Latinos gays de Queens celebran su orgullo con preocupación

Hoy están de fiesta, pero los miembros de la comunidad LGBT temen que las medidas de la Administración Trump, especialmente en el área de la inmigración, socaven sus derechos, salud y seguridad
Latinos gays de Queens celebran su orgullo con preocupación
Latinos LGBT marchan por la Avenida 37, en Jackson Heights, durante el desfile del Queens Gay Pride.
Foto: Gettyimages.

Al salir del tren 7 en la Avenida Roosevelt, en Jackson Heights, se siente la emoción y el orgullo. Es que en esta zona la comunidad LGBT (gay, lesbiana, bisexual y transgénero) no es sólo una de las más alegres, sino también una de las más numerosas en la ciudad de Nueva York. Aquí, en el corazón de Queens, la mayoría de las personas LGBT  son de origen latino, muchos de ellos inmigrantes.

Y, a pesar que este domingo están de fiesta, porque se conmemora el Queens Gay Pride (día del orgullo gay), con un vistoso desfile y un festival en Jackson Heights, muchos celebran pero con preocupación y ansiedad. Es que las cosas ya no son iguales a años anteriores. La “Era Trump” ha traído gran desconcierto e inseguridad para una comunidad que ya enfrentaba grandes desafíos y problemas en materia de vivienda, seguridad laboral, salud, inmigración y discriminación. Esto sin contar con los ataques verbales y físicos por el simple hecho de tener una orientación sexual diferente.

“Hay un contraste este año con el año pasado. Obviamente la elección de Trump y todo lo que está prometiendo hacer, podrían tener un impacto negativo en la comunidad latina LGBT de Queens, dijo el colombiano Andrés Duque, del Queens Pride House, quien ha sido un reconocido activista por los derechos de las personas LGBT por más de 20 años.

Duque, de 39 años y originario de Medellín, conoce muy bien las necesidades y problemas de los latinos LGBT en Queens, especialmente en el vecindario de Jackson Heights en donde vivió por más de dos décadas. Según el joven, quien también es gay, lo que inicialmente ha tenido un mayor impacto ha sido el tema de la inmigración. “Hay mucha incertidumbre, por ejemplo, entre las personas que tienen protecciones como el DACA, que son principalmente de Centroamérica, porque no saben si esa protección va a seguir o si va a ser revocada”.

“Antes de Trump y su campaña frontal contra los indocumentados, las prioridades de esta comunidad eran cómo ganarse la vida, tener ingresos y un hogar. Ahora el miedo principal es la inmigración“, dijo el joven que reside en Forest Hills.

Según el activista, los rumores sobre redadas de ICE (Immigration and Customs Enforcement), en áreas como la calle 74 y la Avenida Roosevelt, han creado mucha incertidumbre entre los latinos gays del área. “Hay mucha angustia; en los trenes todo el mundo está sigiloso porque creen que están siguiendo a los inmigrantes indocumentados. Cuando uno trabaja en la comunidad de Jackson Heights tiene muchos amigos y conoces muchas personas indocumentadas y ves su angustia“.

Esto lo confirmó el concejal neoyorquino por el Distrito 25, Daniel Dromm, un demócrata que representa a los vecindarios de Jackson Heights y Elmhurst. “Desde noviembre 9, cuando camino por las calles de Jackson Heights, puedo ver la ansiedad en las caras de la comunidad latina, pero en particular de la comunidad LGBT latina, porque ellos se sienten doblemente desprotegidos en el país por como están las cosas actualmente”.

“Esta gente está muy preocupada por su estatus (migratorio) y por las redadas de ICE. No quieren estar en público y cuando tienes que permanecer en la sombra es muy difícil vivir en esa condición”, agregó Dromm al referirse al miedo que sienten muchos ante un posible arresto y deportación por parte de ‘La Migra’.

Temen por su seguridad personal

Aunque los activistas y miembros de la comunidad concuerdan en que el mayor reto para los latinos LGBT de Queens es el tema de la inmigración -muchos viven en EEUU sin familia y con asilo políticos escapando de los peligros y persecuciones que enfrentaban en sus propios países por ser gay-, otro asunto que les preocupa es la inseguridad que sienten por el clima homofóbico y racista que ha creado el discurso de odio proveniente desde la misma Casa Blanca.

