NYC acuerda sus cuentas sin despejar todas las inquietudes de los inmigrantes

Queda por concretar cómo se organizarán los servicios legales a los inmigrantes indocumentados con ofensas en su récord
NYC acuerda sus cuentas sin despejar todas las inquietudes de los inmigrantes
El alcalde Bill de Blasio y la presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito se congratulan luego de alcanzar el acuerdo sobre el presupuesto.

El alcalde Bill de Blasio y el Concejo de la ciudad llegaron a un acuerdo sobre las cuentas públicas del año 2018 casi a última hora del viernes. El presupuesto de $85,200 millones es 3.7% más elevado que el del año pasado y algo mayor que el propuesto hace unas semanas por el propio alcalde. Es un principio de pacto cuyos detalles tienen que atarse en los próximos días antes de que pase por su votación y empiece a adoptarse. Uno de estos detalles, cruciales para la comunidad inmigrante, sigue abierto.

Se trata del acuerdo para proveer abogados gratis a inmigrantes que estén en proceso de deportación. Estos son procedimientos judiciales en los que no es obligatorio abogado. Para evitar que los inmigrantes indocumentados se enfrenten solos ante la fiscalía y el juez, la ciudad de Nueva York creó en 2013 un  programa piloto para proveer abogados a estas personas, se trata del New York Immigrant Family Unity Project (NYIFUP). El problema es que justo en este momento en el que desde el Gobierno Federal de Donald Trump hay una mayor agresividad con los inmigrantes indocumentados y las ciudades consideradas como santuarios (como Nueva York) están siendo desafiadas desde Washington, el acuerdo de la noche del viernes no despeja las dudas sobre si los abogados de este programa podrán o no defender a personas que hayan cometido crímenes considerados serios. Estos crímenes son una larga lista de 160 ofensas.

El alcalde quiere destinar los fondos de este programa, que es pionero en el país, solo a los indocumentados sin récord policial y la presidenta del concejo, Melissa Mark-Viverito, está luchando porque todos los que pasen por esta corte, con o sin ofensas, tengan derecho a asistencia letrada. En la misma línea que la presidenta del Concejo se han manifestado activistas de la ciudad que reclaman que se dote a este programa con $12 millones de dólares.

El comunicado oficial sobre el acuerdo presupuestario se refleja una dotación por parte del Concejo de $10 millones así como $2 millones en financiación para la Iniciativa de Menores No Acompañados, que también presta servicio legal, y continuar la financiación para la iniciativa de Salud para inmigrantes. A eso se suman 12 millones para programa de alfabetización de adultos.

La Administración de De Blasio mantiene que habrá condiciones sobre cómo se usa este capital por lo que sigue abierta la inquietud para los indocumentados con alguna tacha en su récord por lejana en el tiempo que esta sea. Cuando el presupuesto sea adoptado oficialmente empezará a verse cómo es esta aplicación.

Además de estas cuestiones claves para los inmigrantes, las grandes cuentas de la ciudad para el año fiscal que empieza en julio contemplan un aumento del 15% ($18.4 millones más en programas de asistencias de comidas, que fueron rápidamente aplaudidos por el Food Bank de Nueva York. Su presidenta Margarette Purvis, envió un comunicado en el que celebraba esta financiación vital en un momento en el que “1.5 millones de neoyorquinos están dependiendo de los programas y servicios del Food Bank y desde Washington los políticos están amenazando con dificultar aún más la asequibilidad de necesidades básicas”. Purvis explicó que en este momento las decisiones locales son más importantes que nunca pero recordó que la lucha contra el hambre está lejos de acabarse y que las despensas de comida y comedores comunes se quedaron sin existencias el año pasado.

Desde AARP también se celebró un aumento de casi $23 millones en distintas partidas dedicadas a los seniors que eliminan las listas de espera para el cuidado en el hogar ente otras cosas.

También habrá más dinero para los almuerzos y desayunos en los colegios, programas de educación física y programas de trabajos de verano para la juventud. La Agencia de Servicios a la Niñez recibirá $25.3 millones para mejorar las protecciones a los jóvenes más vulnerables y los veteranos que han servido en conflictos contarán con una extensión en la excepción fiscal a la propiedad  (56,000 personas se verán beneficiadas).

Entre los recortes se espera una congelación parcial de contrataciones.

Las últimas cuentas

Estas son las últimas negociaciones presupuestarias de la actual legislatura de Bill de Blasio y son las últimas también para la presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito, que no puede repetir en el cargo y Julissa Ferreras, presidenta del Comité de Finanzas que sorprendentemente el jueves dijo que no busca la reelección pese a que se especulaba que pudiera tomar el relevo de Mark-Viverito.