Fotos: Cierran línea R en Brooklyn para iniciar renovaciones

No habrá acceso a la estación de Prospect en los próximos seis meses
Sigue a El Diario NY en Facebook
Fotos: Cierran línea R en Brooklyn para iniciar renovaciones
Así lucirán las plataformas de la línea R tras el plan renove del Subway.
Foto: MTA

El cierre este lunes de la línea R del Subway en la estación de Prospect complicará la vida a los vecinos de Brooklyn, que deberán modificar su rutina por los próximos seis meses.

Como ya informó El Diario el pasado marzo, la estación cierra este lunes como parte del plan anunciado por la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) para renovar más de 30 estaciones del sistema subterráneo. Así, Prospect se une a las estaciones de Bay Ridge y la calle 53, todas ellas en la Cuarta avenida, que están fuera de servicio temporalmente para ser actualizadas. Estos trabajos de reparaciones sumarán $72 millones de dólares.

Entre los cambios que verán las estaciones y que los neoyorquinos disfrutarán a partir de otoño, destacan las nuevas plataformas y entradas al metro para facilitar y acomodar el acceso a los pasajeros. Se añadirán también pantallas digitales con información actualizada con el tiempo de llegada del Subway.

Las entradas de acceso al Subway serán renovadas y lucirán así. El proyecto costará $72 millones.

Dentro de la estación, los pasajeros podrán hacer uso los múltiples puertos USB, donde podrán cargar sus teléfonos celulares y otros dispositivos móviles. De hecho, también gozarán de esa ventaja dentro de los trenes, así como de conexión wi-fi. Además, el diseño interior de los vagones facilitará el tránsito entre un y otro, algo que está terminantemente prohibido hasta ahora debido al peligro existente.

Como era de esperar, los trenes nuevos estarán adaptados para minusválidos, con puertas más amplias y lugares reservados, algo que ya sucede en todas las líneas de la ciudad. El diseño exterior también será renovado y contará con luces led.

El diseño interior de los coches del Subway experimentará un lavado de cara completo.

El objetivo es mejorar al máximo el transporte de los neoyorquinos, que hasta ahora están usando líneas de metro con cerca de un siglo de antigüedad. Sin embargo, antes de poder disfrutar de estos cambios, deberán sacrificarse seis meses buscando alternativas para moverse por la zona sin acceso a esas tres estaciones de la línea R.

MTA recordó que pueden usar los autobuses B37 y B63 para desplazarse hasta los cruces de la calle nueve y la 25 con la Cuarta avenida, donde podrán hacer uso normal de la línea subterránea. También pueden ir a pie hasta dichas estaciones, lo que supondría 10 minutos de desplazamiento.