Un ejemplo de ello son los recientes ataques y agresiones contra cuatro mujeres transgéneros latinas en la zona de Jackson Heights los cuales, según aseguró el concejal Dromm, quien es abiertamente gay,  han creado mucho temor y ansiedad. “Hemos visto un aumento de casos de ataques de odio, particularmente contra la comunidad transgénero. Y no han sido sólo agresiones verbales sino también físicas. Han habido manifestaciones y vigilias en favor de personas transgénero latinas y de color”.

Aunque Andrés Duque asegura que como persona gay nunca se ha sentido inseguro en las calles de Jackson Heights, sí reconoce que siguen habiendo crímenes de odio en contra de personas transgénero y gays en el sector. “La marcha por el orgullo gay en Queens fue fundada en honor a un chico latino gay que mataron en las calles. Hoy hay organizaciones locales que se han agrupado para demandar justicia”.

Andrés Duque, el reconocido activista gay colombiano, durante una manifestación por los derechos de la comunidad LGBT en Nueva York./Foto suministrada.

Retroceso en lucha contra el VIH

Otra de las grandes preocupaciones que las políticas de la Administración Trump han causado entre los miembros de la comunidad LGBT, es que ocurra un posible retroceso en la lucha contra el VIH/Sida, especialmente luego que se han logrado tantos avances para contener esta epidemia.

Según explica Guillermo Chacón, presidente de la Comisión Latina Sobre el Sida, los recortes presupuestarios propuestos recientemente por la Casa Blanca serán devastadores para los latinos gay jóvenes, muchos de ellos nuevos inmigrantes, que viven en los diferentes condados de la ciudad de Nueva York como Queens, que verán sus servicios y programas reducidos o eliminados.

“Los recortes que propone el presidente incluyen una reducción del 19% en la prevención del VIH. Los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU) son los que van a sufrir este recorte gigantesco. Esto se traduce concretamente en menos servicios para más de 33,000 latinos que viven con la enfermedad (VIH)“, denunció Chacón.

“Hay tres grupos particulares como los dominicanos, mexicanos y puertorriqueños que serán los más golpeados y que están concentrados en Queens, Brooklyn y El Bronx”, dijo Chacón, quien aclaró que la mayoría de las nuevas infecciones de VIH entre latinos están ocurriendo entre hombres jóvenes de 18 a 29 que son gays, bisexuales o que tienen sexo con otros hombres.

Un símbolo de resistencia

Sin lugar a dudas, la comunidad LGBT, no sólo en Queens y Nueva York, sino en todo Estados Unidos, enfrenta grandes retos en el futuro en la “Era Trump” que apenas comienza. Sin embargo, activistas y líderes comunitarios concuerdan que no es hora de esconderse, tener miedo y retroceder, sino que deben salir y seguir luchando unidos en defensa de los derechos y el respeto que se merecen, y el Queens Gay Pride es un gran momento para hacerlo.

La gente no debe marchar con miedo. Todo lo contrario. Creo que es la oportunidad de mostrar las caras, de salir y decir ‘estamos aquí, somos visibles y no nos van a sacar'”, dijo Andrés Duque, quien aclaró que el desfile de Queens es diferente a la gran marcha en Manhattan, porque los espectadores son por lo general las mismas familias del barrio que salen a celebrar.

“Creo que debemos mostrar un espíritu de celebración y no de miedo. Demostrar que éste es nuestro espacio y que no nos vamos a ir. Debe ser un símbolo de resistencia“, acotó el activista.

De igual forma, el concejal Daniel Dromm exhortó a las personas a que participen en el desfile de Queens como una forma de declaración política en favor no sólo de ellos sino también de toda su comunidad. “Aunque tengan preocupación que salgan a celebrar su orgullo; que salgan de la sombra de dos formas, primero como una persona gay y segundo como un inmigrante”.

A este llamado se unió Guillermo Chacón, quien cree que es momento de que la comunidad LGBT se movilice, solidarice y ejerza presión para enfrentar “los tristes días que se están viviendo bajo el Gobierno de Trump”.

“Hoy más que nunca nuestra prioridad es responder a la discriminación, al estigma y al mensaje de rechazo a la diversidad. Tenemos que hacer un frente común para proteger los derechos de esta comunidad que han sido atacados desde la oficina más importante de la nación, la oficina del presidente“, enfatizó Chacón.