de contratar no porque estén preocupadas por sus ventas sino porque están tratando de ver si el presidente y el Congreso tendrán éxito en pasar sus iniciativas políticas pro-crecimiento”.

Los analistas de Barclays, tampoco quieren ser pesimistas y creen que la rebaja de la creación de empleo en los últimos meses puede tener relación a factores estacionales.

 

¿Dónde están y no están los empleos?

  • En el sector de la salud (24,000 más)
  • En el sector de la minería, especialmente en actividades paralelas a la extracción de minerales y crudo o gas (7,000 más).
  • Servicios profesionales y de negocios, uno de los más fuertes desde principios de año.
  • Construcción, manufacturas, transporte, información, actividades financieras y gobiernos, están relativamente estancados. En el caso del comercio al por menor se pierden empleos por cuarto mes consecutivo.